Variacioncompensada's Blog

LACEA-LAMES | noviembre 13, 2011

R. Fischer

No he tenido mucho tiempo los últimos días, debido a la Conferencia de Economía LACEA-LAMES. Fueron tres días de muchas sesiones en la U. A. Ibañez, que organizó la Conferencia. Se trataron una cantidad inmensa de temas, desde la educación a la crisis en Europa. Desde teoría económica pura hasta experimentos. Además, me sorprendió encontrar muchos ex alumnos de nuestro programa de Magister, ahora con doctorados y trabajando en la academia. Describiré algo sobre las sesiones a las que asistí, aunque no alcanza ni a una fracción pequeña del total de trabajos presentados.

Trabajos que encontré muy interesantes fueron los de Angrist sobre la ineficiencia de los colegios de excelencia en los EEUU, que contradicen, al menos a primera vista, lo que pienso (en el futuro escribiré como creo que puede compatibilizarse el estudio de Angrist con mis creencias sobre los colegios de excelencia). En la misma sesión Victor Lavy mostró como cambia el patrón de estudio de los adolescentes en los kibbutz de Israel cuando cambia el sistema de impuestos, desde un sistema de tipo comunista en que todos los ingresos de las personas van a un fondo común, a un sistema en que las personas conservan un 60% de los que ganan. Aumenta en un 10% el ingreso a las universidades desde los kibbuts (aparentemente un efecto enorme en el área de la economía de la educación). Casi todo el efecto de debe a un aumento en la tasa de ingreso de los hombres provenientes de familias con bajos niveles educacionales. Aparentmente el ingreso propio es menos importante en las decisiones de la mujeres, y en el caso de los jóvenes provenientes de familias más educadas la educación universitaria es casi una obligación, por lo que la tasa tampoco cambia.

Bengt Holstrom dió una excelente presentación de su idea de que la liquidez en los mercados financieros es fruto de la ignorancia, y que cuando hay más información en los mercados aumenta la desconfianza y la liquidez desaparece. Lo que, entre paréntesis, no le parecía tan mal a Holstrom.

En historia económica, las presentaciones de Williamson, McCloske y Nye fueron todas interesantes, especialmente por la discusión que hubo después. McCloskey, que considera que las virtudes bueguesas fueron esenciales para el desarrollo económico a partir del comienzo del siglo XIX, comparó ese período en Inglaterra con la experiencia China que, con la misma capacidad tecnológica a fines del siglo XIII, no fueron capaces de entrar en una etapa de crecimiento sostenido. Nye habló sobre la unificación fiscal de Francia en el siglo XVII, medida a través del número de juicios por brujería. Según Nye, él gobierno central se oponía es estos juicios, por lo que su reducción a lo largo del siglo es una medida del creciente poder de Paris en el Reino.

Inmediatamente después, Jean Tirole hizo la Jacob Marchak Lecture, en la que mostró el efecto que tiene el tranching de los activos financieros sobre la liquidez en los mercados. El tranching, es decir la división de un activo financiero en una parte segura y una no segura, permite asegurar la transacción de la parte segura, pero hace más compleja la transacción de la otra parte, debido a su mayor riesgo. Conectó este efecto con la charla de Holmstrom, con quien colabora a menudo.

También fui a una sesión sobre economía del crimen en la que me gustó un trabajo de Rafael Di Tella sobre el efecto del uso de brazaletes electrónicos sobre la tasa de reincidencia de los criminales, Si se compara con la tasa de reincidencia después de una estadía en la cárcel, la tasa de reincidencia es un 40% menor. Tenemos que ir hacia el uso de brazaletes en la justicia, porque además de reducir la reincidencia, es de mucho menor costo y es más humano como castigo.

Falté a la primera sesión del sábado (había salido con antiguos amigos a los que veo solo en estas conferencias), lo cual fue una lástima, porque las sesiones se veían muy interesantes. En todo caso, pude llegar a la sesión de Mullaynathan (de Harvard) sobre el comportamiento de los pobres. Fue una buena presentación, pero no entusiasmó a los economistas, que encontraron que eran obvios los resultados principales. Por ejemplo, experimentos que muestran que la capacidad de razonamiento de las personas es limitada. Por lo tanto, si están hambrientos, o si están recargados de trabajo, no piensan correctamente sobre otros temas. Tampoco me pareció muy interesante la noticia de que las personas prestan más atención a los precios de los productos, cuando son más pobres.

Los trabajos contribuidos son –como siempre– variables, con algunos muy buenos y otros mediocres. Como habían muchas sesiones paralelas, era fácil equivocarse y terminar en una francamente mala. Sin embargo quedé muy bien impresionado por un trabajo de Joaquin Coleff sobre los efectos ambiguos de reducir el costo de ejercer garantías por fallas de productos de consumo. Cuando el costo de ejercer la garantía baja mucho, la calidad del producto puede bajar y el precio podría incluso subir.

En resumen, una excelente conferencia organizada por Andrea Repetto y la U. Adolfo Ibañez.

Anuncios

Publicado en Economia

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: