Nuevo túnnel de San Gotardo

El nuevo túnel de San Gotardo es el más largo del mundo, con sus 57 kilómetros. El túnel permitirá reducir en 50 minutos el tiempo de viaje entre Suiza y Milán, a un costo de US$ 21 mil millones. Esta cifra aparentemente no incorpora el costo financiero de los 17 años que tardó su construcción ni los siete años adicionales que tomará dejarlo listo para su uso, por lo que el costo real puede ser muy superior. Ya existía un túnel en San Gotardo, construido hace más de un siglo, y que era uno de los túneles más largos del mundo. Pero el nuevo túnel tiene una capacidad mucho mayor de carga, y cambiará el transporte en Europa: los Alpes ya no serán una barrera para la carga.

Desde hace años se discute la idea de un túnel de ferrocarril de baja altura que nos conecte con Argentina. La conveniencia para Chile de un proyecto de esa naturaleza es mucho menor que para Argentina y en general para los países del Atlántico, pues nuestra capacidad de generación de carga hacia el Atlántico es mucho menor que la de los países trasandinos. La idea del túnel, si no requiere subsidios del Estado (chileno), explícitos o implícitos, es buena, y tendría un gran efecto sobre el continente. Las cargas de soya a oriente podrían salir por ahí, así como muchas otras. El impacto en Chile sería principalmente a través de la mayor actividad en los puertos y los menores costos de exportación a los países del Atlántico.

Límite de edad para votar

Los cardenales jubilan a los 75 80 años, y ya no pueden elegir papas. Los obispos y arzobispos deben dejar sus cargos a la misma edad (con la notable excepción del Obispo de Roma). En la justicia, los miembros de la Corte Suprema deben abandonarla a los 75 años, y los demás jueces deben hacerlo cuando más jóvenes.

En universidades como la de Chile, se jubila a los 65 años (aunque algunos, aprovechando deficiencias en el estatuto, pretenden seguir en sus puestos por más tiempo). En el caso de los profesores que siguen prestando buenos servicios, se los recontrata a cargo de su Departamento original, pero sin las obligaciones contractuales de un cargo de planta en la Universidad.

Estos ejemplos nos indican que por diversos motivos, los organismos estiman que la edad puede transformarse en un factor que afecta la calidad de los servicios que proveen esas personas. En la universidad, donde la creación y la capacidad de adquirir nuevos conocimientos es esencial, el límite de edad es más bajo que en los cargos en que se toman decisiones, por lo que la experiencia es importante (en el caso de jueces y autoridades eclesiásticas).

Por el contrario, en el caso de las votaciones no existe un límite de edad para votar, sin que exista ninguna razón para pensar que el votante promedio de más de 75 años mantiene mejor sus capacidades intelectuales que obispos, jueces o profesores universitarios de esa edad. Más bien ocurre lo contrario, debido a que no ha tenido el ejercicio intelectual de personas que han estado en los cargos anteriores. Es común que un anciano mantenga ideas anquilosadas y egoístas que benefician a su grupo de edad a costa del resto de la sociedad, especialmente los más jóvenes. En muchos casos, su percepción del mundo bordea la paranoia.

Los ancianos aumentan su participación en la población debido a los avances médicos, por lo que cada vez más las decisiones políticas se toman en función de sus intereses. Dado el mayor tiempo libre y la falta de otras actividades, su tasa de participación es más alta que en otras cohortes. Esto es especialmente válido en Chile, con su sistema de inscripción voluntaria y votación obligatoria. El resultado es que nuestra tasa de pobreza es mayor entre los jóvenes que en los ancianos.

La propuesta de este blog es simple: tal como en el caso de los conductores, que a medida que envejecen deben tomar exámenes médicos más frecuentes para ser autorizados a conducir, los votantes después de los 75 años solo deberían poder votar luego de un examen psicológico bianual que demuestre que tienen una percepción balanceada del mundo, y que no sufren de ninguna de las patologías mentales comunes a esa edad. Debo hacer notar que el autor de este blog se acerca peligrosamente a las edades que límite, por lo que no es una propuesta que le convenga.