Variacioncompensada's Blog

Malas leyes | enero 29, 2012

R. Fischer

En un artículo apreccido hoy en La Tercera, Axel Bucheister critica, con mucha razón a los parlamentarios que aprobaron unánimemente dos leyes: la que condena a los conductores por haber bebido cantidades ínfimas de alcohol y la que elimina de los registros de deudores impagos perdona a los deudores que acumulan menos de $2.5 millones en deudas.

No siempre estoy de acuerdo con Bucheister, pero en este caso es una vergüenza como los parlamentarios son incapaces de disentir de leyes mal pensadas y populistas (debo aclarar que creo que otras partes de la ley Harboe tienen méritos).

Primero, el tema del alcohol y conducir, un tema que he tratado en el pasado. Las personas que causan accidentes no son las que toman una cerveza y conducen –por eso en la mayoría de los países esto no es impedimento para conducir– sino las personas que toman mucho y conducen. Es el tipo que se toma tres,  cuatro o más tragos en una fiesta y luego conduce imprudentemente el que provoca  muertes y heridos. Al aprobar esta ley, en vez de reducirse el problema de los accidentes relacionados con el alcohol, éstos probablemente van a aumentar –claramente los provocados por el conductor que sin una cerveza habría chocado y ahora tiene el choque con una cerveza encima, va a aparecer como un accidente causado po el alcohol, la que no tiene nada que ver con su accidente—.

Mucho más importante es un segundo efecto de la Ley.  Al haber muchos más detenidos por un delito tonto (manejar con una cerveza), el delito más serio de tomar varios tragos y conducir se desdibuja y la justicia comienza a considerarlo inaplicable. Los jueces se ajustan a las leyes y cuando les parecen tontas, hacen lo posible por no aplicarlas. En tal caso,  la Ley ha perdido su legitimidad. Actualmente a todos les parece legítimo castigar a alguien por conducir bajo la influencia del alcohol, pero cuando se baje el límite esto va a parecer ilegítimo y el público se verá tentado a violar la ley. Esto sin considerar las posibilidades de corrupción que ofrece una Ley poco legitimada por el público.

Al perdonar a los deudores de menos de $2.5 millones, se está convirtiendo en una tradición los perdones de este tipo. Ya se hizo antes una vez, y puede ocurrir que el público se acostumbre a estas amnistías de deudores. Esto eliminaría el acceso al crédito de los pequeños deudores, porque nadie paga si no se castiga el no pago, y si nadie paga, no se dan préstamos.

 

 

 

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: