Variacioncompensada's Blog

Una mesa redonda feminista

julio 1, 2018
1 comentario

R. Fischer

 

Image may contain: 2 people, people smiling, text

 

El Centro de Estudiantes de Ingeniería Industrial (CEIN) organizó una charla en la Facultad sobre Educación no sexista. Pese a que se trata de un tema relevante en una Facultad que pasó demasiadas semanas en paro por este tema, y pese a que varios académicos lo promovieron en clases, la asistencia fue relativamente baja. Proporcionalmente asistieron más académicos que estudiantes.

Lo interesante fueron las dos posiciones.  Kaiser se dedicó con bastante éxito (usando ejemplos, literatura, y estudios científicos) a aportillar buena parte de la lógica feminista, aunque dejando en claro que está a favor de la igualdad de oportunidades y la meritocracia.

Por su parte, Ferretti propuso un feminismo de alcance global, que implica desde crear un nuevo sistema de salud hasta las pensiones y la educación no sexista (aunque de eso muy poco). En su concepción, el feminismo está intímamente relacionado con cambios revolucionarios, porque el sistema neoliberal actual está basado y depende de la explotación de las personas, en particular de las mujeres. No me pareció que se defendía bien de los contraargumentos de Kaiser, que señalaba que eso iba mucho más allá de los derechos de la mujer y se internaba en los antiguos feudos/temáticas de los comunistas de los sesenta.

Otro problema de Ferretti es una cierta ligereza con la evidencia. El caso más claro es cuando señaló que aunque en Chile la pobreza ha disminuido, la desigualdad medida como el Gini ha aumentado. Dado que esto era una parte fundamental de su argumento contra el neoliberalismo, me parece que como mínimo debería haberse informado antes de repetir una frase hecha, más aún si es falsa. La figura siguiente muestra la evolución del Gini en Chile según el Banco Mundial, que recopila estas estadísticas para todos los países.

Evolución de la desigualdad en Chile medida por el Gini (Banco Mundial 2017)

En la figura agregué los valores de la primera observación para 1987, que corresponde a un Gini de 56.2 y la última, un Gini de 47.7. Aún hoy hay mucha desigualdad en los ingresos, pero ha habido una reducción clara y sostenida en la desigualdad en el período “neoliberal”, exactamente al revés de lo que señalaba Ferretti. Si seguimos esta tendencia en el futuro, alcanzaremos los valores europeos en unos 25-30 años.

Un segundo aspecto que me decepcionó en Ferretti fue un análisis pseudo-marxista (o tal vez sub-marxista) de la opresión femenina bajo el capitalismo. Es un tipo de análisis que les escuché también a algunos miembros del CEIN. Según este argumento, el capitalismo había encerrado a la mujer, desde un rol productivo pagado previo, a un rol reproductor (de futuros trabajadores) que el capitalismo recibe gratis, sin que pagar por ellos, porque eso le conviene al capital. Hay una evidente paralelismo con el concepto de plusvalía de Marx (es decir, el valor producido por el trabajo no pagado).

Hay varias razones por las que este argumento es erróneo. Primero, las sociedades antiguas, feudales y los imperios anteriores (romanos, persas, chinos, hindúes) trataron a las mujeres al menos tan mal como el capitalismo. Recordemos lo que Aristóteles opinaba de las mujeres (ver Nota 1), o el concepto de pater familias de los romanos. Por lo tanto, la discriminación contra la mujer comienza mucho antes del capitalismo.

Segundo, el argumento de Ferretti tiene el problema de ser teleológico: el capitalismo no tiene un plan: son personas que actúan y deciden, y el resultado que se obtiene no es parte de un plan para reproducir los trabajadores al menor costo posible, sino lo que resulta de las relaciones de producción, las relaciones sociales y la tecnología de la época, dadas las acciones de individuos independientes.

Por último, supongamos el siguiente gedankenexperiment (experimento mental) que muestra el error de su análisis. Consideremos, como lo hace Ferretti, mujeres que deben hacerse cargo del hogar y los niños sin ser remuneradas, y que el hombre no hace nada en la casa. Supongamos que en cada par de hogares intercambiamos las mujeres, que ahora son empleadas del vecino, se encargan del hogar vecino y de sus niños. Ahora estas mujeres recibirán un salario de mercado (ver Nota 2), por lo que suponemos que el problema de la explotación –feminista, no marxista– desaparece. Pero todas las familias tienen los mismos ingresos de antes, y están más descontentos, porque son mujeres extrañas las que se hacen cargo del hogar y de los hijos. Desde el punto de vista del capitalismo, se produce la misma cantidad de niños (lo que supuestamente es el interés de los dueños del capital), pero ahora las mujeres no están explotadas. ¡Pero nada ha cambiado! Ni los ingresos familiares, ni los salarios que pagan las empresas.

En resumen, una buena iniciativa del CEIN, y deficientes argumentos feministas. Kaiser hizo una buena labor de desinflar sus ponencias, pero me pareció que le faltó vuelo. Fue una labor de demolición, y eso siempre es más fácil que defender una propuesta. Y se habló poco de educación sexista, supuestamente el tema que nos convocaba.

 

 

Notas:

  1. En Política, por ejemplo, señala que el coraje de la mujer se muestra en la obediencia, y cita a un poeta qque escribe: El silencio es la gloria de la mujer (Política, Libro I).

2. El ejemplo resulta aún mejor si todo lo que hacemos es prohibir que las mujeres hagan las tareas del hogar en sus hogares, por lo que deben elegir en el mercado laboral. Hago el supuesto, como lo hacen las feministas, que los hombres no realizan tareas en el hogar.

 

 

 

 

 

Anuncios

Leer a Marx, de nuevo

noviembre 8, 2015
Dejar un comentario

R. Fischer

Estoy enseñando nuevamente el curso de Historia del Pensamiento Económico, y por lo tanto debo releer el Capital vol.  I de nuevo, para las dos a tres sesiones que le dedico en el curso (sé que es poco, pero el curso es de solo medio semestre, es decir 16 clases  y comienzo con Platón).

Das Kapital

El problema es que, tal vez porque entiendo mejor el modelo económico del volumen I, estoy  cada vez más descontento con el modelo económico y con el libro. Hay varias razones:

  1. El modelo es muy simple, más que el de Ricardo, escrito cuarenta años antes. A lo más admite una sola relación capital-trabajo en la economía sin entrar en contradicciones.
  2. Desarrolla terminología (la tasa de explotación, por ejemplo), que solo funciona cuando hay una sola relación capital-trabajo, porque de otra forma no tiene sentido económico. Con una sola relación capital -trabajo, la relación entre la tasa de rentabilidad –que es lo que los capitalistas usan en sus decisiones– tiene una relación uno a uno con la tasa de explotación, algo que Ricardo ya había notado. Pero cuando hay más de una relación capital-trabajo, las tasas de explotación difieren entre sectores. Esto ocurre porque –algo que Marx admite– la rentabilidad del capital debe ser la misma en todos los sectores (ajustando por los factores usuales: riesgo, etc). C, pero con distintas relaciones capital-trabajo, la relación entre capital variable (salario) y plusvalía es distinta (lo explico en las notas).1 En tal caso, la tasa de explotación en un concepto que no tiene sentido, ya que no tiene relación con ningún concepto que afecte a los agentes económicos en sus decisiones. Creo que la única razón para usarlo era un objetivo de propaganda, tanto por el nombre que se le da como el hecho que permite argumentar que la tasa de explotación puede superar el 100%.
  3. Critica en forma dura (por no decir ofensiva) a otros economistas por defectos en los que el mismo incurre. Para dar un ejemplo entre muchos: critica a un olvidado economista llamado H. Fawcett por una tautología sobre el fondo salarial, olvidando que su texto está plagada de ellas. Solo su nomenclatura inusual hace que no sean obvias. Su Ley 1 en el capítulo XVII: (mi traducción):

    “(1) Un día laboral de un largo determinado siempre crea la misma cantidad de valor, independientemente de la productividad del trabajo, y de las variaciones en la masa del producto y del precio de cada mercancía producida.

    Esto es una tautología, dado que el valor producido corresponde a las horas trabajadas, por lo que a menos que cambie el número de horas de trabajo en un día laboral, no puede haber un cambio en el valor.

  4. Elimina de su modelo todos los servicios, pero no admite que esto es una limitación de su modelo, sino que lo destaca como una virtud. Esto le permite –supongo– eliminar categorías de actividades que por razones ideológicas  quiere descartar como trabajo productivo.Esto le permite argumentar que el comercio no produce valor y con una visión Tomista (más allá incluso de Aristóteles en su desprecio por el comercio) escribe:

“Como, sin embargo, es imposible que solo por la circulación haya una conversión de dinero en capital y que aparezca la plusvalía, es una imposibilidad adquirir capital mediante el comercio, en tanto se intercambien equivalentes. Por lo tanto el origen de este capital debe ser la doble ventaja alcanzada sobre los productores que venden y los que compran, por el comerciante que se interpone parasíticamente [sic] entre ellos.” (Cap V).

MarxPhoto

Posteriormente, en el capítulo V cita largamente a Aristóteles, que condena por antinatural el préstamo a interés (La Política, Lib I) y en consecuencia a la Banca. Para poner la cita en contexto, pocas páginas antes en el mismo libro, Aristóteles defiende que todos los que no son griegos son por naturaleza esclavos, y desestima a quienes se oponen a la esclavitud.

Tal vez la razón para eliminar los servicios fue para establecer que los capitalistas son puramente parásitos, que no tienen derecho a una remuneración por sus servicios gerenciales (algo que los economistas admitían desde Cantillon). Con eso Marx consigue que el 100%  de la plusvalía sea ilegítima, sin tener ninguna componente que corresponda a remuneración por una actividad productiva. Descartar los servicios tiene sus propios problemas, pues quedan fuera del trabajo productivo los profesores de colegio (pese a que, en forma inconsistente, Marx los considera explotados por los dueños de escuelas privadas).

5. La teoría del valor lo lleva a resultados contradictorios, que ya habían sido ya resueltos por Ricardo. Por ejemplo, si se tienen dos trabajadores mineros o agrícolas trabajando en minas o tierras de distinta productividad, el que trabaja en la tierra más productiva va a producir metal o trigo de menor valor por tonelada, porque usa menos trabajo en su producción. Es decir, una onza de oro producida en una mina rica contiene menos valor que la misma onza producida en una mina más pobre. Parafraseando a Marx,  esto representa el carácter mítico de las mercancías: dos onzas de oro indistinguibles y con el mismo precio, tienen distinto valor. ¿Qué sentido económico tiene el concepto de valor en tal caso? Ricardo resuelve este problema mediante el concepto de renta diferencial de tierras o minas de distinta productividad. Marx no podía hacerlo y mantener que la única fuente de valor era el trabajo, y por eso nunca (o casi nunca) se refiere a la renta de la tierra y de las minas, salvo para incorporarla como parte de la plusvalía, sin entrar a analizar sus efectos sobre su teoría del valor.

6. Pese a la cantidad de limitaciones de su modelo, lo aplica directamente al mundo real y lo usa para criticar el capitalismo con total desenfado. Critica a los capitalistas por vivir de la plusvalía sin contribuir nada al proceso productivo. El problema es que esto es consecuencia de su definición de trabajo productivo y no de la realidad, ya que excluyó los servicios gerenciales.

AcumularMarx

Por ejemplo, escribe despectivamente de los capitalistas (nuevamente siguiendo a Aristoteles): “Acumular, acumular, ese es Moisés y los profetas”, para luego criticarlos por vivir en forma fastuosa (y por lo tanto, no acumular tanto como debieran): “[…] su consumo privado es un robo perpetrado a la acumulación”.

En el capitulo XXV escribe sobre el desarrollo y expansión del capitalismo. Según el, esto llevaría a la aparición de un ejercito de reserva de desempleados. Estos competirían con los trabajadores, manteniendo los sueldos bajos. Pero si las remuneraciones de los trabajadores son tan bajas, de que viven los desempleados, que aumentan cada vez más? Más aún, dado que la masa de desempleados es siempre creciente, ¿quién compra los productos de la industria? No pueden ser los capitalistas, pues es una industria de bienes de consumo masivo. Ricardo lo hace mejor, llevando su economía a una gentil decadencia a medida que aumenta el capital.

7. Creo que Marx observó el ejército de desempleados, pero malinterpretó su origen y su evolución futura. Mi hipótesis es que en Inglaterra de mediados del siglo XIX debe haber habido una masiva migración del campo a las ciudades, como ocurrió en China en los últimos veinte años y que solo ahora termina.2 En el campo, estos campesinos viven del autoconsumo y su productividad marginal (de mercado) es baja. Los mayores salarios en la ciudad generan un flujo de personas a las ciudades que están desarrollando industrias y requieren trabajadores. Estas no pueden absorber completamente la migración, aparece el desempleo que mantiene los salarios bajos.

MigracionChina

Cuando se acaba el flujo, porque la productividad marginal de los campesinos que restan en el campo se eleva  hasta equipararse al de los trabajadores de las ciudades, los salarios comienzan a subir, tal como ocurre en China hoy.3 Creo que Marx observó este proceso de transición y trató de explicarlo como si fuera un aspecto permanente del capitalismo. De otra forma no se entiende  como escribe:

“Pero si un exceso de población trabajadora es un producto necesario de la acumulación de capital, o del desarrollo de la riqueza bajo un esquema capitalista, esta población excedentaria se transforma, por el contrario, en un poyo para el desarrollo capitalista, e incluso una condición para la existencia del modo capitalista de producción.” (Cap XXV)

Aunque los países capitalistas tienen desempleo, la historia muestra que los salarios subieron casi constantemente hasta la década de los 70-80 en los países desarrollados, y que sus condiciones de vida, a diferencia de los que Marx suponía, son inimaginablemente mejores.

Conclusión

Creo que Marx no estaba interesado en modelar una economía, sino en construir un esquema teórico que llevara a las conclusiones que deseaba. De otra forma no se comprenden las simplificaciones que se pasan a la rápida, sin describir sus consecuencias para los resultados del modelo. Tampoco el uso de una nomenclatura no estándar  que confunde, y la predicción en base a su modelo de consecuencias que no se desprenden lógicamente del modelo. Se pueden admirar sus frases, sus párrafos sobre la vida de los trabajadores infantiles y otras formas de explotación de la época. Por último, se puede admirar el intento de hacer un modelo cerrado de desarrollo capitalista, solo para poder explotarlo ideológicamente, pero el modelo en si mismo no funciona y el autor no advierte a los lectores de sus deficiencias. No creo que haya nada original en mi análisis. Hace un siglo, Bohm-Bawerk hizo una crítica demoledora de la teoría económica de Marx.

 

Nota

  1. Básicamente el valor de un bien tiene tres componentes según Marx: C’=c+s+v. La variable c es el equivalente en valor de los materiales y de la depreciación del capital fijo, lo que denomina capital constante. La variable v es el valor de los salarios, es decir el número de horas necesarias para producir el salario. Por último, s es la plusvalía, las horas de la jornada laboral apropiadas por el capitalista, porque el valor de uso del trabajo es mayor que su costo de producción (v). Ahora bien, la rentabilidad capitalista es s/(c+v); la tasa de explotación es s/v. Por lo tanto, si la tasa de explotación sube, también lo hace la rentabilidad del capital. Por eso Marx puede escribir que los capitalistas se mueven por la tasa de explotación.                                                                                                                                                                                       El problema es que esta relación ya no es válida si hay dos sectores con distintas composiciones orgánicas del capital c/v. Supongamos un largo de la jornada laboral de L. Como las rentabilidades en ambos sectores son iguales, s1/(c1+v1)=s2/(c2+v2), y también debe tenerse que s1/v1=s2/v2 para que la tasa de explotación sea la misma. Dividiendo la primera igualdad arriba y abajo por v1 y v2 en cada lado se tiene

\frac{(s1/v1)}{(c1/v1)+1} =\frac{(s2/v2)}{(c2/v2)+1}

Ahora bien si los denominadores son iguales, esta igualdad requiere que \frac{c1}{v1}=\frac{c2}{v2}, es decir, requiere  que las composiciones orgánicas del capital sean iguales en los dos sectores. Ese es un problema insoluble que muestra que la tasa de explotación no es una variable que ayude a entender una economía.

Tal vez un ejemplo numérico ayude. Supongamos L=8 y que s1=s2=2, c1=4, c2=3 y por lo tanto v1=2 y v2=3, para sumar a la jornada laboral. La rentabilidad es de 33.3% en ambos sectores, pero las tasas de explotación son de 100% (2/2) en el sector uno y de 66% (2/3) en el sector 2.

  1. China producía para el mundo completo, así que los capitalistas no tenían que preocuparse de que no hubiera demanda de sus productos. En una economía cerrada, el crecimiento habría sido más lento, porque los salarios deben subir para que los trabajadores puedan consumir los productos de la creciente industria. Es un poco lo que marxistas posteriores consideraron la razón para las colonias de los imperios europeos: un lugar para vender sus manufacturas.
  2. Al acabarse el flujo desde el campo, en Inglaterra comenzó la inmigración desde Irlanda, por lo que el proceso fue más largo. Esto explica también la discriminación de los trabajadores ingleses hacia los irlandeses a partir de mediados del siglo XIX.

Adam Smith y las obligaciones

agosto 13, 2015
Dejar un comentario

R. Fischer

Estoy leyendo la Teoría de los Sentimientos Morales, de Adam Smith, como un complemento a la preparación del curso de Historia del Pensamiento Económico. Smith escribe con largas frases (u oraciones, como me enseñaron y nunca quise aprender) elegantes que obligan a subrayar todo el texto por su sentido y forma.

AdamSmith

Adam smith

En la sección en que compara las virtudes de la Justicia y la Beneficencia, señala que la Beneficencia no puede ser obligada; solo puede ser el producto de la voluntad. Ejemplos de Beneficencia son el afecto de un padre por un hijo, o el de un hijo a sus padres, el cariño entre hermanos, o la compasión por el prójimo en desgracia. Nadie puede ser obligado a ser un ejemplo de esta virtud, aunque su carencia es causa de  una mala opinión de los demás, pero no de castigo.

A continuación señala que el príncipe/magistrado –la autoridad– puede obligar a ciertos mínimos de Beneficencia, obligando a los padres a mantener a sus hijos, que los hijos ayuden a los padres en su ancianidad, obligaciones hacia los pobres (las Poor Laws) y otras de este tipo. Esto transforma en un asunto de Justicia un tema relacionado con la Beneficencia. Pero señala que entre todas las obligaciones de un legislador, esta es la que requiere más delicadeza y juicio:

“To neglect it altogether exposes the commonwealth to many gross disorders and shocking enormities, and to push it too far is destructive of all liberty, security, and justice.”

 

AdamSmithTomb

Lápida de Adam Smith, Edinburgo


La izquierda y el poder

julio 23, 2015
Dejar un comentario

Alberto Mayol: política y poder

R. Fischer

Hace poco leí la siguiente frase en El Mostrador:

“Pues bien, habrá que señalar a los ‘teóricos’ del ‘realismo bacheletista’ que la primera tesis del verdadero realismo político es que se debe acumular poder; la segunda, que siempre hay conflicto; y la tercera, que las instituciones políticas deben ser más fuertes que otras entidades (no políticas).” Alberto Mayol.

AMayol

Alberto Mayol: política y poder

Me quedé pensando en la obsesión de la izquierda dura con el poder, con como alcanzarlo y como conservarlo una vez obtenido.1 No es que estos grupos sepan que hacer con el: las propuestas de gobierno de esta parte de la izquierda son poco realistas e incoherentes. Usualmente conducen a la decadencia y a la pobreza de los países, a menudo a la pérdida de libertades, y a veces a las dictaduras socialistas del siglo 20 y sus matanzas.

No es necesario ser observador para notar que los únicos países con gobiernos socialistas que han tenido éxito han sido los que tienen economías capitalistas,  donde la etiqueta de socialista solo sirve para conservar el poder. Y que esos mismos países, cuando en el pasado aplicaron ideas de la izquierda dura, causaron decenas de millones de muertes, hambruna y sufrimiento inútil.

MaoRevCultural

Mao y la Revolución Cultural

La falta de ideas apropiadas y coherentes sobre como gobernar una vez obtenido el poder ya está presente  en Marx. Marx promete una revolución casi pacífica, que cae de madura en un capitalismo avanzado de monopolios. Pero no dice nada sobre como se organiza la sociedad luego de esta toma de los medios de producción, salvo algunas frases que suenan bien: individuos que podrán dedicarse a distintas actividades durante el día (pescar, pintar, escribir, etc). Era la utopía de un intelectual y no creo que a la mayor parte de las personas les parezca un mundo ideal.

MarxPhoto

Marx: la revolución como una fruta madura

Me parece que fue Lenin fue quién primero estableció que el problema de la izquierda dura era el de alcanzar el poder.2 Para ello diseñó las reglas de un Partido con estructura celular, que infiltra sindicatos y otras organizaciones y crea organismos de fachada que supuestamente son independientes. Es un partido sin democracia interna y cuyo objetivo es tomarse el poder. Sus planes sobre qué hacer con el poder no son específicos. Es por ello que una vez alcanzado el poder, las decisiones quedaron sujetas a la improvisación de los dirigentes máximos, que luego les dieron un aire seudo-científico citando al pobre Marx.

Lenin

Lenin: ¿Qué hacer?

Gramsci dedica casi todo su trabajo intelectual al tema de como alcanzar el poder y sugiere que es necesario tomarse la cultura,  e incorporar a los intelectuales y a los artistas. Ello permitiría que ideas y mensajes del partido se integren a la cultura de la sociedad como axiomas y no se discutieran. En general esto ha sido bien logrado.

Gramsci, como Lenin, no acepta la posición de Marx de esperar hasta que el capitalismo se caiga de maduro: para acabar con el sufrimiento de campesinos y proletarios es necesario actuar ahora consiguiendo el poder. Pero Gramsci tampoco escribe nada relevante sobre que hacer luego de obtenerlo.

Gramsci

Gramsci y la influencia de la cultura.

Es una extraña obsesión por estudiar como conseguir el poder, y sobre como no perderlo una vez alcanzado. Pero no hay un análisis igualmente sofisticado de cómo usarlo para alcanzar el porvenir radiante que prometen.

 

Notas:

1.Quiero ser específico en separar esta izquierda de la izquierda “concertacionista”, o social demócrata, que no tiene este problema, o cuando lo tiene es solo una desviación momentánea de principios razonables, en las que solo el mayor valor asignado a la equidad la diferencia de lógicas más centristas o derechistas (y aquí pienso solo en la derecha liberal).

2. La obsesión con el poder explica el poco valor que la izquierda dura le otorga a la libertad de las personas, salvo en forma declarativa. Siempre hay bienes colectivos –manejados por quienes detentan el poder– que con más valiosos.

2. En esta nota he hecho algo de lo que no estoy orgulloso: critico a quienes no he leído (Lenin y Gramsci). Pero a diferencia de Marx, que analiza en forma coherente (aunque errada) la evolución de un sistema económico y social, Lenin y Gramsci se concentran en el problema de los métodos para alcanzar el poder, un tema que no me atrae. Gramsci tiene ideas novedosas sobre la forma en que los intelectuales influyen en la sociedad (aunque tal vez provengan de Croce) y debería leerlo.


“Cada vez que aumenta la libertad, disminuye la equidad,…”

julio 4, 2014
Dejar un comentario

R. Fischer

Esta frase de la Ministra de Salud debería haber recibido más atención. Es una frase notable, que va contra principios liberales que provienen de la Revolución Francesa, con su énfasis en la Libertad, de la Revolución Gloriosa de Inglaterra, o la de los Estados Unidos.1

Es solo en algunas corrientes de pensamiento de izquierda  en que solo se permite libertad bajo condiciones de igualdad. Es el caso de Marx, quién critica los valores que defiende la revolución francesa.2

“This fact becomes still more puzzling when we see that the political emancipators go so far as to reduce citizenship, and the political community, to a mere means for maintaining these so-called rights of man, that therefore the citoyen is declared to be the servant of egoistic homme, that the sphere in which man acts as a communal being is degraded to a level below the sphere in which he acts as a partial being, and that, finally, it is not man as citoyen, but man as bourgeois who is considered to be the essential and true man.”(Marx, Sobre la Cuestión Judía).

Es posible que son estas ideas las que recoge la Ministra con su frase. Pero tal vez me equivoco y se trata de otra forma de totalitarismo: la del médico que se cree un pequeño Dios. En esta forma de iliberalismo, los pacientes, no tiene derecho a cuestionar la opinión de los médicos agrupados en sus  colegios y Ministerios. La libertad para elegir donde tratarse no tiene valor pues el paciente no tiene la capacidad de decidir bien, y tal vez no tenga lso recursos para seguir el tratamiento que le ofrecen.

¿A que rama del iliberalismo se ascribirá la Ministra?3

 

 

Notas

1. La Egalité de la Revolución francesa era una igualdad de derechos políticos, ante la Ley y el Estado. No era una igualdad de bienes, o la provisión de servicios por el Estado que aseguraran la igualdad.

2. Estoy citando del artículo “Marx and Freedom”, de Andrzej Walicky, del New York Review of Books de noviembre 1983.

3. Por una coincidencia, hoy es 4 de julio, día de la Independencia de los EEUU, un país notable por la importancia que le da a la libertad en sus principios fundadores. Es triste que ese principio a menudo es más respetado en la excepción que en su cumplimiento (“More honour’d in the breach than in the observance””, Hamlet), como lo muestra que su constitución original permitía la esclavitud y para determinar la cantidad de representantes por estado al Congreso, contaba los esclavos como 3/5 de una persona libre.


Un momento (mini-) eureka

noviembre 23, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

A veces uno hace conexiones entre ideas y conceptos y siente deseos de gritar “eureka”, como lo hizo Arquímedes, al salir corriendo desnudo desde la tina donde había descubierto su famosos principio.  Cada vez tengo menos momentos de ese tipo (aunque ciertamente nunca comparables a los Arquímedes), probablemente porque el cerebro tienden a anquilosarse con el paso del tiempo.

Arquimedes

Eureka

El otro día tuve un mini-eureka. Estaba leyendo el capítulo 31, sobre Maquinaria, de los Principios de Ricardo, para el curso de Historia del Pensamiento Económico que he dictado los dos últimos semestres. En la tercera edición del libro, Ricardo señala que debe corregir un error que había cometido: haber apoyado la doctrina de que la introducción de maquinaria era beneficiosa para todos los grupos sociales,  terratenientes, capitalistas y trabajadores. Ahora Ricardo desea corregir esta idea, porque aunque los terratenientes y capitalistas se benefician, descubre que es posible que los trabajadores se vean perjudicados por la introducción de maquinaria.

El ejemplo de Ricardo

Lo interesante es que el argumento no tiene ninguna relación con la idea de desempleo tecnológico, como los ludditas. Su idea es distinta y la presenta de la siguiente forma. Un capitalista con un capital de £20.000 es al mismo tiempo capitalista campesino y de manufacturas. De su capital, £7.000 están invertidos en capital fijo (edificios, implementos, etc), y los restantes £ 13.000 representan el capital circulante (trigo y  otras necesidades) que permite mantener a los trabajadores hasta la cosecha. Se cosechan £ 15.000, por lo que obtiene utilidades de £2.000, es decir el 10% de su capital.  La producción bruta es de  £15.000 y la neta de £2.000.

Al año siguiente el empresario decida destinar la mitad de los trabajadores a construir una máquina. Les paga a los trabajadores la suma de £13.000 y les vende trigo y otras necesidades por el mismo monto. ¿Pero, que pasará el próximo año? Dado que  solo la mitad de los trabajadores de dedicó a la  agricultura se obtiene solo la mitad  de la producción de trigo y otras necesidades. Dado que el valor de la máquina sería de  £7.500 y el valor del trigo y otros productos agrícolas también sumaría  £7.500, el capitalista estaría tan bien como antes (obtendría un 10% de rentabilidad sobre su capital). Habiendo retirado sus utilidades de £2.000, el nuevo capital de trabajo sería de solo  £ 5.500 y por lo tanto el resto de los trabajadores es redundante.; no hay como pagarles, porque el capitalista no dispone ya del capital circulante necesario para mantenerlos. Con la ayuda de la máquina, ahora el valor de la producción bruta es de £ 7.500, lo cual permite mantener el capital circulante de £5.500, y entregarle al capitalista los £2.000 que requiere como retorno a su capital de £ 20.000. Es decir, los perjudicados por la inversión en maquinaria son los trabajadores, porque ahora el capitalista empleará menos de ellos.

SteamMachine

Antigua máquina a vapor

Claramente el ejemplo funciona, pero ¿qué significa?

Eureka

Durante muchas lecturas anteriores tuve dudas sobre cómo debe interpretarse este ejemplo, hasta que el miércoles por la noche se me ocurrió lo que estaba pasando.  El problema no es de maquinaria, sino de sobreinversión, en el sentido de los austriacos y su teoría de la crisis. Cuando hay sobreinversión, sube el precio de los medios de subsistencia en relación a los bienes de inversión. Esto ocurriría con la máquina de Ricardo, ya que cae la demanda por su producción dado que las personas deben destinar una mayor proporción de sus ingresos a los bienes de subsistencia.1 Esto frena la inversión y aumentan los recursos destinados a medios de subsistencia, con lo que se vuelve al equilibrio.

Según los austriacos, sin la intervención de bancos (que pueden reducir artificialmente la tasa de interés, proveyendo señales erróneas al público) o del gobierno, los desequilibrios de inversión se resuelven rápidamente, al subir el precio relativos de los medios de subsistencia en relación a los bienes de inversión.

HornosAceroGranSaltoAdelante

Hornos de acero en el campo durante el Gran Salto Adelante

Los ejemplos más claros de este tipo de sobreinversión que calzan con la idea de Ricardo son los casos de industrialización forzada en la Unión Soviética, que mató a millones de Kulaks y otros campesinos de Ucrania, y el Gran Salto Adelanto chino, que mató a decenas de millones de chinos durante fine de los 50 y principios de los 60. En ambos casos la economía fue forzada a sobreinvertir (en China la orden era producir acero en todas partes, por lo que en muchos villorrios fundían las herramientas para poder alcanzar las cuotas de mal acero). Por lo tanto, no se produjeron los suficientes medios de subsistencia, llevando a hambrunas atroces. ¡Ricardo lo habría predicho!

HambreduranteGranSaltoAdelante

Niño hambriento durante el Gan Salto Adelante

Notas

1. Dada la demanda de Ricardo, en que los trabajadores solo consumen medios de subsistencia y las demás clases consumen solo manufacturas, esto no ocurre, pero es un esquema muy artificial.


Hume, ¿el primer socialdemócrata?

noviembre 12, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

DavidHume

David Hume, 1711-1776.

David Hume, quién vivió en el siglo XVIII, tiene el siguiente párrafo en su ensayo sobre El Comercio (Ensayos morales, políticos y literarios):

“It will not, I hope, be considered as a superfluous digression, if I here observe, that, as the multitude of mechanical arts is advantageous, so is the great number of persons to whose share the productions of these arts fall. A too great disproportion among the citizens weakens any state. Every person, if possible, ought to enjoy the fruits of his labour, in a full possession of all the necessaries, and many of the conveniencies of life. No one can doubt, but such an equality is most suitable to human nature, and diminishes much less from the happiness of the rich than it adds to that of the poor. It also augments the power of the state, and makes any extraordinary taxes or impositions be paid with more chearfulness. Where the riches are engrossed° by a few, these must contribute very largely to the supplying of the public necessities. But when the riches are dispersed among multitudes, the burthen feels light on every shoulder, and the taxes make not a very sensible difference on any one’s way of living.”

“Add to this, that, where the riches are in few hands, these must enjoy all the power, and will readily conspire to lay the whole burthen on the poor, and oppress them still farther, to the discouragement of all industry.”

Trataré de traducirlo en forma libre, intentando preservar sus ideas. Hume escribe que tal como es valioso para un país disponer de muchas artes mecánicas (es decir, actividades de manufacturas e industrias), también es ventajoso que haya un gran número de personas que reciben los productos de esta industria. Una diferencia demasiado grande entre los ciudadanos debilita los Estados.  Toda persona, en lo posible, debería gozar los frutos de su trabajo, permitiéndole adquirir sus necesidades básicas, así como también cosas que le dan confort y comodidad a la vida. Nadie puede dudar que esa igualdad es la más adecuada a la naturaleza humana y que reduce mucho menos la felicidad del rico de lo que le añade a la del pobre.

Esta mayor igualdad aumenta el poder del Estado, y facilita el pago de los impuestos. Cuando la riqueza está concentrada en unos pocos, éstos pocos son los que más deben contribuir a solventar las necesidades públicas, y se opondrán a éstos. Cuando la riqueza está distribuida entre la multitud, esta carga se siente como algo muy leve, y los impuestos no alteran la calidad de vida de las personas.

Además, cuando la riqueza se concentra en pocas manos, elles ostentarán todo el poder, y conspirarán para traspasar toda la carga a los pobres, oprimiéndolos aún más y desanimando todos los esfuerzos para mejorar su situación.


Desequilibrio y crisis (von Mises)

octubre 4, 2013
1 comentario

R. Fischer

Mises define la tasa natural de interés como aquella que, en la ausencia de dinero, usarían los agentes económicos para intercambiar bienes presentes por bienes futuros. Esa tasa puede ser diferente de la tasa de interés en términos de moneda fiduciaria, que von Mises, siguiendo a Menger y a Böhm-Bawerk, denomina la tasa natural.

MisesMiddleAged

Ludwig von Mises

Ahora bien, los bancos al extender sus emisiones de moneda fiduciaria reducen la tasa de interés de los préstamos, lo que estimula la demanda por capital. La pregunta que se hace von Mises es si al reducir la tasa de interés fiduciaria por debajo de la tasa natural (de interés), ocurre algún fenómeno que elimina esta divergencia. El caso que le interesa es cuando la tasa fiduciaria está bajo la tasa natural, porque supone que en el caso contrario (tasa fiduciaria mayor que la tasa natural) , los bancos no tendrían interesados en sus créditos.

Según von Mises, que sigue en esto a Böhm-Bawerk, la tasa natural es la que corresponde al período de producción más largo que es justificable económicamente. El período es tal que es necesario y suficiente para mantener a todos los trabajadores con los medios de subsistencia durante la duración del período de producción. Un período más corto no emplearía a todos los trabajadores (generando cesantía). Uno más largo solo es posible si los medios de subsistencia han aumentado lo suficiente como para permitir mantener a trabajadores o empresarios durante un ciclo productivo más largo.

Ahora bien, si los bancos reducen la tasa de interés fiduciaria en sus préstamo por debajo de la tasa natural,  desde el punto de vista de empresarios individuales, será más rentable un proceso de producción de mayor duración que  el que corresponde a la tasa natural, generando un desequilibrio.

Lo que sucederá es que como el proceso de producción es continuo, el desequilibrio se reflejará en un aumento en los precios de los medios de subsistencia, al tiempo que cae el precio de los bienes futuros (porque los proceso más largos son más eficientes y producen relativamente más). Esto hace que la rentabilidad de las inversiones caiga –lo que es equivalente a un aumento en la tasa de interés–. Esto se ve reforzado porque el valor de la moneda fiduciaria cae en términos de medios de subsistencia, lo que tiende a elevar la tasa fiduciaria hacia la tasa natural. El resultado final es que la economía tiene una tendencia a volver al equilibrio, y el único efecto es que el valor de la moneda fiduciaria caerá (inflación en su moneda).

PriceIrateEl problema es que las inversiones que se hicieron durante el período de una rebaja artificial del interés fiduciario no son económicamente rentables a lal tasa natural de la economía, por lo que hay una pérdida social debido a una señal errada. La señal errada proviene de la actuación de los emisores de moneda fiduciaria, es decir los bancos. Bienes económicos que se podrían haber dedicado a a responder a deseos más importantes han sido desperdiciados en el proceso manejado por los bancos.

Von Mises usa este mecanismo para explicar las crisis (de la época) y mostrar que la respuesta ante la caída del mercado que se produce durante la crisis no debe ser nunca la de facilitar el crédito –aumentando la emisión fiduciaria–para tratar de evitar la crisis. Esto solo empeoraría la inevitable crisis posterior:

“If our doctrine of crises is to be applied to more recent history, then it must be observed that the banks have never gone as far as they might in extending credit and expanding the issue of fiduciary media. They have always left off long before reaching this limit, whether because of growing uneasiness on their own part and on the part of all those who had not forgotten the earlier crises, or whether because they had to defer to legislative regulations concerning the maximum circulation of fiduciary media. And so the crises broke out before they need have broken out. It is only in this sense that we can interpret the statement that it is apparently true after all to say that restriction of loans is the cause of economic crises, or at least their immediate impulse; that if the banks would only go on reducing the rate of interest on loans they could continue to postpone the collapse of the market. If the stress is laid upon the word postpone, then this line of argument can be assented to without more ado. Certainly, the banks would be able to postpone the collapse; but nevertheless, as has been shown, the moment must eventually come when no further extension of the circulation of fiduciary media is possible. Then the catastrophe occurs, and its consequences are the worse and the reaction against the bull tendency of the market the stronger, the longer the period during which the rate of interest on loans has been below the natural rate of interest and the greater the extent to which roundabout processes of production that are not justified by the state of the capital market have been adopted.”

FinCrisis

Conclusión

El modelo de crisis de von Mises, que se desprende lógicamente de la definición de la tasa natural de interés de Böhm-Bawerk explica la oposición de los austriacos a las políticas keynesianas de estímulo: dado que lo que hay durante la crisis es un desequilibrio fundamental en la economía, políticas que impiden el ajuste contractivo crean las condiciones para una crisis mayor en el futuro.

Estos argumentos también explican la oposición de quienes siguen los preceptos austriacos a la expansión monetaria del FED después de la crisis. Esto también muestra las diferencias entre el monetarismo de Friedman y los austriacos.


Determinación de la tasa natural de interés (Böhm-Bawerk)

octubre 4, 2013
1 comentario

R. Fischer

La determinación de la tasa natural de interés de Böhm-Bawerk es uno de los puntos centrales del modelo austriaco.

BilleteBohmBawerk

Billete austriaco de 100 schillings con la imagen de Böhm-Bawerk

La riqueza de un país y los medios de subsistencia

Böhm-Bawerk muestra primero que la riqueza acumulada del país –si excluimos la tierra y el consumo de los capitalistas– se lleva al mercado como la oferta de avances de medios de subsistencia.

“The owner either puts it into some undertaking carried on by himself, or he lends it to other people. If he puts it into his own business it is, directly or indirectly, employed in giving advances of subsistence to labourers. I say directly or indirectly, for the division of labour, splitting up, as it does, the one united work of production into a series of apparently independent stages, causes an important distinction in form, although it does not affect the essence of the matter.”

Ocurre lo mismo si la presta: si es para consumo, se trata de subsistencia, y si se la presta a un industrial, {este la utiliza en los avances de medios de subsistencia.

CapitalBilletesDolar

Ahora bien, uno podría preguntarse ¿cómo puede ser que toda la riqueza es ofrecida como avances de medios de subsistencia, si los medios de subsistencia: comida, vestuario, alojamiento, representan solo una fracción pequeña de la riqueza total de un país? La riqueza consiste también en muchos otros bienes, que no están adaptados para ala subsistencia: herramientas, maquinaria, fábricas, oficinas, etc.

B-W sostiene que la respuesta está en que las personas no necesitan recibir los medios de subsistencia para todo el período productivo en un instante. Si el período productivo promedio es de dos años, lo que se requiere es que el trabajo previo haya generado suficiente bienes de consumo inmediato, más bienes intermedios y en etapas intermedias de producción, para satisfacer las necesidades en cada momento de los dos años. De esa forma, los trabajadores actuales pueden destinar su capacidad de trabajo actual a producir bajo un nuevo ciclo productivo de dos años.

Es decir, toda la riqueza de la comunidad representa el fondo de medios de subsistencia, y de ella se obtienen los avances de medios de subsistencia durante el proceso productivo. Algunos bienes están provistos para el futuro cercano (un par de meses en el caso de algunos vegetales), mientras que en otros el proceso puede ser mucho más largo: la provisión es por décadas en el caso de edificaciones. Lo importante es que la duración promedio son los dos años usados en el ejemplo.

Ahora bien, los trabajadores en distintas industrias deben disponer de medios de subsistencia según la duración del ciclo productivo en la industria. Por ejemplo, en una industria en que el ciclo productivo dura cinco años, se debe proveer a la subsistencia del trabajador que realiza la parte inicial  por cinco años (porque solo entonces se recibirá el valor del producto final), por cuatro años al del período siguiente y finalmente, por un año al que debe trabajar durante el último año. En principio esto permitiría calcular la duración máxima del proceso productivo alcanzable con un nivel dado de riqueza en la comunidad. B_W “prueba” que cuando el proceso productivo tiene una longitud de x períodos, es necesario disponer de una riqueza (x+1)/2.

La tasa de interés natural

La oferta de medios de subsistencia es por lo tanto, la riqueza de la comunidad. La demanda de medios de subsistencia proviene de:

  1. Trabajadores para los cuales no es rentable trabajar por cuenta propia.
  2. Trabajadores por cuenta propia que piden capital de trabajo para alargar la duración de su proceso productivo (para comprar equipos, por ejemplo).
  3. Personas que tienen urgencia y necesitan el crédito para consumo.

Según B-W, la tasa de interés natural es la que equilibra la demanda y la oferta de medios de subsistencia. Afirma que la oferta de bienes de subsistencia presentes siempre es inferior a la demanda, dado que la primera es fija (es la riqueza de la comunidad), mientras la segunda solo se vería limitada si en algún momento, la extensión de la duración del proceso productivo deja de ser productiva.1 Por lo tanto, la tasa de interés natural debe ser positiva.

B-W Se hace las siguientes preguntas y respuestas: ¿Quiénes son los demandantes de medios de subsistencia? Los que desean producir con métodos capitalistas. ¿Cuántos medios de subsistencia requieren? Una cantidad proporcional a la duración del proceso productivo. ¿En que forma se requiere? En pagos periódicos. ¡Quiénes son los que proveen los medios de subsistencia? Los poseedores de riqueza que no la consumen, sino que la “ahorran” [sic].

Determinación de la tasa de equilibrio

B-W determina el interés de equilibrio en forma simultanea con los salarios.  Para ello, establece primero una relación tecnológica entre la duración del proceso productivo y su productividad valorada, El supuesto es que a medida que aumenta la duración, la producción valorada aumenta a una tasa decreciente. Sea f(n) la producción valorada de una tecnología, donde n es la duración del periodo productivo, con f'>0, f''>0.

DuraciondelProcesoProductivo

Ahora bien,  un proceso productivo de n años, cuando los salarios sonw requiere un capital de K=w n en medios de subsistencia para poder mantener a un trabajador con esa duración de proceso productivo. Las utilidades asociadas son f(n) -w n.

Si lo miramos a nivel de  la sociedad, cuando el proceso productivo promedio es de n años, los salarios son w, el capital de la economía es \bar{K} y el trabajo disponible es \bar{L}, se debe tener que  \bar K = w n \bar L. Solo así hay pleno empleo del capital y del trabajo. Necesitamos otra ecuación para determinar la rentabilidad del capital (la tasa de interés) y el salario.

Entiendo que B_W ahora maximiza y resuelve f( n) L - wL s.a.   \bar K = w n\bar L  para obtener la tasa de interés y la duración promedio del proceso productivo que maximiza el producto neto de la economía. Luego calcula la tasa de interés como las utilidades por unidad de capital ( f( n) L - wL)/\bar K .

En general, al aumentar el capital en esta economía, la tasa natural cae al alargarse la duración de los procesos productivos. Por  el contrario si aumenta la cantidad de trabajo, sube la tasa natural. Ahora bien, ¿cómo se acomodan en la sociedad procesos productivos de distintos largos? B-W sugiere que lo que se debe preservar es la igualdad de las tasas de retorno entre sectores, y eso significa que los salarios y el empleo en los sectores debe ajustarse para ello. Es decir, en general un proceso productivo más corto (poco productivo) tendrá salarios más bajos para igualar las rentabilidades a las de otros sectores.

Conclusión

No se si he interpretado correctamente a Böhm-Bawerk. Para el, los dos factores fundamentales –o básicos– del proceso productivo son la tierra (que incluye las minas y otros factores no producidos) y el trabajo. El capital permite que esos factores se combinen de maneras más sofisticadas, pues proporciona lo medios de subsistencia para sobrevivir durante el período hasta que fructifica la producción con métodos más roundabout. El capital de B-W es un generalización de la idea del capital como fondo para mantener a los campesinos hasta la próxima cosecha, que aparece en Smith y en Ricardo.

La riqueza de una sociedad por trabajador permite adoptar una tecnología de una cierto nivel de sofisticación (duración), y ella determina la rentabilidad del capital. Esta es la tasa de interés, que es el punto más eficiente de duración en que están empleados los factores productivos.

El análisis de Böhm-Bawerk de la determinación de la tasa de interés es esencial en el enfoque austriaco de las crisis económicas.

Notas:

1. En términos más modernos, si un proceso productivo que usa más capital por trabajador es menos productivo que el que usa menos capital.


El negocio de la banca, según von Mises

octubre 2, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

Von Mises sostiene que en el fondo los bancos realizan dos negocios independientes,1 El primero consiste en ser intermediarios de créditos entre ahorrantes y demandantes de crédito, y el segundo es el de entregar crédito mediante la emisión de dinero fiduciario.

Mises_old

El negocio de intermediación crediticia

En su actividad de intermediadores de crédito, los bancos  prestan el dinero de otros, es decir, piden prestado para poder prestar. La diferencia entre la tasa a la que prestan (tasa de colocación) y la que pagan (tasa de captación), se denomina margen bruto. Al restarle los costos de operación, se obtiene el margen operacional (antes de impuestos y otros ítemes) en ese negocio.2

Lo clave en este negocio es que la fecha en que se pagan las obligaciones del banco debe ser posterior al momento en que se reciben sus acreencias, porque así se reduce el riesgo de insolvencia. Este riesgo persiste si se cumple la regla anterior, pero ahora es indicativo de una mala gestión de crediticia, lo que le puede pasar a cualquier comerciante y ya no es característico de un banco. La causa del problema en este caso es que la obligación legal que tiene el banco de devolver con interés los depósitos a plazo no está asociada al repago de lo adeudado al banco: ambas obligaciones son independientes. El banco realiza esta tarea, y acepta el riesgo porque supone que puede hacer mejor esta tarea que los dueños de los ahorros.

La característica esencial de este tipo de transacciones es que hay un sacrificio, según Mises. Cuando el banco recibe un depósito a plazo o cuando capta recursos para prestar en el mediano o largo plazo, el que le traspasa los recursos debe sacrificar cualquier otro uso de esos recursos durante la duración del préstamo (en la práctica, e posible traspasar la obligación del banco, descontando el depósito a plazo  o la deuda del banco). Este sacrificio se compensa con el interés que recibe el ahorrante. A cambio, el que recibe el préstamo puede disponer ahora de los recurso que se pueden conseguir con ese dinero, y por ello está dispuesto a pagar. A este tipo de créditos Mises los denomina crédito de bienes (Sachkredit).

El negocio de emisión fiduciaria

En estas transacciones crediticias, no hay un sacrificio involucrado. El costo del tiempo solo influye en la valoración que hace el banco, sin que el depositante enfrente un costo. Esto ocurre con los depósitos a la vista o en cuenta corriente, pues en tal caso el depositante no ha sacrificado nada, pues en cualquier momento puede disponer de los fondos que tenía depositados. Desde el punto de vista del banco, dado que estos recursos no le cuestan nada, podría en principio prestarlos a costo cero.

A este tipo de créditos, Mises los llama créditos circulantes (CirkulantKredit). Dado que no todas los depositantes desean retirar sus depósitos en cuenta corriente al mismo tiempo, el banco puede usar la Ley de los Grandes Números para mantener un monto suficiente en caja  para hacer frente a los retiros esperados (más una reserva de seguridad), y puede prestar el resto sin tener que pagar un costo de fondos. Claramente, según von Mises, estos créditos tienen una naturaleza distinta a los créditos de bienes.

La diferencia entre el primer y el segundo tipo de crédito es que es posible utilizar las obligaciones del banco en el segundo tipo de créditos como si fueran dinero. Estas obligaciones toman la forma de cheques de cuentas corrientes  y en el caso de ser más cómodo (y con menos riesgo de no tener fondos, o de que no se reconozca la firma) con billetes de banco privados.

Desde el punto de vista de von Mises, tanto billetes de bancos particulares como cheques de cuentas corriente son formas equivalentes de crear dinero fiduciario.3 Es posible usarlos para prestar dinero, para comprar, para pagar impuestos, o deudas, sin necesidad de ir al banco a retirar el dinero depositado en la cuenta corriente. Los bancos incorporan ambos como pasivos en sus balances.

ChequeBancoEspañolChile

Cheque del Banco Español Chile de los años 30

BilleteBancoArauco

Billete de veinte pesos del Banco de Arauco

Billete1PesoBancoBunster

Billete de 1 peso del Banco de José Bunster, de Angol

Crédito fiduciario y masa monetaria

Recordemos que un empresario incluye en sus activos circulantes no solo a los billetes y monedas, sino también el dinero en su cuenta corriente. Es decir, estas obligaciones del banco se han transformado en moneda fiduciaria, es decir, de confianza (en el banco). Por lo tanto, concluye von Mises, estos medios fiduciarios aumentan la oferta de dinero. La razón para esto es que los bancos que tienen cuentas corrientes pueden prestar una parte de las sumas depositadas. Lo pueden hacer mediante préstamos en dinero (es decir monedas en especie) o mediante la emisión de billetes a los que piden crédito.

Es por eso que los bancos que no tienen ni cuentas corrientes (las cajas de ahorro y préstamo hoy en día), ni  están autorizados a emitir billetes (entonces) ,  no pueden prestar más dinero que el que disponen como capital y reservas, más los depósitos –no a la vista– que se le han hecho por personas que confían en él.

Según von Mises, solo las actividades asociadas al crédito circulante tienen efectos monetarios. A diferencia de los créditos de bienes, que involucran un sacrificio de bienes presentes por bienes futuros, el crédito circulante altera el volumen monetario y el valor de la moneda.  También por lo mismo, no pueden haber corridas bancarias en un banco que no tiene cuentas corrientes, aunque pueden quebrar, no hay corridas porque los que han depositado recursos en el banco solo los pueden retirar al vencer los plazos, a diferencia de las cuentas corrientes. Cuando examinemos la causa de las crisis en los austriacos, estos temas serán importantes.

Conclusiones

En el mundo moderno, en que es tan fácil transar instrumentos financieros, la distinción entre préstamos fiduciarios y aquellos que requieren un sacrificio parece menos convincente que en la época de von Mises. Sin embargo, las ideas de creación monetaria, y la diferencia entre un depósito a plazo y uno  la vista y sus efectos monetarios son convincentes y me parece que explican bien la especificidad de los bancos. Von Mises me hace pensar en un mundo que no conocemos, en que coexistían distintas monedas emitidas por bancos privados.4

Notas:

1. Además de otros negocios menos importantes, como venta de divisas, cajas de depósito, pagos de servicios, emisión de letras de cambio, ofrecer servicios de banca de inversión, etc.

2. Los que prestan su propio capital son capitalistas, no banqueros.

3. Dinero fiduciario se diferencia del dinero usual, porque  éste último es el dinero oficial–a menudo en especie– creado por la Casa de Moneda del país. El dinero fiduciario, en cambio, es creado por los bancos y tiene como respaldo las reservas en dinero oficial que posee el banco.

4. Algunos austriacos se oponen a los bancos centrales y a su monopolio en la emisión de billetes. Opinan que la competencia de monedas es un mecanismo para evitar la inflación, porque las personas podrían no aceptar los billetes del banco central si las emisiones de dinero son excesivas.


Página siguiente »