Obligación legal de Energías Renovables no Convencionales

R. Fischer

Una de las buenas noticias en el sector eléctrico (han habido bastante en los últimos meses luego de varios años de malas noticias) es que el ingreso de ERNC ha sido natural, en base a costos, a diferencia de muchos países en que ese ingreso responde a los subsidios, lo que eleva los costos del sector para la sociedad. Podemos verlo en la figura siguiente, proveniente del Informe Systep del Sector Eléctrico de Enero 2015:

GeneraciónERNCyObligación legal

La obligación legal es la línea negra, y es esa la que gatilla un subsidio implícito, pues las generadoras deben pagar USD30 por MWh de energía por debajo de  ese límite. Claramente el límite se ha sobrepasado con creces, y la entrada de ERNC se debe en gran parte a que son rentables sin subsidios.

También es notable la entrada de solares, la que aumentará rápidamente con el gran número de proyectos en construcción. Otra sorpresa son las centrales a biomasa, que podrían transformar a Celulosa Arauco en el tercer generador del pais. Es posible que la regla de 20/25, que se veía ajustada, pueda convertirse en 20/20 sin intervención legal.

Algunas fuentes ERNC, como la solar o eólica, son intermitentes o discontinuas, lo que es una desventaja. Pero si se dispone de un sistema de transmisión robusto (que tiene, además, ventajas de competencia al facilitar la entrada), es posible usar las centrales de embalse de la zona centro sur para acomodar estas variaciones.

Más aún, se podría exigir que futuras centrales de pasada tengan  pequeños embalses (con capacidad para generar desde algunas horas a un día)  de manera de poder contribuir a amortiguar las variaciones diarias de la generación solar, además de las  variaciones de más corto plazo de la generación eólica.

Tal vez esto tranquilice a los que se oponen a la intervención de ríos, pues no solo generarían energía renovable y limpia, sino que complementarían generación solar y eólica.

 

Sobre un detalle de la Agenda pro Crecimiento

R. Fischer

No he estudiado en detalle la Agenda pro Crecimiento anunciada ayer, así que no puedo comentarla. Sin embargo, un detalle de la propuesta me trajo un recuerdo.  La propuesta, que incluye una componente de innovación, considera que más de un cuarto de los recursos estarán destinados a ENAP.

PozopetroleroChercan1
Pozo petrolero Chercan 1. Una escena poco común en Chile.

En si mismo esto no es necesariamente malo (dependiendo de como se usan los recursos), pero me recordó un punto que hacen  Noland y Pack en un artículo publicado en un libro de la serie Banco Central, Análisis y Políticas Económicas del Banco Central. En el artículo examinan las políticas industriales de Japón, Taiwan y Corea del Sur, países que supuestamente representan  cómo se deben realizar  estas políticas. Señalan que en Japón:

“… the declining sectors of agriculture, forestry, fishing, and coal mining typically account for 90 percent or more
of direct on-budget subsidies in the period after 1955,..”

Más aún, el cuadro No. 2 del artículo muestra que el sector minero y carbón recibió subsidios equivalentes a un 10,74% (1968), el 14,76% (1976) y el 8,08% (1984) de la inversión realizada en esos sectores.

En Japón se usaron subsidios de desarrollo productivo para apoyar industrias moribundas. Me recuerda al subsidio a ENAP, que casi no tiene hidrocarburos ni futuro.

Una mina de oro japonesa abandonada2
Una mina de oro abandonada en Japón. ¿Cuántos subsidios de desarrollo productivo habrá recibido?