Variacioncompensada's Blog

La Economía y sus críticos

enero 20, 2015
Dejar un comentario

R. Fischer

Hace algún tiempo apareció un artículo algo irónico escrito por sociólogos sobre la estructura interna de la economía académica. A su vez, un un blog de izquierda intelectual comentó el artículo y sugirió que la supuesta superioridad de la economía entre las ciencias sociales –reflejada en sus salarios– era de alguna manera artificial. El artículo generó más de quinientos comentarios, lo que demuestra la sensibilidad que provoca el tema entre las otras ciencias sociales. La mayor parte  –tal vez el 90%– de los comentarios eran totalmente negativos sobre la economía como ciencia y sobre los economistas. Este  episodio me dió la idea de escribir una nota sobre la visión crítica de la izquierda intelectual sobre la economía.1

ElEconomistaDesnudo

El Economista desnudado por los sociólogos

Los críticos

Desde la crisis de 2008, existe una corriente crítica a la economía, al menos como se practica y se enseña en las universidades. En Europa existe un movimiento, iniciado por estudiantes franceses, para que en las universidades se enseñe una nueva economía, o alternativas olvidadas y a las que la academia les presta poca importancia. Recientemente apareció la revista electrónica Real World Economics Review que publica trabajos en esa línea. En nuestro departamento, , por petición de los estudiantes, disponemos de cursos opcionales que incluyen otras formas de mirar la economía. En este trabajo intentaré analizar algunas de las críticas y explicar por qué creo que muchas de ellas están erradas y que se podrían hacer críticas similares a ciencias que pensamos ciencias duras.

No es la primera vez que se plantean alternativas a la economía convencional. En los 80 se creó el Santa Fé Institute. Prometía revolucionar la economía, que según sus proponentes, usaba conceptos anticuados que debían ser reemplazadas por herramientas matemáticas distintas y el enfoque de sistemas complejos. Desde entonces, el  Instituto ha hecho algunas contribuciones, pero nada remotamente a la altura de las promesas originales. En el caso de la revista francesa, los artículos que he mirado me han parecido o convencionales –y semi-interesantes–, o críticas simplonas (como este artículo: “Demand Theory is Founded on Errors”, J. Barzilai).

¿De dónde viene la pasión contra la economía? Una parte es política: hay personas a las que no les gustan los resultados a los que llegan los economistas (la “dismal science” de Carlyle). Tal como hay gente que no cree en la teoría de la evolución por razones religiosas, hay quienes se oponen a la economía porque sus conclusiones chocan con creencias ideológicas. Otra oposición tiene una raíz política: proviene de quienes desconfían de los técnicos y creen que todas las opiniones tienen el mismo valor para determinar cómo se deben hacer políticas públicas. Por último, hay quienes rechazan que los economistas se olviden del proceso y solo miren los resultados. Adam Smith escribió que el panadero no prepara el pan por buena voluntad hacia los compradores sino por egoísmo. Para estos críticos nada bueno puede salir del egoísmo, y no aceptan que “no importa si el gato es blanco  o negro: lo que importa es que cace ratones” (Deng Hsiao Ping).

Las críticas

Con esta introducción, veamos algunas de las críticas a la economía como ciencia. Primero, su falta de capacidad predictiva. Se da el ejemplo de la inhabilidad para predecir la crisis de 2008, o las dificultades para predecir la actividad económica de mediano plazo. Efectivamente, la macroeconomía no tiene esa capacidad predictiva, y los macroeconomistas pueden cometer errores enormes, como en 2008.

Economistas sobreviven

La crisis de 2008 y los economistas

 

Sin embargo, en plazos cortos, de uno a tres meses, las equivocaciones son pequeñas y han mejorado en el tiempo, salvo en el caso de quiebres (como en 2008). Podemos compararla con la geofísica y la meteorología, cuyos anuncios el año pasado de un 2014 normal en lluvias solo se cumplió en la zona centro sur, mientras se mantuvo la sequía de Rancagua al Norte. Asimismo, las predicciones meteorológicas detalladas apenas alcanzan una semana con cierta seguridad. Pero no se critica a ambas ciencias por su incapacidad para predecir en plazos más largos (y eso que no dependen de decisiones de gobiernos que se mueven erráticamente por razones políticas). Además, esta crítica olvida que en  microeconomía se puede predecir los efectos de aranceles, de impuestos específicos, de monopolios, colusión, de distintos mecanismos de protección del crédito, de leyes laborales, entre muchos otros.

Otras críticas se centran en la falta de realismo de los supuestos básicos de la economía. Tiene poco realismo, opinan, suponer que los  consumidores maximizan utilidades o que sus decisiones son racionales. Pero todos quienes han hecho cursos de mecánica recordarán la primera Ley de Newton: un cuerpo mantiene una velocidad constante mientras no sea alterado por una fuerza externa. ¿Es esto un supuesto realista? Pese a ello permite entender el mundo y analizar fenómenos simples pero importantes, así como construir modelos más complejos sobre esa base conceptual. Es ésa la forma en que se deben entender los principios económicos.

GalbraythyEconomistas

Respuestas y conclusión

Esto no significa que la economía académica no tenga defectos: muchas investigaciones son mediocres. Pero esto es algo que ocurre en, creo, todas las ciencias. Y la economía académica responde: hace algunos años se criticaba que las revistas publicaban demasiados trabajos teóricos, y basta abrir una buena revista para notar el cambio. Otra crítica era la dificultad para reproducir los resultados de trabajos publicados: ahora las mejores revistas exigen que los datos y metodología estén disponibles en un sitio público. Otra respuesta a las deficiencias de la economía como ciencia es la economía experimental (de laboratorio y de campo). Otra línea nueva es la economía del comportamiento, que intenta explicar el comportamiento de individuos que toman decisiones que no parecen racionales. Por último, la economía conversa bien con la sociología y las ciencias políticas, que han adaptado parte de su metodología. En Investigación de Operaciones y Ciencias de la Computación también se estudian problemas de raíz económica.

En resumen,  la economía funciona como otras ciencias, y como en otras, hay una multitud de problemas abiertos y discrepancias con las predicciones de los modelos. Si en una ciencia se pudiera predecir todo, ya no habría razón para seguir investigando.

 

ImportanciaSociologos

La importancia de los sociólogos

 

Notas

1. No conozco críticas análogas de la derecha intelectual a la economía, tal vez porque no es tan activa en blogs.


Un momento (mini-) eureka

noviembre 23, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

A veces uno hace conexiones entre ideas y conceptos y siente deseos de gritar “eureka”, como lo hizo Arquímedes, al salir corriendo desnudo desde la tina donde había descubierto su famosos principio.  Cada vez tengo menos momentos de ese tipo (aunque ciertamente nunca comparables a los Arquímedes), probablemente porque el cerebro tienden a anquilosarse con el paso del tiempo.

Arquimedes

Eureka

El otro día tuve un mini-eureka. Estaba leyendo el capítulo 31, sobre Maquinaria, de los Principios de Ricardo, para el curso de Historia del Pensamiento Económico que he dictado los dos últimos semestres. En la tercera edición del libro, Ricardo señala que debe corregir un error que había cometido: haber apoyado la doctrina de que la introducción de maquinaria era beneficiosa para todos los grupos sociales,  terratenientes, capitalistas y trabajadores. Ahora Ricardo desea corregir esta idea, porque aunque los terratenientes y capitalistas se benefician, descubre que es posible que los trabajadores se vean perjudicados por la introducción de maquinaria.

El ejemplo de Ricardo

Lo interesante es que el argumento no tiene ninguna relación con la idea de desempleo tecnológico, como los ludditas. Su idea es distinta y la presenta de la siguiente forma. Un capitalista con un capital de £20.000 es al mismo tiempo capitalista campesino y de manufacturas. De su capital, £7.000 están invertidos en capital fijo (edificios, implementos, etc), y los restantes £ 13.000 representan el capital circulante (trigo y  otras necesidades) que permite mantener a los trabajadores hasta la cosecha. Se cosechan £ 15.000, por lo que obtiene utilidades de £2.000, es decir el 10% de su capital.  La producción bruta es de  £15.000 y la neta de £2.000.

Al año siguiente el empresario decida destinar la mitad de los trabajadores a construir una máquina. Les paga a los trabajadores la suma de £13.000 y les vende trigo y otras necesidades por el mismo monto. ¿Pero, que pasará el próximo año? Dado que  solo la mitad de los trabajadores de dedicó a la  agricultura se obtiene solo la mitad  de la producción de trigo y otras necesidades. Dado que el valor de la máquina sería de  £7.500 y el valor del trigo y otros productos agrícolas también sumaría  £7.500, el capitalista estaría tan bien como antes (obtendría un 10% de rentabilidad sobre su capital). Habiendo retirado sus utilidades de £2.000, el nuevo capital de trabajo sería de solo  £ 5.500 y por lo tanto el resto de los trabajadores es redundante.; no hay como pagarles, porque el capitalista no dispone ya del capital circulante necesario para mantenerlos. Con la ayuda de la máquina, ahora el valor de la producción bruta es de £ 7.500, lo cual permite mantener el capital circulante de £5.500, y entregarle al capitalista los £2.000 que requiere como retorno a su capital de £ 20.000. Es decir, los perjudicados por la inversión en maquinaria son los trabajadores, porque ahora el capitalista empleará menos de ellos.

SteamMachine

Antigua máquina a vapor

Claramente el ejemplo funciona, pero ¿qué significa?

Eureka

Durante muchas lecturas anteriores tuve dudas sobre cómo debe interpretarse este ejemplo, hasta que el miércoles por la noche se me ocurrió lo que estaba pasando.  El problema no es de maquinaria, sino de sobreinversión, en el sentido de los austriacos y su teoría de la crisis. Cuando hay sobreinversión, sube el precio de los medios de subsistencia en relación a los bienes de inversión. Esto ocurriría con la máquina de Ricardo, ya que cae la demanda por su producción dado que las personas deben destinar una mayor proporción de sus ingresos a los bienes de subsistencia.1 Esto frena la inversión y aumentan los recursos destinados a medios de subsistencia, con lo que se vuelve al equilibrio.

Según los austriacos, sin la intervención de bancos (que pueden reducir artificialmente la tasa de interés, proveyendo señales erróneas al público) o del gobierno, los desequilibrios de inversión se resuelven rápidamente, al subir el precio relativos de los medios de subsistencia en relación a los bienes de inversión.

HornosAceroGranSaltoAdelante

Hornos de acero en el campo durante el Gran Salto Adelante

Los ejemplos más claros de este tipo de sobreinversión que calzan con la idea de Ricardo son los casos de industrialización forzada en la Unión Soviética, que mató a millones de Kulaks y otros campesinos de Ucrania, y el Gran Salto Adelanto chino, que mató a decenas de millones de chinos durante fine de los 50 y principios de los 60. En ambos casos la economía fue forzada a sobreinvertir (en China la orden era producir acero en todas partes, por lo que en muchos villorrios fundían las herramientas para poder alcanzar las cuotas de mal acero). Por lo tanto, no se produjeron los suficientes medios de subsistencia, llevando a hambrunas atroces. ¡Ricardo lo habría predicho!

HambreduranteGranSaltoAdelante

Niño hambriento durante el Gan Salto Adelante

Notas

1. Dada la demanda de Ricardo, en que los trabajadores solo consumen medios de subsistencia y las demás clases consumen solo manufacturas, esto no ocurre, pero es un esquema muy artificial.


Problemas chinos

julio 20, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

P. Krugman publicó una columna con razones para temer que China está en graves problemas debido a sus desequilibrios económicos, con demasiada inversión y muy consumo, una situación inusual (en China el consumo es menor que la inversión).

Shanghai01

Shanghai de noche

Krugman usa el antiguo modelo de Lewis en que hay una zona rural con muchos trabajadores que solo producen para la subsistencia. A medida que crecen el sector moderno de la economía, va sacando trabajadores del sector rural, pero por lo mismo no suben los salarios. Esto significa que la acumulación es muy rápida y que hay poco consumo. Para que este esquema funcione, tiene que haber algún sector comprador: los países importadores y el sector inversión.

ChinesePeasant

Campesino chino

Es un tema que ha preocupado a muchos comentaristas (en mi caso aquí, acá y acullá). pero a mayoría de ellos piensa que habrá una evolución natural hacia más consumo y menos inversión, a medida que se reduzca el sector de baja productividad rural, y los salarios comiencen a subir. Krugman teme que esto sea difícil, porque la economía china está demasiado desequilibrada, debido a políticas de gobierno tendientes a mantener el esquema de altas tasas de inversión.

En realidad, es una pregunta abierta si la economía china puede adaptarse rápidamente. Tiendo a pensar que si, pero sin demasiada convicción. Una parte del ajuste es fácil,  porque a medida que aumenten los salarios, los exportadores de bienes de consumo pueden redireccionar sus productos hacia el mercado interno. Es más difícil determinar si la industria de bienes de inversión puede redireccionarse. Por ejemplo, ¿podrá achicarse la industria de la construcción-inmobiliaria (que ha creado ciudades fantasmas y más ciudades fantasmas)? Si esa industria entra en problemas, los bancos siguen. Eso es lo que teme Krugman.

En todo caso, la respuesta se conocerá pronto.


John Kay: la industria bancaria en los países desarrollados

junio 27, 2013
1 comentario

R. Fischer

En una columna reciente, Kay tiene esta frase:

“The primary function of any bank is to secure the savings of small depositors and the continued operation of the payments system. But these objectives have been secondary, not even to the demands of shareholders – bank shareholders have incurred heavy losses – but to the provision of extraordinary levels of pay for the most senior employees.”

Recién fueron publicadas las grabaciones de llamadas telefónicas entre altos ejecutivos del Anglo Irish Bank, durante la crisis de 2008. Estos ejecutivos le mienten al supervisor bancario sobre la extensión de la insolvencia del banco, y se ríen de la credulidad del público. Es decir, Kay tiene toda la razón.

Es por eso que una Comisión Parlamentaria en el Reino Unido propuso penas corporales par banqueros que anteponen sus intereses personales a los del banco que dirigen.

Tal vez en materia bancaria la competencia excesiva sea demasiado peligrosa, como N. Inostroza, F. Ramirez y yo mostramos en un trabajo reciente.