Roundaboutness, capital y valor del tiempo en Böhm-Bawerk

R. Fischer

Uno de los conceptos fundamentales,pero al mismo tiempo más complejos, de la economía austriaca es el de roundaboutness. Según Böhm-Bawerk (B-W), mientras más rodeos tenga o si es más indirecto (roundabout) el proceso productivo de bienes, este será más productivo.

Para entender la idea, B-W plantea primero que el objetivo final o fin último de todo proceso de producción es la creación de bienes que satisfacen nuestras necesidades, es decir bienes de consumo. Para esto es necesario combinar los poderes naturales de las personas (su trabajo) con los poderes naturales del medio, de manera de producir bienes materiales, de acuerdo a las leyes de la ciencia natural.

Pero los procesos productivos se diferencian en la distancia temporal entre el momento en que se aplica el trabajo y la aparición del bien. En algunos casos, el proceso productivo es directo: se aplica el trabajo y se obtiene el resultado de inmediato (la recolección de frutos silvestres, por ejemplo).

RoundaboutProcessGoldberg
Productividad de un café mediante un procedimiento roundabout (gracias a Meltdown Economics)

Alternativamente, se requiere hacer un rodeo hasta recibir el producto final: se debe plantar y esperar antes de poder cosechar, por ejemplo. En algunos procesos productivos existen numerosos pasos intermedios (rodeos) antes de llegar al producto de consumo final, que eras el objetivo del proceso productivo. En palabras de Böhm-Bawerk en The Positive Theory of Capital I, ch 2 (1889):

“The end and aim of all production is the making of things with which to satisfy our wants; that is to say, the making of goods for immediate consumption, or Consumption Goods.6 The method of their production we have already looked at in a general way. We combine our own natural powers and natural powers of the external world in such a way that, under natural law, the desired material good must come into existence. But this is a very general description indeed of the matter, and looking at it closer there comes in sight an important distinction which we have not as yet considered. It has reference to the distance which lies between the expenditure of human labour in the combined production and the appearance of the desired good. We either put forth our labour just before the goal is reached, or we, intentionally, take a roundabout way. That is to say, we may put forth our labour in such a way that it at once completes the circle of conditions necessary for the emergence of the desired good, and thus the existence of the good immediately follows the expenditure of the labour; or we may associate our labour first with the more remote causes of the good, with the object of obtaining, not the desired good itself, but a proximate cause of the good; which cause, again, must be associated with other suitable materials and powers, till, finally,—perhaps through a considerable number of intermediate members,—the finished good, the instrument of human satisfaction, is obtained.”

Interpretación

A primera vista, esto parece una una idea algo extraña. Uno puede pensar en procesos (como el de la figura más arriba) que pese a tener rodeos, son mucho más ineficientes que un proceso directo. Mi interpretación es que lo que quiere decir B-W es que aquellos procesos con más rodeos que efectivamente se observan en el mercado son más productivos. Es decir, el principio de que los procesos con rodeos son más productivos solo se aplica a procesos con rodeos que han sido validados por el mercado, es decir, que sobreviven al proceso competitivo.

Mirado así, ya no parece tan extraña la idea, porque si un procedimiento complejo y largo para llegar al objetivo final puede sobrevivir en un mercado competitivo, debe tener alguna ventaja: la de ser más productivo.

La definición de capital

Capitalpuro

En el mismo capítulo, B-W define el capital en base a la noción de producción con rodeos. La producción capitalista es aquella que se produce con rodeos, en contraste con aquella que se realiza directamente. De ahí que el capital:

“…is nothing but the complex of intermediate products which appear on the several stages of the roundabout journey.”

o alternativamente, dos capítulos más tarde:

“Capital in general we shall call a group of Products which serve as means to the Acquisition of Goods.”

Un segundo tema importante para B-W es la división del capital en dos categorías: Capital Social y Capital Privado. El primero es un subconjunto del segundo y corresponde a los bienes usados en los procesos productivos:

“Social Capital, as an aggregate of products destined to serve for further production, covers—

  1. Productive improvements, arrangements and dispositions of land, so far as these preserve an independent character, such as dams, drains, fences, etc. So far, however, as they are completely incorporated with the land, they are to be kept separate from capital for the same reasons which made us keep land itself separate from capital.

  2. Productive buildings of all sorts—workshops, factories, sheds, steadings, shops, streets, railways, and so on. Dwelling-houses, however, and other kinds of buildings, such as serve immediately for any purpose of enjoyment or education or culture, e.g. theatres, schools, churches, law courts, do not come under Capital.

  3. Tools, machines, and other kinds of productive utensils.

  4. Useful animals and beasts of burden employed in production.

  5. The raw and auxiliary materials of production.

  6.  Finished consumption goods in the hands of producers and merchants as (warehouse) stock.

  7. Money.”

La diferencia entre el capital social y el privado es que este último incluye  bienes finales, porque corresponde al capital como fuente de ingresos, mientras que la primera categoría corresponde al capital usado en los procesos productivos. El capital privado está estrechamente ligado al sistema legal, y a los derechos de propiedad, a diferencia del primero, que representa relaciones técnico-económicas.

El capital privado incluye además de los factores incluidos en el capital social, aquellos bienes de consumo utilizados para el intercambio, préstamo o arriendo. Entre ellos se incluye el fondo salarial de Smith (salarios en especie adelantados a los trabajadores agrícolas).

El proceso productivo

Según B-W, las componentes esenciales en el proceso productivo  son el trabajo y la naturaleza. El proceso productivo capitalista –es decir usando capital– tiene la ventaja de producir más o mejores productos con la misma cantidad de los insumos primarios: recursos naturales (incluyendo tierra) y trabajo. Pero a su vez tiene la desventaja de tardar más tiempo.1

CapitalFructufero

De ahí proviene la dependencia del trabajador del empleador capitalista. El proceso productivo mediante rodeos es más lento, partiendo con los materiales brutos y la manufactura de herramientas, hasta el producto final en manos del consumidor. Los trabajadores dependen de capitalistas que ya poseen los productos intermedios, por lo que el proceso productivo es inmediato o al menos divisible en etapas.

¿Cómo medir la duración del rodeo del proceso productivo (su roundabutness)?  B.W propone una especie de promedio ponderado de las distintas aplicaciones de trabajo y recursos naturales en el proceso productivo hasta llegar al producto final:

“… it is to be measured by the average period which lies between the successive expenditure in labour and uses of land and the obtaining of the final good.”

Suponiendo un bien producido solo con 10 unidades de trabajo, aplicado en tres ocasiones, 1 día 10 años atrás , tres días 5 años atrás y las restantes 6 unidades justo en el momento de producir el bien final. Entonces, la duración promedio del proceso productivo sería : (10+15)/10, es decir 1.5 años.

Si el proceso productivo usa dos unidades de trabajo 10 años atrás y dos unidades de trabajo 5 años atrás, y el resto junto antes de terminar el bien, se tiene una duración promedio de: (20+10)/10, es decir, 3 años.

El origen del interés

B-W explica el interés debido a la mayor valoración de los bienes presentes por sobre los bienes futuros. Esto se debe a tres razones:

1. Debido a las diferencias en las preferencias y en las situaciones: quiénes creen que el futuro será más promisorio que el presente (los jóvenes, por ejemplo) están dispuestos a pagar más en el futuro para disponer de más bienes hoy. Asimismo, hay quienes esperan que sus ingresos futuros disminuyan (personas de mediana  edad, que ven acercarse la jubilación). Pero estos podrían simplemente atesorar recursos en bienes que no pierden –en principio– valor, como el oro. Por lo tanto, no están dispuestos a prestar a menos que se les pague algo más que lo que recibirían si atesoraran sus ahorros.

VentureCapital

2. Debido a una subestimación de las necesidades futuras comparadas con las necesidades presentes.

3. Debido a que los bienes presentes pueden usarse con fines productivos ahora, lo que no puede hacerse con bienes futuros. Son por lo tanto más productivos que los bienes futuros.

Según B-W, el interés nace en forma natural porque los préstamos permiten disponer de bienes presentes, a cambio de bienes futuros. Estos últimos  son menos valorados por los tres puntos anteriores, y por lo tanto, para que el intercambio sea justo, deben entregarse más bienes futuros como retribución.

Conclusión

Böhm-Bawerk explica claramente su concepto de roundaboutness y de ahí deduce una noción de capital que parece razonable. El origen del interés como una retribución justa por recibir bienes presentes más valorados es una buena explicación del fenómeno. Confieso,  que no he leído toda La Teoría Positiva del Capital,  por lo que es probable que se me escapen algunas sutilezas de sus conceptos.

Notas:

1. A diferencia de Marx, para B-W el capital no es solo producto del trabajo:

“Capital—to keep the same form of expression—is “stored-up labour,” but it is something more; it is also stored-up valuable natural power.”

Böhm-Bawerk y su crítica del valor-trabajo de Marx

R. Fischer

Como es bien conocido, Marx basó su análisis económico en la Teoría del valor-trabajo. En El Capital,vol.  I, considera una economía con un solo bien producido. Muchos economistas (también yo, antes de leer a Böhm-Bawerk), piensan que en tal caso el modelo económico, aunque poco realista, no enfrenta demasiados problemas lógicos. Dado que en Capital vol. I hay un solo bien producido, no es un problema tener al mismo tiempo una tasa única de rentabilidad y de plusvalía.

MiddleAgedMarx
Marx

En una economía más compleja, con sectores productivos que usan distinta proporciones de capital y trabajo, es imposible tener al mismo tiempo una tasa uniforme de rentabilidad y de plusvalía  (el problema de la transformación entre valores y precios).  Este problema es bien conocido y economistas marxistas serios, lo reconocen, y sugieren abandonar el principio del valor-trabajo (John Roemer, en “Analytical Foundations of Marxian Economic Theory“, por ejemplo).

Böhm-Bawerk critica la Teoría de Rodbertus

Böhm-Bawerk (B-W, en adelante) va más allá, y critica incluso el modelo de valor trabajo con un solo bien.  Su crítica a Marx aparece luego de responder a Rodbertus, otro economista alemán que usaba la teoría del valor-trabajo, De Rodbertus critica que su definición de valor-trabajo no  le reconozca un valor al conocimiento, a la dirección de un proyecto o empresa y otras actividades no directamente productivas. Asimismo, que no le asigne valor a los recursos naturales y especialmente que no le asigne valor al tiempo.

bohm-bawerk-8513-20071127-1
Böhm-Bawer, economista austriaco y Ministro de Hacienda de Austria.

Su ejemplo es el siguiente:  supongamos que un viñatero produce un barril de vino con un valor de $10.  Supongamos que es un viñatero socialista y le paga a sus empleados todo el valor del barril, es decir $10, sin quedarse el con un gramo de plusvalía. Ahora bien, guarda ese barril por dos años, y al cabo de ese tiempo el barril de vino vale $20. De dónde salió ese valor adicional? No puede provenir de la explotación de los trabajadores, pues se les pagó el valor total del vino en el momento de su producción. Sin embargo, ahora el valor del vino es superior al valor pagado a los trabajadores. Es decir, no todo el valor proviene del trabajo.

El argumento lógico de Marx

B-W comienza citando extensamente del Capital vol I, donde Marx “deduce” la teoría del valor-trabajo y el origen de la plusvalía. Parte con los economistas clásicos que usaron la teoría: Smith y Ricardo. Según B-W, la teoría del valor-trabajo en Ricardo era limitada. Ricardo reconoce el valor del tiempo y el de la escasez, pese a que supone que en la mayoría de los casos el valor proviene del trabajo, sin asumir que siempre es así. Una de sus principales excepciones son los procesos productivos que toman tiempo.

Según B-W, cuando Smith se refiere al esfuerzo y molestia del trabajo, como un factor común a todos los humanos, B-W le reprocha que  por mucho que se acumule esfuerzo y molestia de obreros, no se obtendrán las pinturas de un artista talentoso (o de un científico, etc) y que por lo tanto creer que se pueden reducir los distintos tipos de trabajo a un factor común  es un error. En estas definiciones. Smith se dejó llevar por el lenguaje, sin demostrar lo que aseveraba, según B-W. Concluye:

“The result of these considerations may, I think, be summed up as follows. Adam Smith and Ricardo have asserted that labour is the principle of the value of goods simply as an axiom, and without giving any evidence for it. Consequently any one who would maintain this principle must not look to Adam Smith and Ricardo as guaranteeing its truth, but must seek for some other and independent basis of proof.”

B-W señala que autores socialistas o cercanos (Rodbertus, Lasalle, Marx, Sismondi), que critican todo lo que se ha escrito sobre economía, dejan pasar estas ideas de Smith sin examinar su veracidad, simplemente porque se trata de Smith. El razonamiento lógico de Marx, según B-W, se divide en tres pasos:

  1. Al intercambiarse dos bienes, se hacen equivalentes, por lo que deben tener un elemento común, y en este elemento debe residir el principio del valor de intercambio.
  2. El elemento común no puede ser el valor de uso, porque en el intercambio el valor de uso no es considerado.
  3. Si el valor de uso de los bienes se descarta, resta solo un elemento común: el hecho de ser productos del trabajo. Según Marx, un bien sólo tienen valor porque materializa el valor-trabajo.

B-W comenta:

“I have seldom read anything to equal this for bad reasoning and carelessness in drawing conclusions.”

Esto porque el primer paso puede pasar, pero el segundo incurre en un grueso error lógico.  B-W usa el siguiente ejemplo: en un teatro, tres cantantes celebrados: un tenor, un bajo y un barítono reciben el mismo salario de $1,000.  ¿Cuál es la razón por la que sus salarios sean iguales? Siguiendo el razonamiento de Marx, se debería considerar que una buena voz vale tanto como otra, independientemente de si se es tenor, bajo o barítono, siempre que estén en las proporciones correctas, Por lo tanto, según el razonamiento de Marx, cuando consideramos el salario, podemos olvidarnos de la buena voz,  Es decir, una buena voz no es la causa del buen salario. B-W señala que tal como el tipo de voz no importa si es buena, la forma en que aparece el valor de uso (como comida, vestuario, alojamiento o cualquier otra cosa) es un accidente, pero el valor de uso del bien nunca pierde su importancia. Esto es claro del hecho que no hay valor de intercambio cuando no hay valor de uso (algo que Marx se ve forzado a admitir).

El tercer paso lógico  es aún peor. Si descartamos el valor de uso, lo que  queda es el valor trabajo, según Marx, pero a B-W esto no le parece tan obvio. ¿No es también común a los bienes que tienen valor de intercambio el hecho de ser escasos en relación a la demanda? ¿O que son objetos de demanda y de oferta, y que tienen dueños? ¿O que son productos de la naturaleza? B-W se pregunta por qué el principio del valor no surge de una de estas otras características comunes a los bienes intercambiados. ¿Qué pasa con los recursos mineros aún no explotados, o las tierras vírgenes, que a menudo tiene altos valores de intercambio, pese a no incorporar ningún trabajo? Concluye que la deducción lógica que hace Marx es pésima.

La Teoría del valor-trabajo y la experiencia

B-W sugiere que si bien no se puede demostrar lógicamente el principio del valor-trabajo, tal vez la experiencia del mundo real avale el principio. Pero, según él, la experiencia sugiere que el grupo de bienes para los cuales es aplicable el principio del valor trabajo es pequeño, e incluso en ese caso, solo de manera aproximada. Para mostrar que el espacio en que es aplicable una aproximación de la Teoría del valor-trabajo es limitado, examina los caso en los que no se cumple:

1. Todos los bienes escasos o difíciles de reproducir: obras de arte, vinos especiales (estos son ejemplos de Ricardo), a los que deben agregarse bienes más fundamentales como la tierra, los bienes producidos con patentes, copyright y secretos comerciales.

2. Los bienes que requieren trabajo especializado: Marx nos haría creer que el trabajo de un buen carpintero, de un artesano especializado o de un ingeniero puede ser transformado en una cierta cantidad de trabajo de obreros comunes:

 “El trabajo complejo no es mas que el trabajo simple potenciado o, mejor dicho, multiplicado: por donde una pequeña cantidad de trabajo complejo puede equivaler a una cantidad grande de trabajo simple.” El Capital, vol 1.

B-W comenta que aunque en varias dimensiones el valor de un artista puede ser equivalente al de cinco mineros (en valor monetario, por ejemplo), nadie diría que es el equivalente físico a sesenta horas de trabajo del minero.1 Se podría agregar que los obreros podrían trabajar durante las sesenta horas y no conseguirían una obra de arte con un valor de intercambio similar a la del artista. B-W,señala además que la mayor parte de los bienes caen en esta categoría, porque incorporan algo de trabajo especializado, aunque sea solo el del gerente de la empresa.

3. En algunas industrias se paga menos de lo que se pagaría normalmente, y a menudo bajo el nivel de subsistencia: es el caso (en aquella época) de las costureras, bordadoras. A menudo, una costurera recibía un salario de dos tercios del de un obrero. Su producción no se intercambiaría según la regla del valor-trabajo.

4. Aquellos bienes que, sujetándose  al principio del valor-trabajo, no lo hacen permanentemente, sino que se ven afectados por la oferta y la demanda. Los proponentes de la teoría sostienen que esto son solo variaciones temporales y los precios tienden hacia el indicado por el valor-trabajo, en el caso de estos bienes. Ante esto, B-W se pregunta si no es válido este principio también para los bienes en las categorías anteriores, y si en tal caso no habrá un principio más fundamental (que el valor-trabajo) en la determinación del valor de intercambio.

5. En el quinto grupo están los bienes que, como Ricardo (pero no Marx) lo reconocía, incorporan el tiempo. En esos caso el valor de intercambio difiere de lo que corresponde al valor-trabajo, pese a que puedan ser producidos solamente con trabajo común. Un roble de cien años tiene un valor de intercambio mucho mayor que el minuto del trabajador que plantó su semilla.

B-W concluye que la experiencia demuestra que los bienes que se transan de acuerdo al valor-trabajo representan un conjunto muy escaso de bienes, y que incluso en aquellos caso, la teoría no se cumple en forma exacta. Aunque B-W admite que el trabajo es un componente importante en la mayoría de los bienes, y afecta su valor, no es la causa última del valor. Esta causa última debe ser común  todos los bienes, y el valor-trabajo no lo es.

B-W comenta que pese a lo débil del principio, quienes adhieren a la Teoría de la Explotación (los socialistas de la época), la usan para atacar como injustas, o no ajustadas al derecho todas aquellas formas de valor que no coinciden con la Teoría del valor -trabajo y demandar su abolición. Es decir, primero omiten las excepciones para aseverar que la teoría del valor-trabajo es universal, y luego la usan para llamar la atención a todos aquellos casos en que no se cumple.

Volviendo a Marx, B-W critica en él todos los errores que comete Rodbertus al usar la Teoría del valor-trabajo, en especial olvidar el valor del tiempo., y que en un proceso que demora tiempo, el trabajador no puede reclamar el valor final del producto. Luego se refiere a la división del capital en capital variable y capital constante, y al supuesto de Marx de que solo el capital variable genera valor, mostrando que el el excedente depende del capital total y no de su división en categorías (aquí aparecen los problemas de transformación mencionados antes, que Marx no pudo resolver). Finalmente, B-W vuelve al ejemplo del vino y se pregunta ¿A qué que hora del día laboral el trabajador produce la plusvalía correspondiente a bodegaje del barril entre el año quinto y el décimo? ¿O si es un robo que el campesino que plantó la bellota del roble no reciba los $20 que valdrá el árbol en 100 años?

Bohm Bawerk y el problema de la transformación

En el libro Karl Marx and the Close of his System, de 1896, Böhm-Bawerk plantea así el problema de la transformación:

“His theory demands that capitals of equal amount, but of dissimilar organic composition, should exhibit different profits. The real world, however, most plainly shows that it is governed by the law that capitals of equal amount, without regard to possible differences of organic composition, yield equal profits.”2

Pero señala que:

“The real world, however, most plainly shows that it is governed by the law that capitals of equal amount, without regard to possible differences of organic composition, yield equal profits. We will let Marx explain this contradiction in his own words.”

Luego coment que pese a que en el volumen primero se asegura que los bienes se intercambian a su valor trabajo,

“And now in the third volume we are told briefly and drily that what, according to the teaching of the first volume must be, is not and never can be; that individual commodities do and must exchange with each other in a proportion different from that of the labour incorporated in them, and this not accidentally and temporarily, but of necessity and permanently.”,

y que por lo tanto, el tercer volumen de El Capital contradice totalmente al primero. Marx trata de evitar este dilema con los siguientes recursos argumentales, según B-W:

  1. Si bien los bienes individuales se intercambian a valores que difieren del valor-trabajo, estas diferencias se cancelan en la economía como un todo,y la suma de los precios de producción (“total of the prices of production”) es igual  a la suma de sus valores (“equal to the sum of their values”).
  2. La Ley del valor-trabajo gobierna los movimientos de precios, dado que aumentos o reducciones en la jornada laboral hacen  bajar o subir los precios.
  3. La ley del valor-trabajo funciona sin problemas, según Marx, en las etapas primarias del proceso capitalista.
  4. En un sistema económico complejo, la ley del valor-trabajo determina los precios de producción indirectamente, en última instancia.

A continuación, B-W demuele estos argumentos, uno por uno. El primero porque no deja nada de la teoría del valor-trabajo, que supuestamente definía las razones a las que se intercambian bienes individuales. El segundo porque nadie niega que una alza en los costos laborales afecta los precios de los bienes, sin necesidad de una teoría del valor-trabajo.

El tercero porque no es razonable que, aunque los trabajadores sean dueños de los medios de producción ( el supuesto de la etapa primaria de Marx), el trabajador en una industria que requiere mucho capital acumulado (es decir trabajo previo, no remunerado) lo intercambie a una tasa en la que solo el trabajo final se remunere. El cuarto, porque no parece tener  sentido: ¿qué significa en última instancia? Se sabe que el factor trabajo afecta los términos de intercambio, pero, ¿satisface eso ser “la última instancia”? Cómo desprobar tal afirmación, y cómo se relaciona ésta con la Teoría del valor-trabajo original, del volumen 1? B-W concluye que:

“This is to evade the admission of the contradiction; it is not to escape from the contradiction itself.”

Conclusión

La crítica de B-W a la Teoría del valor-trabajo me parece convincente, y eso sin necesidad de llegar al problema de transformación, que es más conocido como una de las debilidades de la Teoría. Es interesante observar que las dificultades de la reducción del trabajo a un trabajo simple son aún más graves (a mi entender) que las críticas de Robinson al uso de capital agregado durante las controversias de Cambridge.

Notas:

1. ¡Una jornada laboral minera de 12 horas!

2. La composición orgánica del capital es la razón entre el capital no salarial  (c) y capital destinado a pagar salarios.