Variacioncompensada's Blog

La distribución de la inteligencia

febrero 28, 2015
2 comentarios
Nota: Este artículo lo escribí en 5/9/2014, pero se me olvidó revisarlo y publicarlo. Esto lo advertí hoy, cuando escribía sobre el mismo tema y quise citar esta nota.

R. Fischer

En mi clase de hoy decidí chocar un poco a los alumnos, y les recordé una frase del Rector Zolezzi de la Universidad de Santiago de hace pocos días. El rector dijo (no tengo la cita precisa) algo así como:

“las políticas que apoyamos en materias de educación están basadas en nuestra firme creencia que la inteligencia está uniformemente distribuida en las distintas capas sociales.”

El punto –le dije a los alumnos– es que no hay ninguna evidencia para la afirmación rectoril, y la ciencia apunta en la dirección opuesta. Zolezzi puede ser un creyente, pero no está pensando este tema como académico.

El error del Rector

El rector se equivoca si consideramos el efecto combinado de los siguientes factores. Primero la heritabilidad de la inteligencia, que es de entre el 45 y el 80%.1 Segundo, que en general, personas más inteligentes tienen mayores ingresos a lo largo de su vida.2 Veamos como funciona el mecanismo.

Supongamos que tenemos una distribución totalmente igualitaria en la generación 0, y que la inteligencia congénita se distribuye según una distribución normal. Esta generación se educa en forma totalmente igualitaria. El resultado del proceso educativo debería ser una amplificación (o al menos no un decrecimiento) de las diferencias de inteligencia congénita. Es decir, los más inteligentes (en promedio, ya que hay varianza debido a suerte, u otras variables que afectan la relación entre inteligencia y nivel educacional) alcanzan mayores niveles educacionales si están sujetos a la misma calidad de la educación. Dado que la educación aumenta los ingresos, la generación 0 se distribuye de manera que los más inteligentes tienen, en promedio, mayores ingresos.

Otro elemento importante en el modelo es el “assortative mating”, es decir que las parejas tienden a tener niveles educacionales similares.3 Por lo tanto, los más ricos, educados e inteligentes se casan entre sí y esto se repite en otros grupos diferenciados por nivel de ingreso.

Y como la inteligencia es parcialmente hereditaria, sus hijos –generación 1– tendrán niveles de inteligencia correlacionados positivamente con los de los padres. Por lo tanto en los grupos de más altos ingresos habrá proporcionalmente más jóvenes de la generación 1 que son inteligentes que en los grupos de menores ingresos.

Recapitulando

Partimos con el caso extremo de individuos con los mismos ingresos pero distintos niveles de inteligencia. Les aplicamos la misma calidad de educación, y el resultado es una diferenciación de ingresos asociados a inteligencia. Dado que la generación 1 hereda la inteligencia de los padres, habrá una proporción mayor de jóvenes de la generación 1 inteligentes en los grupos de mayores ingresos. Solezzi se equivoca.

Esto no significa que no hayan muchísimos jóvenes inteligentes en los grupos de menores ingresos. El análisis es probabilístico y solo dice que si uno se restringe al 10% de mayores ingresos (por ejemplo), la distribución de inteligencia de ese grupo en la generación 1 estará desplazada a la derecha comparada con la misma generación en un grupo de menores ingresos. Pero puede haber mucho traslapo entre ambas distribuciones, y por lo tanto muchas personas brillantes en estos grupos. Uno de los principales desafíos de las políticas educacionales debería ser detectarlos y ayudarlos a aprovechar esos talentos.

Notas:

1. Ejemplos: M Trzaskowski1, J Yang, P M Visscher and R Plomin, Molecular Psychiatry 2014, Davies (y muchos otros) Molecular Psychiatry 2011, B. Devlin, Michael Daniels & Kathryn Roeder, Nature 1997, Deary (y muchos otros), Nature 2012, entre muchos. Ver también el artículo de Wikipedia sobre Heritability of IQ.

2. La evidencia en este tema es bastante más escasa pese a lo intuitivo de la idea. O. Ashenfelter y Rouse (NBER 1999) muestran que los efectos pasan a través de la educación, es decir que si se incluye el nivel educacional (que si impacta en ingreso), la inteligencia no tiene efecto adicional. Pero Watkins, Pu-Wai y Canivez (Intelligence 2007) muestran que la inteligencia impacta positivamente los resultados académicos, así que igual la inteligencia afecta los ingresos futuros. Judge, Hurst y Simon (2009, Journal of Applied Psychology) muestran que la inteleigencia está positivamente asociada al ingreso (y también a tener deudas). Zagorsky (Intelligence 2007) encuentra una relación directa entre inteligencia e ingreso, y también la posibilidad de tener problemas financieros.

3. Ver por ejemplo, Pencavel (1998, American Economic Review) o F. Torche (Demography 2010).

 


Sobre la posibilidad de elegir

julio 6, 2014
Dejar un comentario

R. Fischer

En mi último posteo escribí que, contra una opinión común, la ubicua obesidad en los niños de familias de ingresos bajos significa que estas familias tienen capacidad de elección escolar. Es decir, sus ingresos son suficientes para destinarlos a copagos para que sus niños vayan a colegios que perciben como mejores que los  municipales. Impedir esa elección, como quiere hacer este gobierno, es una forma de paternalismo burgués, que cree que las personas de menores ingresos no tienen o no deben tener capacidad para elegir.1

Varias personas han criticado mi inferencia al deducir que porque hay niños obesos, sus padres tienen la posibilidad de destinar recursos a educación. Mis críticos creen que la mayor tasa de obesidad en los estratos de menores ingresos es inevitable, consecuencia de la presión social para consumir y otros vicios de la sociedad capitalista moderna.

Estoy de acuerdo en que la sociedad capitalista moderna promueve hábitos que conducen a la obesidad.2 Pero esto ocurre solo si las familias son pasivas, y prefieren las soluciones fáciles a sacrificarse por sus hijos.

Si una familia tiene niños obesos, esto significa que existe la posibilidad de darles menos alimentos. Esto sería sano para ellos y ahorraría dinero para su educación. Por supuesto, actuar de esta forma es difícil, y muchos padres menos dedicados prefieren satisfacer las necesidades inmediatas de los niños, dándoles pan cuando lo piden, o comprándoles bebidas azucaradas. Otros padres, con el mismo ingreso, están dispuestos a soportar un mal rato con sus niños por el beneficio futuro de menor obesidad, y destinar los recursos a una mejor educación. Este sacrificio hay que valorarlo y premiarlo.

Manzana o hamburguesa

¿Cuántas manzanas se pueden comprar con una hamburguesa?

Y es eso lo que el gobierno quiere prohibir al eliminar el copago.

Notas

1. Además, como escribe Francisco Gallego en La Tercera, los padres que desean sacrificarse por sus hijos encontrarán otras formas de destinar recursos adicionales a su educación, si se prohibe el copago. Es lo que ocurre en Corea del Sur.

2  En realidad ni esto es tan cierto, porque conozco pocos shows de televisión en que se promueve la obesidad, y más bien las figuras ideales del espectáculo son delgadas,

 


Peña se equivoca

julio 4, 2014
Dejar un comentario

R. Fischer

“Cada vez que aumenta la libertad, disminuye la equidad,…”
(Helia Molina, Ministra de Salud)

 

Carlos Peña escribió una carta hoy en el Mercurio sobre la importancia de acabar con el copago. Según él, con eso se anula la diferencia de cuna. Creo que el rector de la UDP, con cuyos artículos normalmente estoy de acuerdo, yerra totalmente en su carta, así como en su columna del domingo pasado.1 La eliminación del copago aumentará la desigualdad de cuna. El motivo es simple, como lo señalé en un posteo reciente: los colegios con copago funcionan como un puente entre los colegios particulares pagados y los colegios gratuitos y al eliminarlos, las diferencias sociales aumentan.2

Carlos Peña

El rector Peña

En su carta, Carlos Peña señala que lo que desea evitar es que las diferencias en la renta familiar se reproduzcan en la escuela. Pero eso es un error  de escala: las diferencias sociales que importan no son aquellas entre niños que van a escuelas con copago y quienes van a colegios municipalizados, sino las diferencias entre niños que asisten a colegios que reciben subvención y los que asisten a colegios particulares pagados. Como no hay propuestas para eliminar estos últimos colegios, el efecto de eliminar el copago solo conduce a un aumento en la desigualdad de cuna relevante: la que hay entre quienes pueden pagar un colegio particular pagado y los demás.

 

 Preocupación de los padres y copago

La carta contiene otro error de análisis, que el rector Peña comparte con la Ministra de Salud citada en el epígrafe.3 Según la ministra, las personas de menores recursos no pueden elegir. Eso puede ser verdad en un país en que esas personas están cerca de morir de hambre, pero me parece menos válida en Chile, un país en que la obesidad infantil es un problema generalizado.

Obesidad1

Cuando hay recursos para McDonalds, hay recursos para un copago.

Aunque existen paquetes de pobreza extrema que efectivamente no tienen posibilidad de elección,  esos afectan solo a un 5% de la población y deben ser tratados con instrumentos especiales. La ubicuidad de la obesidad infantil implica que el resto de la población si tiene posibilidades de destinar recursos a la educación de sus hijos.  Los pocos casos que no pueden hacerlo no justifican introducir una medida que afecta al  85 – 90% de la población, quitándoles la posibilidad  de sacrificarse en favor de sus hijos.

Porque de eso se trata el copago: es un sacrificio voluntario de los padres en favor de sus hijos, reduciendo su ingreso de libre disponibilidad para destinarlo a mejorar la educación de éstos. Hay padres menos dedicados pueden gastar esos recursos de formas más gratificantes en el corto plazo, pero deberíamos aplaudir a quienes se esfuerzan por el bienestar de sus hijos y no eliminar la posibilidad de que lo hagan.

 

El copago ataca la desigualdad de cuna

Si realmente deseamos atacar la desigualdad heredada, algo con lo que concuerdo, lo que se requiere es aumentar los recursos público en educación, pero esto sin eliminar el copago. Se debe invertir en mejorar la calidad de los profesores (un problema enorme, pero que no podría cubrir en este artículo), y aumentar la subvención escolar, sin discriminar entre tipos de colegios. Estas medidas elevan el piso de la educación, reduciendo la desigualdad. También significaría crear una competencia real a la educación particular pagada, donde radica la diferencia de cuna que preocupa al rector Peña.

VarianzaConySinCopagocrop

¿Cuál esquema tiene más desigualdad: con o sin copago?

 

Para que este esquema funcione correctamente, debe existir un buen sistema de supervisión de la calidad, imparcial, y que asegure la confianza de los padres en un nivel de calidad mínima (mucho más alto que el actual) de los colegios, independientemente de su tipo.

 

 Conclusión

Ya tuvimos la experiencia de la PSU, que bajo el pretexto de ser un mecanismo para reducir las desigualdades, tuvo el efecto (totalmente predecible) contrario. Eliminar el copago está de moda en nuestra intelligentsia, pero es otro error que aumentará la desigualdad  en nuestra sociedad.4 Si se desea reducir la desigualdad de cuna, se debe mejorar la calidad de los profesores, aumentar los recursos destinados a subvenciones escolares, y preservar el copago.

 

 

Notas

1. En mi contabilidad personal de columnas de C. Peña, estimo que estoy en desacuerdo con un 20%, muy de acuerdo con un 30%,  hay un 20% que tiene ideas o argumentos notables y novedosos, y el resto responde a una comprensible falta de inspiración en alguien que debe idear un nuevo tema cada semana. Desde mi punto de vista, es el columnista más interesante de nuestra escena.

2. Se podría argumentar, como lo hizo mi coautor E. Engel, que se elimina el copago pero se elevan las subvenciones escolares y que eso reduciría las diferencias con el sistema particular pagado. Ese razonamiento olvida que las diferencias serían aún menores si se mantiene el copago al tiempo que se aumentan las subvenciones.

3. Otro punto raro de la carta de Carlos Peña es que escribe

“Hacer esfuerzos por transitar desde una sociedad contributiva (en la que uno recibe en educación, salud o pensiones tanto como aportó) a una sociedad en que algunos bienes básicos se independicen de esa contribución y dependan, en cambio, de la condición de miembro de la comunidad política, no es asegurar igualdad de resultados, sino evitar que la herencia se repita y la sombra de la cuna se extienda hacia toda la trayectoria vital de las personas.”

Pero esto, aunque suena bello,  es contradictorio. Si aseguramos exactamente lo mismo a todos en las dimensiones relevantes de la vida, estamos ante un caso de igualdad de resultados. Si, independientemente de nuestros esfuerzos, los resultados son los mismos en las dimensiones importantes de la vida (pensiones, salud, o educación), porque el gobierno se encarga de neutralizar todos las recompensas de los esfuerzos de las personas, que sentido tiene hacer sacrificios? En particular, si las personas reciben todas la misma pensión, independientemente de su contribución, estaríamos frente a un nuevo impuesto a las personas, y en tal caso, ¿porque no eliminamos las contribuciones y los reemplazamos por más impuestos?

Si, por el contrario, no se desea asegurar igualdad de resultados, sino de un piso mínimo que la sociedad asegura a sus miembros, la discusión es sobre cuál debería ser el nivel del piso mínimo. Pero esto no es lo que Peña escribe en su carta.

4. Es la misma intelligentsia  que envía a sus hijos a colegios particulares  o, queriendo ser más consistente, al Liceo Manuel de Salas, que  tiene un costo similar al de un colegio particular.

 


Piketty debe admirar las AFPs

mayo 31, 2014
Dejar un comentario

R. Fischer

Mientras volvía a casa esta tarde vi un afiche político criticando las AFPs. Eso me hizo pensar en los retornos de las AFPs, las jubilaciones que reciben sus cotizantes y en lo difícil que es comparar el sistema de pensiones privadas con el sistema de reparto del pasado. Seguí reflexionando sobre este tema y recordé algo que había leído sobre el famoso economista francés Piketty (cuyo libro no he leído).

CapitalPikettyCover

Piketty y otros economistas han demostrado que la desigualdad ha crecido fuertemente en los países desarrollados. En su libro Piketty cree que eso es una consecuencia inevitable del capitalismo. Esto se debería a que r > g, es decir, que la tasa de interés que recibe la riqueza es superior al crecimiento de las economías (tengo serias dudas sobre la validez de su argumento).

El sistema de AFP se basa en los recursos acumulados por un trabajador a lo largo de su vida en un fondo que se invierte en bonos, acciones y otros papeles financieros, por lo que su retorno debería ser del orden de r.  En un sistema de reparto, en cambio, las pensiones deben crecer a una tasa similar a g, pues no pueden crecer más rápido que la economía.

Según ese razonamiento, el ahorro de los trabajadores en un sistema de tipo AFP debería conducir a  mejores retornos para los trabajadores que un sistema de reparto, considerando cotizaciones iguales. En consecuencia, debería ser más efectivo en reducir la desigualdad que un sistema de reparto. Por eso, supongo que Piketty debe recomendar este tipo de sistemas de pensiones para todos los países.

ProtestasantiAFP

No deben haber leido a Piketty.

PostScript

Use el buscador sobre una copia electrónica del libro, y aunque Piketty reconoce que la rentabilidad de los fondos de pensiones es mayor que la de la economía, no deriva la evidente conclusión: un sistema de reparto es inferior, en términos de retornos a los trabajadores, a un sistema de reparto, y reduce la desigualdad entre capitalistas y trabajadores. Es raro.


Educación y paternalismo

mayo 19, 2014
Dejar un comentario

R. Fischer

NicolasEyzaguirre

El Ministro de Educación pensando por los padres

Hoy en El Mercurio, Carlos Peña mostró lo paternalista que es el Ministro de Educación con los padres que tienen hijos en colegios con financiamiento compartido (de copago en adelante). Este análisis defectuoso y simplista alimenta las propuestas del gobierno en materia educacional. Son argumentos que repiten los columnistas que apoyan al gobierno. Ayer en La Tercera se lee:1

“El rendimiento en las pruebas Simce no mejora con el nivel de copago (Anand, Mizala y Repetto, 2009), lo que buscan los padres mediante el financiamiento compartido es un mayor status (Raczynski, Salinas, Hernández y Latz, 2010). “

Para mostrar lo equivocado de esa frase,  el mismo trabajo de Raczynski et al  muestra que los padres tienen claro que es  un buen colegio:

“Por lo que me habían dicho no era un buen colegio, por la conducta de los niños, la disciplina. (…) La gente comentaba y uno igual veía en los niños la mala conducta””

“(Una mala escuela) es donde no hubiera control de los niños. Que no se preocuparan de sus entradas y salidas y comportamiento de los chicos, que no se reciba a cualquiera (…) los que andan haciendo maldades, que toman por los parques, con sus mochilas haciendo desorden, a gritos y después viene la patrulla a buscarlos y todos tomados, curados…Una escuela sin control” 

“(Una buena escuela) que se preocupa, y si no están, porque no llegaron, llaman a la casa para saber porque no están si es por enfermedad…esa preocupación”

“Para mí una buena escuela es que tienen que ser buenos profesores, que estén atentos a lo que necesitan y que le avisen a uno esas cosas. “Entonces, para mí un buen colegio es eso, que estén siempre en contacto con los papás” 

Una buena escuela es aquella donde yo veo que mi niña aprende, que es lo principal. Veo que mi niña está aprendiendo”

“Por ser si esta mal en un ramo, la alumna pueda ir a reforzamiento en la tarde, para que superen la nota, la suban más”

Si leemos la monografía de Raczynski  et al, se advierte que las razones para elegir un colegio de copago son perfectamente razonables: i) más disciplina, ii) valores, iii) preocupación del colegio por los padres, iv) mejor enseñanza, y otros motivos semejantes. No es, como comenta el Ministro, por el color de pelo.

Otro error es concluir que, porque los mejores resultados del SIMCE  de colegios con copago se pueden explicar por el status socioeconómico de los padres, no existirían más motivos que la segregación para poner a los hijos en colegios de copago. El SIMCE mide solo algunas variables que los padres consideran importantes en la educación de los hijos y que podrían explicar sus elecciones de colegio. El SIMCE no es la biblia de la calidad de la educación, porque omite la disciplina, el aprendizaje de hábitos de trabajo y estudio, los valores adquiridos en la escuela, acaso el inglés o las actividades extracurriculares.

El problema de la desigualdad de los recursos

Un segundo tema de la reforma es el de la desigualdad de los recursos educacionales. El gobierno pretende eliminar los colegios con copago porque ello aumentarían las diferencias entre los distintos estratos. Pero ese argumento omite a los colegios particulares pagados, que atienden a algo así como un 7% de la población. La pregunta es: ¿eliminar los colegios con copago (haciendo que todos los colegios que reciben subvenciones tengan los mismos recursos) reduce  o aumenta la desigualdad de recursos en los colegios? Un gráfico puede explica mejor el punto que deseo hacer:

VarianzaConySinCopagocrop

Las dos distribuciones de gasto educacional

 

La figura de la izquierda representa la situación actual y la derecha representa el caso en que ya no existen los colegios con copago. No es claro cual de los esquemas tiene mayor desigualdad. Si esta se mide por la varianza del gasto, la única simulación que ensayé –con datos muy simplificados — me dio mayor desigualdad bajo la propuesta del gobierno.2

Ahora bien, no he demostrado que siempre aumente la desigualdad del gasto con la propuesta del gobierno; solo mostré que esto puede ocurrir con valores razonables de los parámetros. No creo que sea un resultado válido en forma general. Para tener más certeza, habría que usar información que posee el ministerio de educación sobre la distribución de cobros de los colegios.

No es válido argumentar que la propuesta del gobierno aumentaría el gasto por estudiante, por lo que en la figura de la derecha es necesario elevar la curva horizontal, reduciendo así la desigualdad. Una alternativa es aumenta el gasto estatal por estudiante al tiempo que se permite el copago, con lo que se volverían a tener los dos casos que muestra la figura. No hay ninguna razón para no elevar el gasto de gobierno y permitir el copago, salvo la ideología, por lo que este argumento no es válido.

Conclusión

Personas inteligentes están convencidas que los padres y madres eligen colegios  por esnobismo, sin advertir que existen causas válidas que los motivan.  Tampoco es evidente que la desigualdad de recursos caiga al eliminar los colegios de copago. Esto muestra el extremo de ideologización en que hemos caído.

Nota

1. En ánimo de transparencia, Eduardo Engel es mi coautor y una persona a quién admiro. No es un especialista en educación, lo que podría explicar la frase citada.

2. Supuse que un 38% de los jóvenes iba a colegio municipal con un gasto por estudiante de $60.000/mes, un 55% iba a colegio municipalizado, con gasto por alumno uniforme entre $70.000 y $160.000/mes y que el 7% restante iba a colegios particulares pagados, con un gasto por alumno uniforme entre $200.000 y $500.000/mes. La alternativa es un gasto uniforme de $60.000/mes para todos, salvo los que asisten colegios particulares pagados. En este caso, la varianza aumentó al pasar del sistema actual al propuesto.


Equidad horizontal y el FUT

mayo 18, 2014
Dejar un comentario

R. Fischer

La equidad vertical que persigue el gobierno se consigue aumentando los impuestos a quienes tienen mayores ingresos. Esto en si mismo, no requiere eliminar el FUT: se pueden elevar los impuestos a las empresas y cerrar los forados del FUT. El argumento para eliminar el FUT es que no hay equidad horizontal, pues los trabajadores dependientes que tienen altos ingresos no pueden retrasar el pago de sus impuestos, a diferencia de los que tienen empresas y FUT. Por lo tanto, pagan más impuestos, pese a tener el mismo ingreso: no hay equidad horizontal.

Es interesante examinar por lo tanto cuántas son las personas potencialmente afectadas por la falta de equidad horizontal. Por definición, esto solo podría aplicarse a quienes tienen una tasa marginal de más del 25%, porque los demás pagarán menos que la futura tasa de las empresas, que será de 25%.

TABLA DE IMPUESTO GLOBAL COMPLEMENTARIO VIGENTE PARA EL AÑO TRIBUTARIO 2014

Tabla del impuesto global complementario de 2013

Calculemos entonces la tasa efectiva que pagan distintos grupo. Para ser comparables, debemos considerar que las personas de ingresos altos ahorran usando instrumentos que reducen sus impuestos. Mi supuesto es que las personas que están en la tasa más alta ahorran el APV completo (unos $14MM/año), que los que están en el grupo inmediatamente inferior  ahorran la mitad del APV y que el grupo con tasa de 30.4% no usa el APV para ahorrar. Esto, pese a que tienen ingresos que están sobre el 90% de la población, pero así refuerzo mi argumento.

TaxPaidcrop2

Tasa de impuesto pagado distintos grupos correspondienttes a categorías de la tasa marginal.

Se pueden discutir los supuestos y se trata solo de un ejemplo, pero lo que es claro del cuadro es que si los trabajadores dependientes usan el APV para ahorrar, su tasa de impuestos no es diferente de la que pagarían las empresas bajo un impuesto de primera categoría de 25%.

Concluyo que los trabajadores dependientes que pagan más del 25% (y que por lo tanto sufren de inequidad horizontal) deben tener ingresos superiores a $73MM al año  (haciendo los cálculos, una persona con ese ingreso que aprovecha el APV paga 24.2% como tasa total). Es decir, son personas que están en la tasa marginal del 40% del global complementario.

Conclusión

¿A dónde va mi argumento? Solo unas 24.000 personas tenían un global complementario superior al límite del 40%, es decir, menos del 1% de los contribuyentes. Muchos de ellos tienen empresas  y por lo tanto la inequidad horizontal no les afecta.1 Por lo tanto, quíenes son afectados por la inequidad horizontal representan menos del 1% de los contribuyentes. 

Concluyo que el argumento para eliminar al FUT se basó en que bastante menos de un 1% de los contribuyentes se veía afectado por la inequidad horizontal. Raro que se experimente con un cambio tan radical para proteger a un grupo pequeñisimo de contiribuyentes de altos ingresos.

Notas:

1. El hecho que solo 24.000 contribuyentes declaran ingresos superiores a  $ 73MM muestra que el FUT, e impuestos internos tienen importantes forados. Esto es un escándalo, porque hay un número muy superior de familias que consumen a tasas que los pondrían en este grupo. Entre el mecanismo de renta presunta y la falta de supervisión eficiente del consumo se omiten decenas de miles de contribuyentes de altos ingresos. Estos consumen más que el límite de la tasa del 40%, pero no pagan los impuestos que deberían. Esto debería corregirse eliminado y mejorando la supervisión del SII, pero no es un argumento para eliminar el FUT.

 


Sobre la Reforma Tributaria

abril 14, 2014
Dejar un comentario

R. Fischer   Escribir sobre la reforma tributaria es una osadía, dado lo poco que conozco en materia impositiva. Sin embargo, tal vez la opinión de un observador que no es experto tributario, pero si microeconomista, tenga algún valor. Creo que en la reforma hay tres aspectos  claramente distinguibles:

  1. ¿Deben subir los impuestos pagados por los sectores de mayores ingresos?
  2. ¿Cómo deben subir los impuestos para no provocar daños económicos?
  3. ¿Qué hacer con los nuevos recursos?

BacheletImpuestos

¿Deben subir los impuestos?

Me parece razonable que suban, aunque no me queda claro si debe ser tanto como lo desean los que proponen el alza impositiva. Existe un segmento del grupos de mayores ingresos –especialmente entre los de muy altos ingresos– que paga mucho menos de lo que debería, mientras otros con ingresos menores  pagan una proporción mayor de sus ingresos. La inequidad horizontal en un sistema de impuestos reduce su aceptabilidad social. En principio sería posible aumentar lo que paga el segmento de más altos ingresos sin aumentar las tasas, permitiendo satisfacer la presión por un aumento del gasto social. En nuestro actual esquema impositivo hay mucha elusión y evasión mediante mecanismos que distorsionan la asignación de recursos. Estas características no son particulares de Chile: también en países desarrollados existe una multitud de trucos similares. Por otra parte, una parte de lo que los proponentes del aumento consideran elusión es simplemente un traspaso de ingresos de un momento del tiempo a otro, es decir, una forma de ahorro que no debería ser penalizada. Por lo tanto las cifras de elusión que se muestran exageran la importancia de  ésta.

¿Cómo subir los impuestos?

En mi inexperta opinión, un sistema impositivo conceptualmente limpio y elegante tiene ventajas sobre un sistema que incluso en su inicio requiere ajustes para no provocar excesivas distorsiones  económicas, en particular sobre la inversión. Es más fácil corregir un sistema con un fundamento lógico: solo se requiere voluntad política. Durante el gobierno anterior hubo un intento –sin demasiado entusiasmo– por cerrar algunos de los forados que tiene el FUT, pero enfrentó a un lobby de abogados tributaristas y contadores. Como tenía poco apoyo del gobierno, al poco tiempo se abandonó el intento. El actual gobierno tiene los votos y la voluntad para cerrar esos y otros resquicios en el sistema impositivo actual, con lo que se habría obtenido el mejor de los mundos: las ventajas de un sistema bien concebido, habiendo corregido sus problemas.

PineraImpuestos

De la época en que Piñera pensaba en aumentar impuestos

Desde ese punto de vista el sistema con base devengada (y sin FUT, en consecuencia) me parece peor. Esto se advierte al observar el tipo de ajustes que hay que hacerle para reducir su impacto sobre la inversión. Pese a ello, los problemas del nuevo sistema no siempre tienen respuesta. Son intrínsecos a este sistema impositivo. Veamos:

  1. Es necesaria la depreciación acelerada para no castigaren exceso la inversión. En principio no me gusta la depreciación acelerada (es una distorsión pro inversión), pero en el sistema antiguo no era una necesidad, sino un agregado que se podía eliminar sin efectos graves. Ahora en cambio, esto es absolutamente necesario. Además, tenemos el problema que las empresas con poco capital (de servicios o de innovación), no van a poder hacer esos descuentos. Y en ese grupo debe estar la mayoría de las empresas.
  2. En las sociedades con participación de minoritarios, esto tendrán que pagar impuestos aun sobre dividendos no distribuidos. Si no se corrige (y no se me ocurre como hacerlo), habrá una mayor concentración de la propiedad accionaria. Nota posterior: Debo corregir este punto, porque me han explicado que el impuesto sobre los dividendos no distribuidos lo paga la empresa, por lo que el problema que menciono no ocurre (aquí se advierte mi incompetencia en el tema)..
  3. En el caso de las AFP, el problema es que incluso los trabajadores de bajos ingresos pagarán el 35% sobre las utilidades devengadas de las inversiones en empresas chilenas. Las inversiones en fondos mutuos tendrán el mismo problema.
  4. Una parte importante de los recursos acumulados en las sociedades bajo el FUT corresponden a ahorros para la vejez de profesionales. El que no paguen impuestos ahora se corregirá cuando jubilen y retiren esos recursos para vivir mejor cuando ancianos. Bajo el nuevo esquema estas personas no podrán ahorrar sin pagar los impuestos del momento en que ganaban más en sus vidas. Esto genera inequidad horizontal en el tiempo.
  5.  Las empresas deberán acudir más frecuentemente a los bancos porque tendrán menos financiamiento a partir de utilidades acumuladas. Los bancos son caros y no  siempre otorgan crédito en buenas condiciones a las Pymes.
  6. Las empresas tendrán una estructura cargada hacia deudas en vez de patrimonio. Esto debería traducirse en una economía menos robusta y más sensible a cambios en las condiciones externas.

Deben haber muchos otros problemas que aparecerán con el tiempo. El tema es que todas estas complicaciones son inherentes al nuevo sistema impositivo, y para corregirlas /si se puede) habrá que hacerle ajustes. Y con eso tendremos un esquema tributario complejo, lleno de regla raras que se aplican en algunos casos y sin un principio rector claro. Y al final, es probable que haya más formas de elusión que bajo el sistema actual. Es lo que sucede en los países con este tipo de sistemas impositivos.

¿Qué hacer con los nuevos recursos?

Si el lector revisa este blog, sabrá que la gratuidad me parece un serio error. Perjudicará a la sociedad (por una mala asignación de los recursos educativos); a las universidades del Estado, ya que lo importante será el apoyo del gobierno para conseguir recursos y no la calidad académica;, y a la equidad, pues recibirán universidad gratuita quienes podían pagar por ella.

ContraReforma

Un volante de la UDI contra la reforma

Es una transferencia importante desde la sociedad a los más ricos. Después de todo, casi todos los jóvenes del último quintil van a la universidad, por lo que se verán beneficiados. Es difícil de creer que un número similar perteneciente a los otros quintiles asista a la universidad. Además, en la actualidad, los jóvenes de segmentos más desventajados tienen acceso a subsidios para costear sus estudios. Por lo tanto los jóvenes del 20% más rico –o sus familias– serán los más beneficiados. Si de mi dependiera, usaría los recursos para aumentar el gasto en educación preescolar y escolar en forma inteligente.


Otero y la inteligencia

enero 9, 2014
2 comentarios

R. Fischer

Me pareció extraña la reacción de la opinión pública ante el comentario de M. Otero (quien no es uno de mis favoritos) al declarar que los hijos de madres solteras tendrían peores resultados en las pruebas de inteligencia. En particular, me parece rara las críticas provenientes de gente de izquierda, que por consistencia deberían apoyar el planteamiento.

M_Otero

Digo esto porque en el debate sobre si la genética o el entorno (nature vs nurtture) es el factor más importante, la izquierda le ha dado más peso al entorno. Es por eso que hay programas para ayudar a los niños en condiciones vulnerables, por ejemplo, de manera de que su rendimiento escolar no se vea afectado por condiciones del entorno. Y justamente uno de los factores que se considera en la definición de vulnerabilidad es si la familia tiene como jefe de hogar a una madre soltera.

Muchos estudios muestran que el entorno afecta los resultados en pruebas de inteligencia. Por ejemplo, un Review de Nature:

“Variations in intelligence and brain structure are heritable, but are also influenced by factors such as education, family environment and environmental hazards.” (Gray and Thompson, “Neurobiology of intelligence: science and ethics”, Nature Reviews in Neuroscience, 5, 471-482 (June 2004)

Entro otros hechos, la pobreza afecta el rendimiento en los tests de inteligencia (Nisbett, Richard E.; et al , “Intelligence: New findings and theoretical developments”, American Psychologist, Vol 67(2), Feb-Mar 2012, 130-159; Debbie A Lawlor et al, “Early life predictors of childhood intelligence: evidence from the Aberdeen children of the 1950s study”  J Epidemiol Community Health 2005; 59: 656-663, entre muchos). Y sabemos que las familias encabezadas por madres solteras tienen menores ingresos que las familias con padre y madre.

Por lo tanto, en principio se debería esperar peores resultados en los tests de inteligencia. No he visto estudios que hayan encontrado una dependencia explícita entre inteligencia y el hecho de ser madre soltera, pero parece dificil pensar en un mecanismo mediante el cual ser hijo de madre soltera compense los efectos sobre las mediciones de inteligencia debidos a los menores ingresos de esas familias.

Lo sorprendente del caso es que Otero tenía una interpretación “de izquierda” de la evidencia de los estudios sobre la inteligencia, pero fueron ellos los que más lo atacaron.


Hume, ¿el primer socialdemócrata?

noviembre 12, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

DavidHume

David Hume, 1711-1776.

David Hume, quién vivió en el siglo XVIII, tiene el siguiente párrafo en su ensayo sobre El Comercio (Ensayos morales, políticos y literarios):

“It will not, I hope, be considered as a superfluous digression, if I here observe, that, as the multitude of mechanical arts is advantageous, so is the great number of persons to whose share the productions of these arts fall. A too great disproportion among the citizens weakens any state. Every person, if possible, ought to enjoy the fruits of his labour, in a full possession of all the necessaries, and many of the conveniencies of life. No one can doubt, but such an equality is most suitable to human nature, and diminishes much less from the happiness of the rich than it adds to that of the poor. It also augments the power of the state, and makes any extraordinary taxes or impositions be paid with more chearfulness. Where the riches are engrossed° by a few, these must contribute very largely to the supplying of the public necessities. But when the riches are dispersed among multitudes, the burthen feels light on every shoulder, and the taxes make not a very sensible difference on any one’s way of living.”

“Add to this, that, where the riches are in few hands, these must enjoy all the power, and will readily conspire to lay the whole burthen on the poor, and oppress them still farther, to the discouragement of all industry.”

Trataré de traducirlo en forma libre, intentando preservar sus ideas. Hume escribe que tal como es valioso para un país disponer de muchas artes mecánicas (es decir, actividades de manufacturas e industrias), también es ventajoso que haya un gran número de personas que reciben los productos de esta industria. Una diferencia demasiado grande entre los ciudadanos debilita los Estados.  Toda persona, en lo posible, debería gozar los frutos de su trabajo, permitiéndole adquirir sus necesidades básicas, así como también cosas que le dan confort y comodidad a la vida. Nadie puede dudar que esa igualdad es la más adecuada a la naturaleza humana y que reduce mucho menos la felicidad del rico de lo que le añade a la del pobre.

Esta mayor igualdad aumenta el poder del Estado, y facilita el pago de los impuestos. Cuando la riqueza está concentrada en unos pocos, éstos pocos son los que más deben contribuir a solventar las necesidades públicas, y se opondrán a éstos. Cuando la riqueza está distribuida entre la multitud, esta carga se siente como algo muy leve, y los impuestos no alteran la calidad de vida de las personas.

Además, cuando la riqueza se concentra en pocas manos, elles ostentarán todo el poder, y conspirarán para traspasar toda la carga a los pobres, oprimiéndolos aún más y desanimando todos los esfuerzos para mejorar su situación.


Más sobre el crecimiento en China, y lo que significa para Chile

julio 23, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

Hace poco escribí un comentario sobre un artículo de Krugman que analizaba los problemas que enfrenta china debido a su exceso de inversión. Según Krugman, en China han comenzado a subir los precios del factor trabajo, por lo que no se puede continuar con la política de promover la inversión y es necesario rebalancear la economía hacia más consumo. Según Krugman,  esto podría ser difícil, y en tal caso el mundo está en problemas.

Shanghai2

Shanghai Tower

En un articulo hoy en el Financial Times, Yukon Huang afirma que Krugman está equivocado, Según el autor, China está siguiendo la estrategia de Japón, Taiwan y Corea para evitar la “Trampa de los Ingresos Medios” que ha afectado a los países latinoamericanos y les ha impedido alcanzar el desarrollo. También esos países asiáticos comprimieron el consumo hasta que alcanzaron altos niveles de ingreso y solo entonces rebalancearon sus economías hacia más consumo.

Dado un rápido crecimiento generado por altas tasas de inversión y ahorro en el trío de países asiáticos, las personas percibían un aumento en su bienestar pese a que solo percibían una fracción pequeña de los frutos del crecimiento, y no estaban descontentas. Solo más tarde se relajaron las restricciones y se permitió que los ciudadanos pudieran recibir una fracción mayor del producto nacional. Es una explicación del desarrollo de esos países que me parece razonable. Sin embargo, me pregunto si el mundo tiene la capacidad de absorber la producción de una China que sigue ahorrando a tasas tan elevadas, ya que China es mucho mayor que Japón.

¿Porqué no podemos usar esta estrategia de crecimiento en América Latina? Creo que la dificultad es que debido a nuestra abundancia de recursos naturales, la distribución de riqueza es mucho más desigual. Por lo mismo, las presiones redistributivas son mayores, y esto significa consumir más y por lo tanto rebalancear nuestras economías demasiado temprano, con lo que la fase de crecimiento rápido se detiene. Es lo que está pasando ahora en Chile.1

MineraEscondida

Minera Escondida

¿Y porqué no nacionalizar los recursos naturales para así reducir la desigualdad? Ahí los problemas de incentivos asoman su cabeza: una economía con muchas empresas de recursos naturales estatales –especialmente en democracia– va a ser ineficiente,  por lo tanto también crecerá menos. Nuevamente, no salimos de la trampa de ingresos medios.

DistIngresos

Desigualdad de ingresos

Creo que hay solo dos posibilidades para un país como Chile. La primera es que los líderes políticos del próximo gobierno le mientan a la población y retrasen el proceso redistributivo que han prometido por una media década. Es el tiempo necesario para que Chile alcance el umbral de ingresos de un países desarrollado, a tasas de crecimiento similares a las actuales.

Alternativamente, el gobierno podría usar la misma política, pero siendo sincero: y convenciendo al país que el desarrollo implica una alta tasa de ahorros y que la redistribución solo podrá tener lugar en los mismos cinco años. Prefiero esta alternativa, pero ¿osaría algún gobierno hacerlo? De otra forma, es posible que sigamos en la trampa de ingresos medios por mucho tiempo  con el costo que eso significa para el futuro.

Nota:

1. El FUT, por ejemplo, es un fuerte incentivo al ahorro y la inversión. Eliminarlo significa crecer menos en el largo plazo y por lo tanto contribuye a la Trampa de los Ingresos Medios. Una alternativa es la de A. Velasco: eliminar la distorsión que significa ser un préstamo sin interés del Fisco que tiene el FUT actual, cobrando por el préstamo implícito que contiene. Pero lo que China tiene (y Japón, Corea y Taiwan tenían) son subsidios aún más importantes a la inversión. Es decir si se quiere seguir la estratega de esos países debería mantenerse algo como el FUT –eliminando los trucos por los que el FUT permite consumir sin pagar impuestos–.


Página siguiente »