Obligación legal de Energías Renovables no Convencionales

R. Fischer

Una de las buenas noticias en el sector eléctrico (han habido bastante en los últimos meses luego de varios años de malas noticias) es que el ingreso de ERNC ha sido natural, en base a costos, a diferencia de muchos países en que ese ingreso responde a los subsidios, lo que eleva los costos del sector para la sociedad. Podemos verlo en la figura siguiente, proveniente del Informe Systep del Sector Eléctrico de Enero 2015:

GeneraciónERNCyObligación legal

La obligación legal es la línea negra, y es esa la que gatilla un subsidio implícito, pues las generadoras deben pagar USD30 por MWh de energía por debajo de  ese límite. Claramente el límite se ha sobrepasado con creces, y la entrada de ERNC se debe en gran parte a que son rentables sin subsidios.

También es notable la entrada de solares, la que aumentará rápidamente con el gran número de proyectos en construcción. Otra sorpresa son las centrales a biomasa, que podrían transformar a Celulosa Arauco en el tercer generador del pais. Es posible que la regla de 20/25, que se veía ajustada, pueda convertirse en 20/20 sin intervención legal.

Algunas fuentes ERNC, como la solar o eólica, son intermitentes o discontinuas, lo que es una desventaja. Pero si se dispone de un sistema de transmisión robusto (que tiene, además, ventajas de competencia al facilitar la entrada), es posible usar las centrales de embalse de la zona centro sur para acomodar estas variaciones.

Más aún, se podría exigir que futuras centrales de pasada tengan  pequeños embalses (con capacidad para generar desde algunas horas a un día)  de manera de poder contribuir a amortiguar las variaciones diarias de la generación solar, además de las  variaciones de más corto plazo de la generación eólica.

Tal vez esto tranquilice a los que se oponen a la intervención de ríos, pues no solo generarían energía renovable y limpia, sino que complementarían generación solar y eólica.

 

La Economía y sus críticos

R. Fischer

Hace algún tiempo apareció un artículo algo irónico escrito por sociólogos sobre la estructura interna de la economía académica. A su vez, un un blog de izquierda intelectual comentó el artículo y sugirió que la supuesta superioridad de la economía entre las ciencias sociales –reflejada en sus salarios– era de alguna manera artificial. El artículo generó más de quinientos comentarios, lo que demuestra la sensibilidad que provoca el tema entre las otras ciencias sociales. La mayor parte  –tal vez el 90%– de los comentarios eran totalmente negativos sobre la economía como ciencia y sobre los economistas. Este  episodio me dió la idea de escribir una nota sobre la visión crítica de la izquierda intelectual sobre la economía.1

ElEconomistaDesnudo
El Economista desnudado por los sociólogos

Los críticos

Desde la crisis de 2008, existe una corriente crítica a la economía, al menos como se practica y se enseña en las universidades. En Europa existe un movimiento, iniciado por estudiantes franceses, para que en las universidades se enseñe una nueva economía, o alternativas olvidadas y a las que la academia les presta poca importancia. Recientemente apareció la revista electrónica Real World Economics Review que publica trabajos en esa línea. En nuestro departamento, , por petición de los estudiantes, disponemos de cursos opcionales que incluyen otras formas de mirar la economía. En este trabajo intentaré analizar algunas de las críticas y explicar por qué creo que muchas de ellas están erradas y que se podrían hacer críticas similares a ciencias que pensamos ciencias duras.

No es la primera vez que se plantean alternativas a la economía convencional. En los 80 se creó el Santa Fé Institute. Prometía revolucionar la economía, que según sus proponentes, usaba conceptos anticuados que debían ser reemplazadas por herramientas matemáticas distintas y el enfoque de sistemas complejos. Desde entonces, el  Instituto ha hecho algunas contribuciones, pero nada remotamente a la altura de las promesas originales. En el caso de la revista francesa, los artículos que he mirado me han parecido o convencionales –y semi-interesantes–, o críticas simplonas (como este artículo: “Demand Theory is Founded on Errors”, J. Barzilai).

¿De dónde viene la pasión contra la economía? Una parte es política: hay personas a las que no les gustan los resultados a los que llegan los economistas (la “dismal science” de Carlyle). Tal como hay gente que no cree en la teoría de la evolución por razones religiosas, hay quienes se oponen a la economía porque sus conclusiones chocan con creencias ideológicas. Otra oposición tiene una raíz política: proviene de quienes desconfían de los técnicos y creen que todas las opiniones tienen el mismo valor para determinar cómo se deben hacer políticas públicas. Por último, hay quienes rechazan que los economistas se olviden del proceso y solo miren los resultados. Adam Smith escribió que el panadero no prepara el pan por buena voluntad hacia los compradores sino por egoísmo. Para estos críticos nada bueno puede salir del egoísmo, y no aceptan que “no importa si el gato es blanco  o negro: lo que importa es que cace ratones” (Deng Hsiao Ping).

Las críticas

Con esta introducción, veamos algunas de las críticas a la economía como ciencia. Primero, su falta de capacidad predictiva. Se da el ejemplo de la inhabilidad para predecir la crisis de 2008, o las dificultades para predecir la actividad económica de mediano plazo. Efectivamente, la macroeconomía no tiene esa capacidad predictiva, y los macroeconomistas pueden cometer errores enormes, como en 2008.

Economistas sobreviven
La crisis de 2008 y los economistas

 

Sin embargo, en plazos cortos, de uno a tres meses, las equivocaciones son pequeñas y han mejorado en el tiempo, salvo en el caso de quiebres (como en 2008). Podemos compararla con la geofísica y la meteorología, cuyos anuncios el año pasado de un 2014 normal en lluvias solo se cumplió en la zona centro sur, mientras se mantuvo la sequía de Rancagua al Norte. Asimismo, las predicciones meteorológicas detalladas apenas alcanzan una semana con cierta seguridad. Pero no se critica a ambas ciencias por su incapacidad para predecir en plazos más largos (y eso que no dependen de decisiones de gobiernos que se mueven erráticamente por razones políticas). Además, esta crítica olvida que en  microeconomía se puede predecir los efectos de aranceles, de impuestos específicos, de monopolios, colusión, de distintos mecanismos de protección del crédito, de leyes laborales, entre muchos otros.

Otras críticas se centran en la falta de realismo de los supuestos básicos de la economía. Tiene poco realismo, opinan, suponer que los  consumidores maximizan utilidades o que sus decisiones son racionales. Pero todos quienes han hecho cursos de mecánica recordarán la primera Ley de Newton: un cuerpo mantiene una velocidad constante mientras no sea alterado por una fuerza externa. ¿Es esto un supuesto realista? Pese a ello permite entender el mundo y analizar fenómenos simples pero importantes, así como construir modelos más complejos sobre esa base conceptual. Es ésa la forma en que se deben entender los principios económicos.

GalbraythyEconomistas

Respuestas y conclusión

Esto no significa que la economía académica no tenga defectos: muchas investigaciones son mediocres. Pero esto es algo que ocurre en, creo, todas las ciencias. Y la economía académica responde: hace algunos años se criticaba que las revistas publicaban demasiados trabajos teóricos, y basta abrir una buena revista para notar el cambio. Otra crítica era la dificultad para reproducir los resultados de trabajos publicados: ahora las mejores revistas exigen que los datos y metodología estén disponibles en un sitio público. Otra respuesta a las deficiencias de la economía como ciencia es la economía experimental (de laboratorio y de campo). Otra línea nueva es la economía del comportamiento, que intenta explicar el comportamiento de individuos que toman decisiones que no parecen racionales. Por último, la economía conversa bien con la sociología y las ciencias políticas, que han adaptado parte de su metodología. En Investigación de Operaciones y Ciencias de la Computación también se estudian problemas de raíz económica.

En resumen,  la economía funciona como otras ciencias, y como en otras, hay una multitud de problemas abiertos y discrepancias con las predicciones de los modelos. Si en una ciencia se pudiera predecir todo, ya no habría razón para seguir investigando.

 

ImportanciaSociologos
La importancia de los sociólogos

 

Notas

1. No conozco críticas análogas de la derecha intelectual a la economía, tal vez porque no es tan activa en blogs.