Variacioncompensada's Blog

Cantillon II: Precios y moneda | febrero 9, 2012

R, Fischer

Cantillon comienza por mostrar como se forman los precios, por el regateo en los mercados, y que el precio que se consigue depende en parte del número de vendedores y compradores en el mercado y de sus demandas y ofertas.  Con poca competencia, el comerciante podrá discriminar en precios entre compradores  y conseguir un precio más alto que si hay más competidores.

Cantillon señala luego que en algunos países, como Inglaterra, el campesino-capitalista divide su ingreso en tres rentas: una mitad va al propietario, la otra es para pagar sus costos y para su mantenimiento. La última parte es la rentabilidad del capital invertido por el campesino-capitalista.  En otros países, como Milán, el propietario recibe la mitad del ingreso, y propone que en los casos en que la renta del terrateniente es superior al tercio del ingreso agrícola, los campesinos son muy pobres (recodar la  situación de los medieros en Chile). Estima que los propietarios chinos  extraen tres cuartos de los ingreso de la tierra lo que explica la pobreza de los campesinos.

Agrega que una ventaja de dejarle un mayor margen al campesino es que es más seguro que pague el arriendo, pues tendrá un capital con el que responder en los años malos, mientras que un campesino sobreexplotado simplemente abandonará el terreno si no puede pagar, con lo que el propietario perderá su renta, al menos ese año.

Circulación del dinero

Según Cantillon, la cantidad de dinero necesaria en una economía depende de la velocidad de circulación: si las rentas a los propietarios (uno de los factores más importantes en la demanda por dinero, ya que corresponde a un tercio del ingreso agrícola) se pagan anualmente, se requiere cuatro veces más moneda que si se paga en forma trimestral. Luego analiza como circula el dinero en el campo y las ciudades, y entre ellas, llegando a la conclusión de que la masa monetaria requerida en un Estado es equivalente a un tercio de las rentas anuales de los propietarios de tierras. Cuando el dinero es más abundante, los arriendos serán más caros así que la proporción entre ingreso de los propietarios y masa monetaria no cambia demasiado.

Cantillon tiene clara la ecuación de velocidad de circulación del dinero MV=PQ. Sigue a Locke en observar que la cantidad de bienes en relación a la cantidad de dinero es el regulador de los precios, y que un aumento en la masa monetaria eleva los precios. Se hace una pregunta que va más allá de Locke, porque lo que importa no es solo la cantidad de dinero, sino también su velocidad de circulación:

“The great difficultyof this question consists in knowing in what way and in what proportion the increase of money raises the price of things.

I have already noted that acceleration or a greater pace in the circulation of money in exchange, is equivalent to, to a certain degree, an increase of actual money.”

Cantillon y los efectos de un aumento en la masa monetaria

Más aún, muestra como un aumento en la cantidad de dinero, por ejemplo porque las minas de oro y plata aumentan su producción, da lugar a un período de expansión económica hasta que los precios suben en respuesta al estímulo.

Durante el período expansivo, van a sufrir todos aquellos que tienen ingresos fijos: los propietarios (hasta que cambien los contratos de arriendo de tierras) y los trabajadores con sueldos fijos.  Los demás agentes económicos elevarán los precios de sus productos y servicios para acomodar la mayor demanda.

Con sus ingresos fijos, el propietario tendrá que despedir sirvientes, y los que se quedan tendrán salarios más altos. Los otros tendrán que emigrar.  Cuando los propietarios puedan subir sus arriendos, los campesinos-capitalistas  tendrán menos ingresos reales y reducirán su consumo. La caída en la demanda de los campesinos –no compensada por los mayores ingresos de los propietarios dados los mayores precios– afectará los precios reales de los artesanos y de todas las demás clases hasta que se alcance un nuevo equilibrio, con precios más altos.

Cantillon, que es sofisticado, admite que no todos los precios se doblen al doblarse la masa monetaria, porque podrían haber efectos de tipo histéresis, por ejemplo, debido a cambios en el patrón de consumo o porque comienzan a importarse bienes del extranjero. En efecto, el aumento de precios domésticos solo puede llevar hasta precios que estos se  igualen a los precios de bienes importados, considerando los costos de transporte:

“But the higher prices caused by this money does not affect all commodities and merchandise equally. Prices do not rise  proportionally to the quantity of money, unless what has been added continues in the same circulation channels as before.”

Es interesante observar que la forma como se ajusta la economía al aumento de masa monetaria tiene alguna características de los modelos de expectativas racionales de R. Lucas.

Cantillon y la “Enfermedad holandesa”

Cantillon imaginó que si el proceso de aumento de la cantidad de oro y plata continúa, los mayores precios cobrados por los artesanos harán conveniente la importación de estos bienes del extranjero, lo que arruinará a los artesanos y productores de manufacturas. En efecto, Cantillon describe la “enfermedad holandesa” unos 250 años antes de que ocurriera. Como ejemplo, usa el caso de España y Portugal y su empobrecimiento posterior al siglo XVII producto de la masiva y continua entrada de oro y plata desde las colonias.

Cantillon distingue ese caso de aquél en que el incremento en la cantidad de dinero se produce debido a un superávit comercial. En ese caso, las consecuencias son distintas, y puede resultar un equilibrio con una economía que exporta manufacturas a cambio de bienes primarios, al retornar al equilibrio de la balanza comercial. Estas ideas vuelven a aparecer en List, y otros proteccionitas.

Cantillon y la tasa de interés

Cuando analiza la tasa de interés, Cantillon parece diferenciar la tasa de largo plazo de la de corto plazo. Primeo, sostiene que la tasa depende de la demanda y oferta de crédito y no de la cantidad de dinero (es decir, supone que la velocidad de circulación del dinero puede cambiar). La abundancia o escasez de dinero hace cambiar los precios pero no tiene efectos sobre la tasa de interés. Otro factor que afecta la tasa de interés es el riesgo al prestar.

Cantillon se opone a la regulación de tasas de interés (salvo que sea en la tasa de equilibrio, en cuyo caso no es efectiva), porque:

“[…]the law will be useless because entrepreneurs are obedient to the forces of competition, or the current price as settled by the proportion of lenders to borrowers, and as a result, they will resort to secret deals. This legal constraint will only hamper trade and raise the interest rate, instead of fixing it.”

Finalmente, Cantillon muestra que el precio de la tierra está relacionado con la tasa de interés, porque el retorno promedio de la tierra es equivalente (salvo por aspectos como los derechos políticos y el prestigio asociado a la tenencia de tierras) al interés sobre el capital  –i.e., el valor– de la tierra. Si la tasa de interés es de un 4% anual, la tierra debería tener un valor un poco mayor a 25 veces la renta anual que paga el campesino-capitalista por arrendar la tierra. Por ese motivo, en el siglo XVII y XVIII se decía que las tierras valían “xxx years purchase”, es decir el número de años en que pagaba el valor de compra.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: