Variacioncompensada's Blog

El problema de los jueces en nuestro sistema legal | octubre 1, 2012

R. Fischer

Un tema en el que he pensado desde hace años son las ventajas y desventajas de nuestro sistema judicial (“civil law“) respecto al sistema anglosajón de “common law“.  Existe bastante evidencia de las ventajas de los sistemas anglosajones en temas comerciales y económicos, como los muestran numerosos estudios realizados por Andrei Shleifer y sus coautores y otros investigadores que siguen sus pasos.

Hay bastantes hipótesis spbre el origen de las diferencias de eficiencia. Una diferencia importante entre los dos sistemas (además del rol de la jurisprudencia en el common law, su diferencia más conocida) es que el sistema de common law incluye el concepto de equidad. Aunque en el código civil existe el concepto de un contrato abusivo, aparentemente –no soy abogado por lo que esto es posiblemente un error– sus alcances son más limitados que el del concepto de “equity” en el derecho anglosajón.

La tercera diferencia importante es el rol de los jueces. En la tradición del derecho civil, un juez aplica, e idealmente no interpreta, la Ley. En un mundo ideal, su rol podría ser reemplazado por un sistema experto que determinaría si una determinada situación cae en alguno de los criterios que establece la Ley y en base a eso dictaría una sentencia.1 En otras palabras, el juez ideal actúa como un “idiot savant“, que no reflexiona, sino que aplica. Es por ello que su posición social es muy inferior al de un juex en la tradición anglosajona, y que un abogado ambicioso y talentoso no aspira a una carrera judicial, como si ocurre en el mundo anglosajón.3

La práctica legal es un más compleja que este mundo ideal, porque las situaciones que se juzgan no siempre quedan completamente inscritas en las alternativas que entrega la Ley, por lo que el juez debe reflexionar sobre como se debe implementar e interpretar una Ley, y no solo aplicarla, como aparece en la teoría legal.

Aquí aparece una dificultad, porque ideológicamente nuestros jueces no están preparados para reflexionar sobre cómo implementar e interpretar la Ley. Esto se hace más relevante a medida que el juez asciende en la carrera judicial, y pasa a un tribunal de apelaciones, donde se tratan casos en los que hay dudas sobre como aplicar la Ley. Solo se apelan los casos en que la correcta interpretación legal no es evidente (estoy pensando en la justicia civil). También son apelados aquellos casos en que, aunque son claros, intervienen buenos abogados de una de las partes, quienes hacen una argmentación que da espacio para la apelación, pero es lo mismo en ambos casos: ya no es evidente como se aplica la Ley.

Es decir, es en las Cortes de Apelaciones y Suprema donde los jueces deben decidir en una forma para la que no están ideológicamente preparados (no en el sentidos político sino de ideología judicial). Esto explica la a menudo deficiente fundamentación de los fallos.  El espacio para decisiones es por lo tanto amplio y errático. Los jueces en estas instancias pueden decidir en base a presiones o por preferencias  (como ocurrió durante el período 1973-1989), y la justificación del fallo es construida a posteriori, una vez decidida cual será la decisión.

Cuando esta ideología legal se combina con la noción de que la jurisprudencia no vale nada (en teoría) y que cada fallo judicial se decide solo a partir de los antecedentes del caso, sin considerar como se han fallado casos anteriores, estamos, creo, frente a la receta para un desastre. Por supuesto, en el mundo real, la jurisprudencia tiene valor, pero en su fuero interno los jueces –porque así fueron educados– tienen la convicción de que pueden fallar sin considerar lo que otros jueces fallaron en situaciones similares.

Pensemos entonces en las consecuencias: jueces que no están ideológicamente  entrenados para interpretar (solo a aplicar) la Ley, combinado con la noción de que sus decisiones no tienen efectos más allá de la decisión misma. Es un espacio de irresponsabilidad judicial, porque el juez considera el caso en ausencia de las decisiones del pasado y sus efectos futuros, y puede dejarse llevar por la emoción, por las presiones o por otras causas.

Me parece que esto puede explicar el fallo de la Central Castilla. Muchos jueces parecen sentirse culpables por su inactividad para proteger los derechos humanos durante el período 73-89, y piensan que esto debe ser enmendado, aunque con ello se pasen a llevar normas legales. Esos jueces han reaccionado a la pasibidad anterior con hiperactividad. Construyen argumentos legales tan frágiles como los del pasado, pero esta vez con un buen fin, según piensan. A eso ayuda pensar que los fallos no tienen más consecuencias, porque no hay jurisprudencia,  y por supuesto, las debilidades de los jueces en el proceso de interpretación de las leyes.

¿Qué hacer? Una posibilidad es que se limiten las atribuciones de los jueces. Otra es que se le de importancia a la jurisprudencia en la educación de los futuros abogados y que se les enseñe a interpretar y no solo a aplicar las leyes. Pero me temo que esto es insuficiente.

Notas:

1. El análisis legal más profundo a menudo se enseña solo en el primer año de la carrera.

1  No me gustan demasiado los proyectos térmicos a carbón, pero eso es historia para otra entrada en este blog.

3. Mi hijo, estudiante de derecho de primer año, me indica una diferencia adicional: el control jerárquico de los jueces por la Corte Suprema no existe en el sistema anglosajón.

4. Aclaro que no llego a ser siquiera un autodiacta en temas legales, por lo que es posible que este análisis no tenga nada de original o peor, que sea erróneo. En tal caso agradecería omentarios corrigiendo los errores.  Mi hijo, después de haber leído el artículo anterior, me dice que estoy repitiendo ideas de su profesor, Fernando Atria.

Anuncios

2 comentarios »

  1. claramente la opinión del autor es de aquellas que a mi parecer comparte la mayoría de las personas que están ajenas a conceptos duros de lo que es el derecho.
    comparto completamente que en materias mercantiles, la tradición jurídica inglesa es por lejos superior a la denominada “tradición continental” (que es la que tiene Chile y casi todo hispano-américa). Sin embargo, no es del todo cierto en la práctica, lo que menciona sobre la jurisprudencia, si bien no se equivoca en decir de que ésta no es vínculante, es muy importante y considerada a la hora de fallar un caso.
    El juez, no es una maquina que sólo ajuste un hecho particular a una determinada ley, sino que realiza un ejercicio un tanto más complejo (al menos los ministros de corte), el cual consiste en la aplicación de silogismos, en dónde el juez adecua la generalidad que expresa la ley, al caso concreto y particular.
    Es por esto que el juez aplica y no interpreta la ley, ya que esta última situación sólo se da cuando la ley es oscura y/o ambigua, para lo cual se utilizan los métodos interpretativos señalados entre los arts. 19 al 24 del Código Civil.
    En definitiva, cuando se realizan trabajos de derecho comparado, estos se deben realizar en atención a sistemas y tradiciones que sean similares, de lo contrario la comparación será inoficiosa y no tendrá sentido alguno.
    El paradigma entre la tradición common law y continetal (o tmb llamada de Derecho Romano) es una discusión eterna y que no tiene puntos de encuentro. Sin perjuicio de que todos modos pienso que la labor de los jueces aún puede potenciarse mucho más, aunque se debe reconocer y resaltar lo mucho que ya han avanzado, sobre todo en materia penal.

    Un amigo me envió este link y me preguntó qué opinaba, pensé que sería bueno dejar acá la opinión que le envié a mi amigo.
    Saludos.
    Sebastián, 23 años.

    Comentario por Anónimo — octubre 2, 2012 @ 3:50 am

  2. […] un artículo que escribí hace poco critiqué algunas decisiones de la Corte Suprema. Me parecía que había olvidado la deferencia que […]

    Pingback por El problema de los jueces de nuevo « Variacioncompensada's Blog — octubre 24, 2012 @ 3:26 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: