Una reunión de académicos

R. Fischer

En vista de la situación en la Facultad, el decano convocó a una reunión de académicos. Asistieron sesenta, lo que es un número importante para una reunión de esa naturaleza y muestra la preocupación de la Facultad por el paro.

Como siempre, las opiniones son a favor de terminar el paro, pero las opiniones difieren en cómo lograrlo. Mientras unos quieren que los académicos publiquen una declaración en ese sentido y desean confrontar a los dirigentes estudiantiles, quienes apoyan a los estudiantes están por aceptar cualquier cosa que pidan a cambio de dejar caer el paro. Esa posición algo abyecta me molesta en forma personal, pero hasta el Decano la apoya bajo el argumento de que enfrentar a los estudiantes puede ser peor,

Mientras oía esto se me ocurrió proponer un paro contra los estudiantes, pero tal vez mis colegas pensarían que es una frivolidad….

Una académica joven tuvo un idea que nos pareció buena: ella ha ofrecido a un examen a los estudiantes que lo deseen , y luego hará uno para los que siguen en paro. Así no se perjudica a la minoría que esta a favor de terminar el semestre, pero no se hace obligatorio interrumpir el paro. Decidí adoptar la propuesta en mi curso.

Un último punto: es casi imposible negociar con los dirigentes estudiantiles debido a la estructura de asambleas en que toman decisiones. Por lo tanto, aunque muchos dirigentes desean abandonar un paro si fin (en ambos sentidos), no encuentran como hacerlo. Esto muestra la irresponsabilidad de los dirigentes, que están dispuesto a sacrificar una institución con el fin de movilizarse por movilizarse.

Alguien mencionó el triste rol del Rector (y del Senado) en todo esto. Han enfatizado tanto el rol público de la Universidad de Chile, en desmedro de otros temas, que los estudiantes le toman la palabra pensando que su paro tendrá algún efecto. En esto los estudiantes muestran poca perspectiva –después de todo, casi nadie sabe del paro–.

Democracia, el voto y las minorías

R. Fischer

En el Financial Times de hoy aparece la siguiente frase sobre el golpe en Egipto:

“The mistake on all sides in the Middle East has been to confuse democracy with the ballot box. It is not enough that leaders submit themselves for periodical elections. Democracy demands a commitment to pluralism, the submission of the powerful as well as the weak to the rule of law, protections for minorities and respect for cultural and ethnic difference.”

Pienso que esto también debe aplicarse en la Universidad. En nuestra Dacultad, el derecho de la minoría a estudiar se ve conculcada por una mayoría que quiere impedírselo, porque así son menos costosos los paros y movilizaciones. Como queda claro del texto citado, el hecho de tener una mayoría de los votos no es suficiente para ser una democracia.

Razones para terminar el paro en la Facultad

R. Fischer

Ayer escribí sobre el consenso académico en la Facultad sobre la necesidad de terminar el paro. Los motivos son diversos:

1.  Hay que suspender el paro porque le hace daño al movimiento estudiantil. Estos académicos, que apoyan todas las demandas del movimiento estudiantil, observan como el movimiento se desprestigia y pierde apoyo. Prefieren un sistema de clases con horarios protegidos, semanas de reflexión y otras formas de actividad que no generen tantos anticuerpos. También notan el daño que le provoca el paro a la Universidad de Chile y el prestigio que pierde en la sociedad externa.

2. Hay quienes no comparten los objetivos del movimiento estudiantil, o comparten solo una versión limitada de éstos, por lo que el paro es puro costo para la U. . Para ellos, el costo para la Universidad de desviar su atención de lo que debe hacer en su rol académico es lo más importante. Además, incluyen el costo de perder atractivo para futuros estudiantes de alto potencial, que no querrán asistir a una universidad donde cada vez son más comunes los ataques feroces de grupos sectarios —incluyendo el CEI— contra los que no piensan como ellos. Están dispuestos, a regañadientes, a aceptar un sistema de horarios protegido, semanas de reflexión y otras peticiones.

3. Un tercer grupo de académicos, buena parte de los cuales apoyan al movimiento estudiantil, temen que el paro eche a perder sus planes para asistir a conferencias, hacer trabajo de campo en el verano, o que temen que sus evaluaciones docentes sufran porque estarán ausentes cuando se reanuden las clases. Esto revela una actitud contradictoria y egoísta de aquellos apoyan el movimiento estudiantil, pero como decía Deng XiaoPing, “no importa si el gato es blanco o negro, mientras cace ratones”, por lo que  acepto su oposición al paro, independientemente de sus motivos.

Una reunión de académicos

R. Fischer

Mi colega Leo Basso  convocó a una reunión de académicos para discutir sobre la situación de la Facultad. La idea era que una reunión presencial sería menos agresivo que los intercambios de correos, en los que se pasa rápidamente al enojo y a la descalificación. Durante las dos horas de la reunión se plantearon muchas posiciones, pero al final la que primó fue que solo hay una cosa en la que todos estamos de acuerdo: el paro debe terminar.

Las razones son muchas: algunos porque creen que le hace mal al movimiento estudiantil (esos son los más de izquierda), otros porque creen que le hace daño a la Universidad, un tercer grupo porque durante el verano viajan a realizar sus trabajos de investigación y el paro podría impedírselo. En algunos caso se mezclan todos estos motivos. Nos preguntamos como convencer al CEI, pero ahí afloró nuestra dificultad par enviar un mensaje consensuado. Los de izquierda están por dar un mensaje de apoyo a todo lo que piden, pero sin paro. Yo, y supongo que algunos otros, pedimos el ceso del paro sin condiciones.

Quedamos en reunirnos con estudiantes el lunes. Ojalá ayude.

Como mantener un paro por mucho tiempo

R. Fischer

El Centro de Estudiantes de Ingeniería nos explica como son las reglas de votación para continuar el paro:

“estimados:

solo para aclarar la situación del estatuto:
– Una votación es valida si existe un 40% de quorum
– si no se alcanza el 40%,la votación se valida si la opción alcanza el 20% del total del universo votante.”
Es decir, basta con que un 20% de estudiantes acuda a votar a favor del paro para que este se mantenga en forma indefinida. La Facultad está casi vacía: muchos estudiantes de provincia se han ido a sus regiones y el costo de asistir a votar es demasiado alto para ellos. Para la mayoría de los estudiantes, el paro consiste en quedarse en sus casas sin mucho que hacer y dándole la razón a los que piensan que es mejor que sus hijos no estudien en la U.
Los estudiantes opuestos al paro –normalmente apolíticos, lo que no tiene nada de malo– están complicados por un problema de coordinación: les cuesta organizarse para ir a votar. Con eso cuenta nuestro ingenioso CEI, de manera de mantener el paro por mucho tiempo con un porcentaje minúsculo de los votos.
Quienes diseñan estos procedimientos son los mismos que se oponen al binominal por ser poco democrático. Si, como yo, estamos de acuerdo con eso, ¿no deberíamos también estar de acuerdo en criticar los procedimientos del CEI? Además, los procedimientos son acordados en asambleas manejadas por pequeños grupos organizados, que actíuan en forma poco democrática.
¿Quién creería, después de haber pasado por la experiencia de estas asambleas,  que una Asamblea Constituyente dará origen a una constitución que represente a la ciudadanía y no los intereses de pequeños grupos organizados?