Trucos presupuestarios

Algún estudioso de la economía política debería analizar los trucos presupuestarios que usan los gobiernos. No desde el punto de vista de catalogarlos o ver que se puede hacer para elimiinarlos, sino para entender su lógica. Después de todo a los mercados normalmente no se los engaña y cuando un país, o gobierno regional o local hacen trampas, el mercado debería poder detectarlas. Por lo tanto, los trucos no parecen obedecer al deseo de mejorar las condiciones de financiamiento del gobierno sino a otras motivaciones, por ejemplo a confundir a la opinión pública del país o de otros países.

Un ejemplo: las concesiones como mecanismo para evadir restricciones presupuestarias o de balance de activos. Incluso en un país tan sofisticado como el Reino Unido, aparentemente la razón para la expansión del program de PFI, de asociaciones público-privadas, respondía más al interés de realizar inversiones públicas respetando la letra, pero no el espíritu, del acuerdo presupuestario europeo (de Maastricht), que a las ventajas intrínsecas de las concesiones.

En los Estados Unidos, el Financial Times recoge el caso de los estados, muchos de los cuales pasaron leyes que obligaban a mantener presupuestos equilibrados para luego quebrantarlas en forma inmediata:

Year by year, governments complied with balanced budget rules and other supposed constraints by creating quasi-government agencies that could borrow, by selling and leasing back buildings and other assets, by bundling future years’ lottery proceeds, and other manoeuvres.

En realidad los políticos tienen poco respeto por el intelecto de los votantes. Y cuando, como ahora, llega la crisis y todas estas obligaciones encubiertas salen a la luz, lo votantes tienen razón en sentirse engañados.

Recetas médicas

Una de las preguntas que deben hacerse los viajeros a países tropicales es por qué es necesario uan receta médica para ser inoculados contra enfermedades tropicales. ¿Cuál podría ser el motivo para una receta médica? ¿Será por el peligro que representan para la salud? No parece ser el caso, porque al ir al vacunatorio con la receta, es necesario contestar un cuestionario con preguntas que seguramente son las que indican la posibilidad de riesgo.

La impresión de este blog es que este es otro ejemplo del deseo de los médicos de intervenir en todas las decisiones de salud, dejando a los demás ciudadanos sujetos a sus decisiones. Los ejemplos sobran: la oposición de los oftalmólogos a los optometristas (los tecnólogos médicos que recientemente fueron autorizados a recetar lentes están más sujetos a los médicos), el hecho que por años las medicinas no incluyeran instrucciones de uso y las medidas que propone el actual Ministro para controlar la obesidad, el tabaquismo, etc.

Sin ser libertario, este blog estima que los médicos tienen demasiado poder sobre la autonomía de las personas. Individuos adultos deberían ser autorizados a meter la pata informadamente. El paternalismo médico –representado por el actual Ministro– es enfermante.