Capital bancario

Una excelente editorial Lex del Financial Times sobre capital bancario. Como lo señala la editorial, el capital bancario es el colchón que protege al banco de pérdidas que, siendo fracciones pequeñas de los activos totales, pueden hacer que un banco haga kaput (como diría la abuela del autor).

La pregunta es ¿que es capital bancario? Las regulaciones bancarias internacionales distinguen entre dos niveles de capital. El primero lo componen acciones comunes y preferenciales así como reservas declaradas. El segundo nivel incluye reservas por pérdidas y morosidad, reservas no declaradas y deuda subordinada. Esta última aparece porque es deuda que no es exigible, pero por otro lado, no tiene sentido como colchón contra pérdidas. Tampoco tiene mucho sentido cosiderar como capital las reservas contra pérdidas, ya que tienen un objetivo específico y están ya asignadas a él. Por ello, no son de libre disposición en caso de crisis.

Según Lex, para los inversionistas lo importante para ver la solidez de un banco son las reservas de nivel 1 depuradas. Indirectamente, el valor de las acciones a menudo incluye goodwill e intangibles. Se debería eliminar el valor de los intangibles y goodwill, ya que en caso de crisis no valen mucho. Las acciones preferentes se deberían incorporar solo si la deuda asociada no es exigible. En todo caso, los reguladores bancarios todavía no tienen una doctrina clara en este tema, por lo que los inversionistas deben tomar precauciones al evaluar el apalancamiento de un banco. La siguiente figura del Financial Times muestra la evolución del capital bancario del sector bancario y de Citi.

Un chiste racista

Las personas pueden ser ingeniosas y ofensivas al mismo tiempo. El chiste siguiente es implícitamente racista pero tiene la virtud de mostrar la hipocresía de los discursos oficiales. Las contribuciones de los musulmanes a los Estados Unidos son las contribuciones normales –y no extraordinarias– de cualquier grupo compuesto por personas buenas y malas, con maneras de pensar e intereses distintos, caracterizados sólo por pertenecer a una religión.

Gracias a Brad de Long

Juegos de ensueño

Cheap Talk describe distintos mecanismos para que los niños se queden dormidos en el auto de manera que molesten menos. Una posibilidad es premiar al primero que se queda dormido. Pero esto tiene el inconveniente que los niños se sabotean uno al otro con ruidos y gritos , produciendo más molestia que sin premio.

Sorprendentmente, una mejor alternativa es hacer lo contrario: premiar al último que se queda dormido. Los niños fingen que se han dormido para que su hermano sienta que puede dormir sin problemas y ún así recibir el premio. Esto, primero, mantiene silenciosos el auto, y segundo, hace mucho más probable que se queden dormidos.

Gracias a Marginal Revolution. Esta entrada va dirigida especialmente a Nicolás F., ya que puede facilitar su vida futura.