Programas sociales en el Reino Unido

El Reino Unido está en un proceso de racionalización de las ayudas fiscales. La idea es que en vez de la multitud de programas que benefician a una person que necesita ayuda, estos se consoliden. Así no ocurriría que una madre soltera, que además tiene una inhabilidad, etc, reciba distintas fuentes de ayuda sino que todas se funden en una y se les aplica una prueba de ingreso, para determinar el monto total a subsidiar.

La idea parece interesante. En Chile no se consolidan los subsidios, y hay poca fiscalización. Esto es particularmente problemático en casos de parejas no casadas en que la pareja trabaja pero no se declara como parte de la familia, por lo que se reciben los subsidios pese a tener ingresos “familiares” que pueden ser relativamente altos. No queda claro como esas situaciones se podrían fiscalizar, pero son bastante injustas para otras familias más honestas. Además, se transforma en un desincentivo al matrimonio, pues se pierden los beneficios al casarse. Gracias a Marginal Revolution.

Nuevas regulaciones suizas

Después del susto que pasaron los suizos con sus bancos, que estuvieron con muchos problemas durante la crisis (y son tan grandes que es imposible para la economía suiza rescatarlos), el gobierno promueve medidas para asegurarse que esto no se repita. Para ello, están proponiendo que el capital mínimo de los bancos sea sustancialmente mayor. Por ejemplo, los bancos no podrán tener menos de un 10% (en dos tranches de 4.5% y 5.5%) de capital propio (common equity). Sobre esto, y dependiendo del tamaño y los activos del banco, éstos podrían tener que poner hasta un 9% de reservas y capital adicional. Las nuevas reglas significan que los Bancos tendrán que capitalizarse con emisiones de acciones, utilidades retenidas y reducción de cartera, la que podría ser bastante significativa.

El problema es que si los bancos son más resistentes, en buena medida esto se debe a que pueden prestar menos, lo que va a elevar el costo de los préstamos. A su vez, si estas recomendaciones se propagan, la cantidad de crédito disponible será menor, por lo que los niveles de actividad también lo serán. Tal vez es bueno, como dirían los austríacos.