La tasa marginal de impuestos para una jefa de hogar

R. Fischer

Me gustaría disponer de un gráfico que me indicara cual es la tasa marginal de impuestos que enfrenta, por ejemplo, una jefa de hogar de bajos ingresos, con niños. Así sabríamos si las estructura actual de subsidios está bien estructurada. Algo así como la figura siguiente para los EEUU:

Tasa marginal de impuestos en los EEUU.

Es notable que en la figura hay un rango de ingresos (alrededor de los US$20.000) en que los impuestos marginales son de casi un 100%.

Mi impresión es que nuestros subsidios a la extrema pobreza también están tan mal diseñados, y hace que a esas personas no les interese trabajar, pues las tasas de impuestos que enfrentan –al retirarse los subsidios– por los ingresos adicionales son demasiado altas.  Es un problema de la focalización excesiva de los subsidios e incentiva el desempleo.

Para evitarlo es necesario mirar lso subsidios en una forma global y no por áreas del gobierno como se hace ahora. Para eso hay que construir gráficos como éste.

Nota: Esto no tiene nada que ver con el problema de la falsificación de datos en las fichas CAS.

Graicas por el grtáfico a The Grumpy Economist (John Cochrane)

¿Es razonable el argumento de Argentina?

R. Fischer

Uno de los argumentos usados por quiénes defienden la posición de Argentina de negarse a pagar a los acreedores “buitres” es que los inversionistas sabían lo que hacían, y que el premio por riesgo de la deuda argentina cuando compraron sus bonos significa que deben aceptar que haya un default y asumir las consecuencias (un haircut de 70%). Es lo que escribe Mario Blejer hoy en el Financial Times: 

“But if investors are willing to accept higher risks in order to cash in on the additional spread, they cannot renege on the potential cost when the risk of default becomes a reality. Default, in this context, is not a crime but a legitimate, if unfortunate, part of the game. It is not consistent to benefit from a risk-taking premium and insist on full payment in all circumstances. The legal protection extended to bondholders by Judge Griesa goes against the very nature of risk-taking. If all holdouts are eventually paid in full, the entire price-setting mechanism in sovereign bond markets is rendered inconsistent.”

Este es un argumento falaz. Quienes aceptaron la oferta de Argentina de pagarles un 30% de lo que les debía, o quienes vendieron a fondos buitre han sufrido los costos. Quiénes mantuvieron sus bonos originales han enfrentado el costo de oportunidad de sus recursos retenidos, algo que también vale para los fondos buitre, los que además han enfrentado el costo de abogados para presentar su caso.

Por lo demás, los bonos en disputa no contienen clausulas de acción colectiva que obligan a todos los tenedores de bonos a aceptar una oferta si una mayoría suficiente la acepta. Al no incluir esta clausula, el riesgo del bono es menor que el de un bono que las incluye. Por lo tanto, las personas que compraron los bonos sujetos a  la clausula de acción común recibían (o debían pagar) más que los poseedores de los bonos que están en disputa, Bajo el mismo argumento de Blejer, usado en su contra, sería injusto que los tenedores que no aceptaron la repactación perdieran una clausula que les significó recibir una tasa menor que las de los tenedores de bonos con clausulas de acción colectiva.

Pero el argumento de Blejer es incluso más débil, como lo señala uno de los comentaristas a su artículo:

“There is something wrong with Argentina’s attitude to debt which I have heard or read from several Argentines since the 2002 default, and is evident here in the remark that “if investors are willing to accept higher risks in order to cash in on the additional spread, they cannot renege on the potential cost when the risk of default becomes a reality”. It seems that Argentines take the view that their creditors were paid to take the risk of default and so Argentina is less obliged to strive and make sacrifices to avoid default. Thus, the Argentine risk premium becomes endogenous, and there is a risk that it ceases to be viable for any rational investor to lend to Argentina.” (itálicas agregagas)

Egoísmo puro: padres que no vacunan a sus hijos

R. Fischer

Una de la nefastas modas que nos ha llegado desde los países desarrollados, es la de no vacunar a los niños. La excusa es que algunas componentes de las vacunas pueden tener efectos nocivos sobre los niños, o que en algunos casos hay reacciones adversas, o que las vacunas producen autismo. Entonces ¿para que arriesgar a los hijos?

Es verdad que las vacunas tienen riesgos, pero estos son mínimos en comparación a los riesgos de las enfermedades evitadas. Más aún, la razón entre el riesgo contra la protección que ofrecen las vacunas es uno de los criterios más importantes en su adopción. Otros riesgos más esotéricos no han sido jamás verificados y en algunos casos quienes siembran la alarma tienen intereses en ello. Es el  caso de la acusación de que  la vacuna contra el sarampión, paperas y rubeola (MMR) causaba autismo. El Dr. Wakefield, su principal denunciante, fue eliminado del registro médico del Reino Unido por faltas contra la ética y conflicto de intereses.

Tampoco es cierto que la industria farmacéutica forma un grupo de presión que apoya las vacunas. Hasta el reciente caso de la vacuna contra la meningitis, el gasto total del país en el programa de vacunación es de US$ 65 MM al año, una suma que, sin ser despreciable, es relativamente baja en comparación con el gasto total en fármacos y en el sistema de salud. En realidad a la industria farmacéutica le interesa mucho más los fármacos de uso recurrente que las vacunas infantiles, porque éstas eliminan la enfermedad de la sociedad.

El punto esencial de las vacunas es que no necesitan ser ciento por ciento efectivas si un porcentaje suficiente de la población está vacunado. Para poder persistir,  las enfermedades deben saltar de una persona a otra, y si un porcentaje suficiente de la población esta protegido, aún con una vacuna que no es 100% efectiva, la enfermedad no puede transformarse en epidemia, y cada caso es aislado. Es lo que se conoce como el efecto manada.

Efectividad de la vacuna contra la rubeola luego de su introducción

Los padres que no vacunan  a sus hijos son doblemente egoístas. Primero, porque ponen en riesgo a sus hijos, y segundo, porque no contribuyen al efecto manada, y en cambio se aprovechan de los bajos índices de enfermedad  debido a que familias menos egoístas han vacunado a sus hijos. Cuando el suficiente número de niños deja de estar vacunado, reaparecen brotes epidémicos de la enfermedad, lo que ha ocurrido varias veces en distintos países.

Lo peor es que hay niños que tienen sus sistemas inmunes comprometidos (por ejemplo, por tratamientos contra algunas enfermedades, o por las drogas contra el rechazo de trasplantes) y no pueden ser vacunados, por lo que deben confiar en el efecto manada. Cuando esos padres egoístas evitan vacunar  sus niños y reducen la efectividad del efecto manada, ponen  en riesgo las vidas de estos  niños con inmunodepresión.

Por último, una figura que muestra la reducción en el número de muertes de bebés por diarrea luego de la introducción de la vacuna contra el rotavirus. Antes de su introducción, en México habían picos anuales de muertes con cada temporada de rotavirus.1

Muertes por diarrea entre infantes de 11 meses en México.

Notas: 1 El artículo de Mathew Herper me dio la idea de escribir este artículo. El gráfico es de la Fundación Gates. Gracias a Ed Yong.

Sobre la Ley de Pesca

R. Fischer

Ahora que se discute en el Senado la Ley de Pesca, me gustaría escribir algunos comentarios, aunque seguramente repiten cosas que he eescrito en el pasado. No estoy al día en el estado de la Ley, que cambia, parece, minuto a minuto, pero hay algunos temas que conviene repetir.

Virtudes de la Ley

Primero, que una ley de pesca que asigna cuotas individuales transables es una buena idea para evitar la carrera olímpica entre empresas pesqueras. Si las cuotas son de plazo definido, se debee evitar el problema de la sobrepesca cuando se acerca el fin de la concesión, como parece haber ocurrido en esta ocasión en el caso de los pesqueros  industriales (y para que decir de los semi-industriales o “artesanales”). En esta ocasión, confluyeron varios factores para que se ibtuviera este deprimente resultado:

  1. La sobrepesca es una respuesta a la incertidumbre ante lo que sucedería el 2012. Esto eleva el riesgo y hace más valiosos los ingresos presentes.
  2. El hecho que la primera división en la cuota global es entre industriales y semi-industriales hace que los industriales no estén dispuestos a reducir sus esfuerzos pesqueros cuando los semi-nidustriales consiguen, con su lobby, aumentar la cuota global por sobre lo sostenible. Dado que los derechos históricos se considerarían en el la Ley de 2012, ellos prefirieron no reducir su participación en la sobrepesca.
  3. Sobrepescar reduce el precio de la cuotas individuales si la Ley de 2012 ncluyera una  licitación.

Segundo, la ley separa a los verdaderos artesanales, los pescadores de caleta, de los semi-industriales. A los primeros les otorga la exclusividad de la primera milla, y ambas clases comparten la exclusivida de las millas segunda a quinta. Esto responde a la presión pública por apoyar a los pescadores de caleta, que podrán administrar los recursos pesqueros alrededor de sus caletas sin sufrir a la invasión de los semi-industriales.

Tercero, la Ley intenta fiscalizar a los semi-industriales, que parecen aún vivir bajo la Ley de la selva, imponiendo el uso de GPS para permitir el segumiento de sus nves. Así se puede fiscalizar su usfuerzo pesquero y determinar si exceden sus cuotas.  El grupo se opone ruidosamente a esta medida.

Cuarto, se crean sistemas más objetivos para determinar ls cuotas globales, con especialisats en biología pesquera (y supongo en temas económicos asociados), que serán menos suscetpibles a los grupos de presión sectoriales. De todas formas, uno esperaría que al poseer cuotas de pesca valiosas, al menos los industriales tratarían de no depredar.

Problemas en la Ley

La Ley tiene aspectos que no me gustan. En particular, el hecho de no tener licitaciones por una fracción sustancial, si no toda la cuota industrial (y ta vez también la cuota semi-industrial, o al menos una parte de ella). Como lo he escrito antes, usar cuotas históricas es un regalo a los mismos que depredaron el sector en el pasado. No veo por qué esa destrucción biológica les da derechos históricos. Los pesqueros afirman que han invertido en el sector y que las licitaciones los expropiarían. Frente a ello, hay que recordar que ya usaron ese argumento hace diez años, y las cuotas que les regalaron en aquel momento deben haber compensado todas las inversiones que poseían. en aquél entonces.

Las licitaciones que se plantean son al revés de lo  apropiado. En la propuesta, se licita una parte de las pesquerías solo si están cerca de su rendimiento económico máximo (o de su rendimiento biológico máximo, pero el punto es el mismo). Esto garantiza que la pesquería jamás se va a acercar a ese punto pues no está en el interés de los dueños de las cuotas el que se realicen licitaciones. Habŕia sido mejor hacerlo al revés: dar un plazo para que se alcanzara esl nivel de stock deseado, y de no alcanzarse, licitar. Esto habría al menos puesto los incentivos en no sobrepescar.1

Ahora bien, si la pesquería se licita, ¿cómo debe hacerse? Una posibilidad es que las licitaciones sean por cuotas permanentes, que tienen la ventaja de evitar el problema del horizonte que se tiene con laas cuotas de plazo definido. Con un horizonte finito, el poseedor de la cuota se ve tentado a adoptar prácticas perniciosas al acercarse el fin del plazo, dado que se acaba su negocio.

Suponiendo que hay motivos para desear una cuota temporal, la pregunta es ¿cómo evitar el problema de la fecha terminal? Pensar que el control del Estado será suficiente para manejar un grupo de interé poderoso es olvidar que eso fue lo que se dijo sobre el Transantiago: que la administración centralizda funcionaría.

Una solución: cuotas traslapadas

Una buena alternativa es que las licitaciones sean traslapadas, de manera que una vez cada cinco años, por ejemplo, se licite un grupo de cuotas, y que a los 20 años se recomienza el ciclo. De esta manera se produce un conflicto entre quiénes tienen una cuota con muchos años por delante y los que   poseen cuotas que expiran pronto.

Los primeros desean mantener el valor de sus cuota individual , por lo que desean que la cuota global no pierda valor por la sobrepesca. Los que no piensan en el futuro (porque la cuota está próxima a su fin) desean sobrepescar y aumentar la cuota, pero al menos hay iuntereses opuestos, y esto se necesita para limitar la influencia de los grupos de presión favorables a la sobrepesca.

Mejor aún, se podrían licitar las cuotas varios años antes del término de la cuota existente (cinco años antes, por ejemplo), de manera que haya un poseedor futuro de la cuota que también hará esfuerzos para controlar el apetito del poseedor actua, porque su cuota en el futuro valdrá más si no hay sobrepesca.

Nota: 1. Entiendo que hay una enmienda impulsada por senadores DC que propone que hayan licitaciones incluso de pesquerías clapsadas, luego de pocos años. Es una propuesta en la direcciḉon correcta, ya que las licitaciones no dpeenderían del buen estado de la pesquería, y  así no introduce incentivos perversos.

Licitación del litio, notarios y perjurio

R. Fischer

Como primer punto, debo decir que estoy de acuerdo con la licitación de los depósitos de litio, que no es un mineral estratégico, y que es mejor aprovechar las reservas que conservarlas sin objeto. Por lo tanto, esta nota tiene que ver con el proceso de licitación de la concesión de litio. La concesión fue adjudicada a SQM, para luego ser declarada desierta al descubrirse que SQM no cumplía con las condiciones establecidas en las bases.1

Una planta de litio de SQM

Las bases incluían, por algún error, una condición qie no debía exigirse: la empresa postulante no podía tener litigios contra el Estado. El problema para SQM es que en sus tareas habituales debe solicitar derechos de agua, y el procedimiento consiste en hacer un juicio al Estado. El requisito debería haber sido que la empresa postulante a la concesión no tenía litigios con el Fisco, es decir, por dineros,o por no pago de impuestos, o por faltas a las leyes laborales o ambientales o algo así.2

En todo caso, dadas las bases, SQM no podía postular, porque se exigía una declaración notarial certificando que la empresa no tenía litigios con el Estado. SQM adjuntó un documento supuestamente cumpliendo las bases. Sin embargo, en la investigación posterior, al ser revisado el documento, éste no contenía esta cláusula. En vez de la cláusula c., que debía asegurar que la empresa no tenía juicios con el Estado, se encontró la cláusula d. repetida, y que se refería a otra cosa.

La cláusula c. que debía estar en la declaración notarial de SQM

Es posible posible elaborar algunas hipótesis sobre lo que sucedió con el documento:

  1. Fue un simple error tipográfico al elaborar el documento. Esta hipótesis es poco plausible debido a que justamente la única condición que obstaculizaba a SQM. Y si se mentía en ella podía resultar en una condena por perjurio (dado que es una declaración notarial) a los ejecutivos que firmaron el documento. Me parecería de una coincidencia del realismo mágico.
  2. Que SQM haya emitido una declaración falsa y que posteriormente ésta haya sido extraída del expediente y reemplzada por la que duplica la cláusula d. Esta es la línea de investigación que sigue el Fiscal dedicado al caso.
  3. Que SQM haya enviado intencionalmente la declaración con el error tipográfico, para luego adjuntar una carta aclaratoria del gerente explicando que los litigios que tiene son parte de su actividad normal y que no son juicios contra el Fisco. Esta carta existe. Me parece la explicación más plausible, porque con ella no hay delito, pero permite que SQM participe, torciendo las reglas, en la licitación. En último caso, la triquiñuela permite retrasar una licitación de la que resultaría un nuevo competidor en el mercado mundial. Tiene además la ventaja de eludir elegantemente cometer perjurio.
  4. ¿Habrán otras explicaciones?

Se debe observar la nula utilidad de la declaración notarial en todo el proceso. El supuesto beneficio de una declaración notarial es que en principio permite perseguir por perjurio al que miente en una declaración jurada, ya que el signatario no puede alegar que la firma que aparece en el documento no es la suya. Pese a ello, vemos que el notario no revisó el documento que firmó, con lo cual se habría detectado el problema, si estamos en los casos 1. o 3.  Es necesario reformar a los notarios.

Notas:

1. SQM (ex Soquimich) es la mayor productora de salitre del mundo, asín como un gran productor de yodo y litio.

2. Estoy tratando de explicar algo que me contaron algunos abogados, pero puedo haberme confundido sobre en que consiste la diferencia específica.

John Stewart y Patricia Broadwell

R. Fischer

El Daily Show es un programa de humor que imita a un noticiario, pero que comenta temas de actualidad con cierta seriedad, entre las bromas. El enfoque político es lo que en EE.UU. se denomina liberal.  Tiene mucho éxito en EE.UU. entre el mundo político e intelectual, y los principales políticos  hacen cola para aparecer en las entrevistas que ocupan la segunda mitad del programa. Prefiero la primera parte, dónde el programa se ríe de las excentricidades de la política y sociedad norteamericana.

El motivo para escribir esto tiene relación con el escándalo Petraeus-Broadwell. Stewart entrevistó a Broadwell en enero de este año, y fue una entrevista en la que, mirada en retrospectiva, Stewart quedó como un tonto. Stewart estaba completamente impresionado con Paula Broadwell, una mujer alta y bella, en excelente estado físico –le gana por lejos a Stewart en una competencia de flexiones de brazos– inteligente y ambiciosa. Además de algo loca, dado los correos electrónicos que el envío a la otra mujer –Jill Kelley– en el escándalo.

En el programa de este  lunes,  el primero después del escándalo, Stewart reconoce haber sido embaucado por Broadwell, y que es pésimo en el periodismo investigativo (que por supuesto no es su rol, lo que lo hace más cómico). Y da como ejemplos pequeños cortos de la entrevista en la que muestra las pistas que lo habrían debido llevar a detectar el romance, si hubiera sido un buen entrevistador. Entre ellas, el título de la biografía de Petraeus por Broadwell: All in. Véanlo, es muy cómico.

Por qué no un IVA diferenciado

R. Fischer

El impuesto IVA a las entradas al cine y teatro pasó del  8% a  21%  en España. Esto significa que  muchos teatros tendrán que cerrar. E l director de un teatro local decidió hacer algo creativo para evitarlo. Decidió vender zanahorias al precio de una entrada al teatro, y entregar como regalo a los compradores una entrada al teatro. Con ello, paga  solo el 4% de IVA, porque las zanahoria s son bienes de primera necesidad.  Es un ardid ingenioso, pero claramente ilegal.

La simpatía del público está con esta protesta, pero ¿pensaríamos lo mismo si alguien vendiera televisores, automóviles o joyas como adjuntos zanahorias muy caras? La posibilidad de estos trucos es el principal  el problema de las tasas diferenciadas de IVA. cuando existen tasas diferenciadas, el incentivo a trucos siempre existe, aunque a menudo toma formas menos visible.

En Chile las áreas más complicadas para la evasión de IVA son aquellas que no lo pagan–una forma extrema de diferenciación impositiva–.  Un ejemplo son las exportaciones, en las que se han descubierto múltiples fraudes.  Es por estos problemas  que son preferibles las tarifas planas. Si se desea no perjudicar al sector, se pueden devolver los impuestos captados (al sector, no a las empresas que generó el impuesto).

Gracias a Danielle por la  sugerencia.

Sobre el origen de las universidades europeas

R. Fischer

Estoy leyendo el libro Law and Revolution de Harold J. Berman, que describe lo que el autor considera la primera revolución del mundo occidental: el gran conflicto entre la Iglesia y el Sacro Imperio Romano Germánico. El autor está interesado en el origen de la tradición legal occidental y lo descubre en esa revolución (las otras son: la Reforma luterana, la Revolución francesa y la Revolución rusa).

He aprendido mucho leyendo el libreo, pero lo que más me a sorprendido hasta ahora es lo que escribe sobre el origen de las universidades.  Según Berman, la enseñanza de las leyes comienza con el descubrimiento de un manuscrito con el código de Justiniano. Se comienzan a crear círculos de estudiosos que tratan de comprender este tratado.

El marco legal del código correspondían a otro mundo, pero uno que se consideraba superior al mundo de la época. Con el tiempo, los estudiantes comenzaron a pagarle a los mejores expositores para que les enseñaran como entender el código, y viajaban de distintas partes de Europa para estudiar con los mejores profesores. A princiios del siglo XI, se instaló el famoso profesor Guarnerius, en bolonia, invitado por la Duquesa de Toscana. Su presencia comenzó a convocar estudiantes de todas partes de Europa, y otros expositores aprovecharon la abundancia de estudiantes para ir a Bolonia, que comenzó a convertirse en un centro de conocimiento.

Los estudiantes extranjeros estaban desprotegidos en Bolonia, así que se agruparon en comunidades llamadas naciones, porque juntaban estudiantes que venían de la misma región. Posteriormente, estas naciones se unieron en dos gremios (una para los que venían del Norte de los Alpes y otra para los del Sur). Estos gremios se llamaron universitas, ya que este era el término legal romano para lo que hoy se denomina un corporación, es decir una asociación con personería jurídica. Los profesores no pertenecían a la universitas.

Los estudiantes (que en esa época pese a ser jóvenes, tenían la edad en la que las personas participaban activamente en el mundo político) negociaban a través de la universitas con las autoridades de Bolonia y controlaban la corporación.1 La corporación contrataba a los profesores, regulaba el precio de los arriendos para estudiantes, el tipo de cursos a dictar, el material que debía ser cubierto en clases, las vacaciones, y los precios de arriendo y venta de libros (manuscritos en aquella época).

La corporación tenía jurisdicción civil y criminal sobre sus miembros. De ahí proviene, supongo, la idea de la autonomía de las universidades, en el sentido que la policía no puede ingresar a ellas sin permiso. Berman explica que el poder de los estudiantes para conseguir un convenio provenía de su contribución económica a la ciudad. La mayor parte de los estudiantes era hijos de familias ricas o tenían el apoyo de fundaciones (normalmente monasterios).

A su vez, los profesores formaron su propia organización, el colegio de profesores, que tenía el derecho a examinar y admitir nuevos profesores, a cambio de un pago. Pero los profesores no tenían poder sobre la universitas. Los estudiantes podían no pagar a los profesores que no les satisfacían, y habían multas para los profesores que llegaban tarde, terminaban temprano o no pasaban todo el material del curso.

Los estudiantes elegían el rector en forma indirecta, a través de un consejo elegido por ellos.  El rector debía tener al menos 24 años y haber sido residente en la universidad por al menos cinco años. El rector era el que entregaba el título de bachiller, pero no era un académico –en el sentido de profesor–. Además del consejo, existían las Asambleas generales de estudiantes, para decidir los temas más importantes. En ellos la asistencia era obligatoria, y definía todos los temas de interés para los estudiantes, incluyendo el currículo.

Eventualmente la ciudad  comenzó a pagarle a los profesores y el poder de los estudiantes comenzó a decaer. Posteriormente, en 1219 (cuando Bolonia tenía más de un siglo como universidad) el papa decretó que todos los doctores-profesores debían ser examinados por un representante papal, reduciendo aún más la autonomía universitaria. Pese a ello, Berman escribe que las universidades tenían más autonomía que otras instituciones de enseñanza de la época, como las colegios asociados a las catedrales. Desde un principio la universidad admitió diversas opiniones, a diferencia de las escuelas de la era clásica, dominadas por un profesor o teoría.

Bolognia fue desde el principio una universidad (y no un college), porque solo tenía alumnos graduados. Sus alumnos debían poseer una educación en las artes liberales, En un comienzo, Bolonia solo enseñaba derecho y posteriormente se agregaron otras áreas de estudio como teología y medicina.

Nota: 1. Según Berman, Paris era una universidad con una organización distinta, controlada por los profesores.

Cúando desarrollar un sistema de concesiones

R. Fischer

Supongamos que un país está pensando desarrollar un sistema de concesiones, ¿cuáles son los aspectos que debe tomar  en cuenta?

En primer lugar, las ventajas financieras directas –ahorro de recursos fiscales– no existen. Básicamente, los recursos ahorrados por el Estado al no construir el proyecto directamente deben ser retribuidos al concesionario, por lo que no hay ganancia neta.1

La otra posibilidad es que las concesiones tengan ventajas porque las empresas privadas son eficientes y el Estado es ineficiente. El Estado puede ser ineficiente de muchas maneras:  en la falta de mantenimiento de los proyectos, o en dificultades en la transferencia de recursos al interior del Estado. Por ejemplo, la corrupción puede elevar el costo de transferir recursos a un contratista; o los peajes pueden ser bajos por razones de economía política; o los recursos destinados a mantenimiento tienen un uso más políticamente atractivo en nuevas  obras.

Ésto ultimo es tal vez la mayor ventaja de un sistema de concesiones: da más seguridad de buen mantenimiento (especialmente si los usuarios deben pagar por los servicios), pues el concesionario, que tiene una gran inversión hundida, debe enfrentar la presión política de los usuarios si no provee un servicio aceptable. Esto puede llevar a expropiación regulatoria. Para protegerse de esta posibilidad, el concesionario tiende a realizar un buen mantenimiento. Es un país desarrollado, la infraestructura pública está bien mantenida, por lo que esto no es una ventaja de las concesiones.

En resumen, las principales ventajas de un sistema de concesiones provienen del hecho que resuelven deficiencias del Estado, las que son menos relevantes en países desarrollados. El problema es que las concesiones a su vez causan problemas.

Primero están los problema de economía política, pues las concesiones representan una forma de escapar –aparentemente’– a las restricciones presupuestarias y de balance fiscal. Todo indica que el Private Finance Initiative (PFI) en el Reino Unido, un programa similar al nuestro de concesiones,  fue la forma de burlar las restricciones a la inversión pública incluidas en el Tratado de Maastricht. O sea en un país desarrollado como el Reuino Unido, las concesiones no parecen haber sido utilizadas por sus ventajas, sino porque permitían escapar a un límite de gasto del gobierno.

Segundo, y enlazado con el punto anterior, están las renegociaciones de contratos, a menudo durante el proceso constructivo mismo. Ellas permiten responder a omisiones en el proyecto o  para aumentar la inversión proyectada. Dado que esta es una negociación con solo dos partes, a diferencia del proceso competitivo en la etapa de licitación, los resultados pueden ser muy rentables para el concesionario. Este fenómeno es muy conocido en la industria de la construcción. Ha sido cuantificado en el caso chileno como un incremento de un 33% en el monto invertido en los proyectos.2 Un problema adicional es que estas enormes cifras pueden interferir en las decisiones políticas.

El tercer problema es el contrario al anterior: a medida que pasa el tiempo se hace necesario realizar cambios a la infraestructura y se debe conseguir la aceptación del concesionario, el que  está en una buena posición negociadora. Por ello, las concesiones son mucho más inflexibles que obras equivalentes bajo el control del Estado. Esta es una de las causas de la impopularidad del programa de PFI en el Reino Unido.

Hay maneras de reducir el impacto de estas deficiencias, pero en general dependen de la existencia de un poderoso organismo regulador de las concesiones. Esto significa que debe ser independiente del mundo político, que esté empoderado y que tenga capacidad técnica y recursos para concesionar proyectos de alta calidad, que no requieran grandes alteraciones debido a omisiones o errores técnicos. Es un requisito difícil de  cumplir para un país que no sea desarrollado –e incluso en muchos de ellos–.

Por lo tanto, el espacio para las concesiones es limitado: en los países ricos no son estrictamente necesarias, y en los demás países sus ventajas dependen de una institucionalidad pública que a menudo no poseen.

Notas: 1. El argumento está formalizado en Engel, E.; Fischer, R. & Galetovic, A. The Basic Public Finance of Public-Private Partnerships,  Journal of the European Economic Association, forthcoming.

2. Engel, E.; Fischer, R.; Galetovic, A. & Hermosilla, M. Renegociación de concesiones en Chile, Estudios Públicos, 2009, 113, 151-205. Por supuesto, es necesario comparar este monto con las renegociaciones de construcción de obras equivalentes por el Estado, y no disponemos de esa cifra.

Una visita a Chiloé

R. Fischer

La semana pasada fui con familia a Chiloé, aprovechando el feriado largo. Con razón, los chilenos siempre hemos considerado a Chiloé como uno de los lugares más bellos de Chile –no todo Chiloé, pues el tramo entre Chacao y Catro por la ruta 5 no es muy interesante– sino algunos lugares especiales. Por ejemplo, la llegada a Detif en la isla Lemuy por un cerro- ístmo angosto y verde, y en general las islas desde sus cerros.

Mapa de Chiloe

Mi intención no es describir el paisaje de Chiloé, sino algunas observaciones sobre la isla. Primero, el Plan Chiloé funciona. Si lo recuerdan, el plan que  planteó el Ministro de Obras Públicas Eduardo Bitrán fue la alternativa ofrecida a los isleños cuando se canceló el puente sobre el Chacao que imprudentemente les había ofrecido el Presidente Lagos.

Los transbordadores sobre el canal funcionan como reloj desde temprano en la mañana hasta las 12:00 PM, en un horario más amplio que el del Metro. Los vehículos embarcan y apenas zarpa un transbordador, ya se acerca el próximo, por lo que las esperas son cortas, y sobre todo, predecibles. Esto es lo más importante, pues se puede planificar el transbordo como un tiempo de viaje más, que no tiene incertidumbre en cuanto a su duración. Lo mejor es que la misma exactitud se repite en otras islas menores, como los transbordadores a Lemuy y a Quimchao. Hace veinte años, era una aventura ir a las islas por el día, porque no se sabía si habría espacio en los esporádicos transbordadores para volver el mismo día.

Incluso es probable que, con todo el movimiento causado por la industria de los salmones, los transbordadores sean un buen negocio, considerando el subsidio que reciben del Estado. Un cálculo estimativos,  con muy pocas observaciones así que poco fiable, indica que en Chacao en cada viaje el transbordador obtiene más de  $1o0.00, y si hacen uno 12-15 viajes al día, el ingreso –sin descontar gastos– sería algo así como  US$1 MM anuales,

El Plan Chiloé también incluía inversión en caminos (más los recursos espejo del Transantiago, que se agregan), y otra infraestructura pública. Los caminos están casi todos pavimentados o están en proceso de serlo, incluso en el caso de conexiones con pequeñas aldeas, como Aldachildo o Detif en Lemuy. Se está renovando la Ruta 5 en la isla, así como el acceso a Pargua mediante una  concesión. Hay un nuevo hospital en Castro y el aeropuerto acaba de abrir hace dos días. En todas los pueblitos habían colegios nuevos –impecables– con gimnasios techados.

La electricidad y el agua potable llega a todas partes, incluso casas aisladas en lugares remotos. En Castro, nos alojamos en un hotel-palafito, en un lugar que habría sido imposible cuando las aguas servidas se vertían en la bahía. Éstas ahora se dirigen a una planta de tratamiento de aguas servidas. Así es posible tener un lugar turístico en la calle Gamboa de Castro.

Hotel Palafito en Gamboa 1326, donde alojamos.

En una isla como Lemuy, en que la industria de salmones, ostras y choritos son importantes, está lleno de casas nuevas o refaccionadas, y muchas de ellas tienen autos nuevos, lo cual me parece indica el auge económico desde la vuelta de los cultivos marinos. Es difícil pensar que, como ocurría en el pasado, los Chilotes estén emigrando a otras regiones o países.

Chiloé ahora tiene Parques Nacionales con algún desarrollo, como el de Cucao, o mejor aún el de Tantauco, con paseos bien diseñados, y distintos grados de dificultad. No todos estos avances se deben al Plan Chiloé, pero es posible que con el puente el país habría pensado que cumplió con la isla, y no e le hubieran dedicado más recursos. No es que un puente en el mediano plazo sea una mala idea, sólo que ahora, o menos hace cinco años, es un derroche de recursos de todos los chilenos.

¿Qué cosas me molestaron en la Isla? El Mall de Castro está sobredimensionado, y se debería derribar el piso construido sobre el plan aprobado, pero la ciudad en si misma no se ve impactada por el Mall, salvo desde algunos ángulos. No es una ciudad tan bella como par que el impacto sea demoledor –lo que irrita al visitante es la facilidad con que se violan las reglas municipales–. Lo peor de la isla, para mí son los aserraderos en el Sur de la isla, muchos de los cuales deben ser ilegales. El uso de leña, la mayor parte de ella proveniente de árboles nativos, también es triste.

Una imagen final de la Isla:

Iglesia de Vilipulli (que no visitamos),