Variacioncompensada's Blog

Una banca regional | febrero 27, 2012

R. Fischer

Mi amigo Mauro, con quién comparto vacaciones, es un acérrimo regionalista. Según él, tal vez el mayor problema de las regiones es la pérdida de personas, porque los más inteligentes y ambiciosos parten a Santiago, donde hay mayores oportunidades para avanzar en las empresas (con matrices en Santiago), en las universidades, en el gobierno y en la política, debido a que Chile es un país centralista.

Lanalhue desde mi ventana en la Hostería

Una de sus ideas para atacar este problema es que las empresas  de carácter nacional: cadenas de supermercados, de farmacias, bancos, servicios públicos  etc, deberían cobrar lo mismo en todas las regiones en las que operan o no deberían operar en ellas. Es probable, en tal caso, que las cadenas abandonen las regiones de mayores costos de transporte, porque para mantener los mismos precios, deberían elevar sus precios en las regiones de menores costos. Esto las dejaría vulnerables a la competencia de empresas que se concentren en solo esas regiones y para evitarlo, abandonarían las regiones extremas.

Si eso ocurriera, volverían a aparecer los comercios que murieron en la competencia con las grandes cadenas de supermercados, las farmacias locales y otras instituciones que le darían más vida a las regiones. Así habrían más oportunidades en Regiones para hacer carrera, y habría un mejor equilibrio de los recursos humanos entre Santiago y Regiones.

El problema de la propuesta –sin considerar siquiera si una Ley de ese tipo es constitucional—es que en vez de reducir,  aumentaría las diferencias de costos entre las regiones, porque el pequeño comercio es menos eficientes que las grandes cadenas, y por lo tanto, el comercio local en Aysén, por ejemplo, sería aún más caro que ahora. Por supuesto, el control de los recursos se quedaría en la Región, que es lo que mi amigo desea. Y este es un punto importante, pero parece que se conseguiría a costa de los demás habitantes de la Región, que deberían pagar precios más caros.

Me quedé pensando, sin embargo, en el problema de como mantener el atractivo para que algunas de las personas que actualmente migran a Santiago deseen quedarse en Regiones, Así podrían crearse grupos de poder Regionales independientes del centro.

Una posibilidad es permitir la aparición de bancos locales.  El SBIF y la Ley establecen requisitos tan extremos –en términos de capital, de requisitos de información y otros, que los bancos solo pueden tener matrices en Santiago, ya que así el volumen de negocios compensa los costos fijos y la cantidad de capital necesaria para tener un banco..

Pero se puede pensar en favorecer la aparición de bancos locales (subregionales), reduciendo el capital mínimo, los requisitos de información y otras condiciones, pero al mismo tiempo limitando tanto las operaciones posibles por los bancos, como su tamaño. Si sobrepasaran un tamaño limitado (por ejemplo, US$ 50 millones en activos) tendrían que regirse por las reglas más estrictas aplicables a bancos nacionales. Estos bancos solo podrían ser constituidos y controlados por habitantes de la ciudad (o provincia), e inicialmente solo podrían ofrecer préstamos comerciales de corto y mediano plazo, además de cuentas corrientes y de ahorro. La gran ventaja es que las decisiones de préstamo se tomarían a nivel local y no central, lo que es una de las grandes quejas de las Regiones.

Estoy pensando en los bancos locales norteamericanos, que son de tamaño pequeño y son parte de la vida de las ciudades pequeñas. Tienen grandes desventajas de costos de operación y de recursos, pero tienen la ventaja de conocer su mercado, y aunque ahora hay menos que hace 50 años (pro también hay menos gente en el campo y menos granjas familiares), todavía sobreviven más de 3.000 de ellos.

Al disponer las ciudades pequeñas y medianas de centros de poder económico  local, habrían más empresas medianas que podrían tener sus matrices en Regiones y más posibilidades de pasar de empresas pequeñas o de microempresas a empresas medianas estando en unaregión. Esto, creo, podría alentar a que más personas ambiciosas se queden en Regiones.

¿Sería esto difícil o peligroso para el sistema de pagos y la estabilidad financiera? Me parece que no, dado el pequeño tamaño de los bancos. La supervisión de muchos bancos esparcidos por el país es más compleja que la de pocos bancos en Santiago, pero por otra parte, la estructura más simple de operaciones que podrían realizar tendería a operar en el sentido contrario.

La pregunta es si esos bancos tendrían espacio para operar y si podrían competir con las filiales de los bancos centralizados. Habría que verlo, pero en todo caso, las reglas actuales impiden realizar el experimento.  Tal vez deberíamos pensar en abrir este espacio, para responder a lasquejas regionalistas.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: