La tasa marginal de impuestos para una jefa de hogar

R. Fischer

Me gustaría disponer de un gráfico que me indicara cual es la tasa marginal de impuestos que enfrenta, por ejemplo, una jefa de hogar de bajos ingresos, con niños. Así sabríamos si las estructura actual de subsidios está bien estructurada. Algo así como la figura siguiente para los EEUU:

Tasa marginal de impuestos en los EEUU.

Es notable que en la figura hay un rango de ingresos (alrededor de los US$20.000) en que los impuestos marginales son de casi un 100%.

Mi impresión es que nuestros subsidios a la extrema pobreza también están tan mal diseñados, y hace que a esas personas no les interese trabajar, pues las tasas de impuestos que enfrentan –al retirarse los subsidios– por los ingresos adicionales son demasiado altas.  Es un problema de la focalización excesiva de los subsidios e incentiva el desempleo.

Para evitarlo es necesario mirar lso subsidios en una forma global y no por áreas del gobierno como se hace ahora. Para eso hay que construir gráficos como éste.

Nota: Esto no tiene nada que ver con el problema de la falsificación de datos en las fichas CAS.

Graicas por el grtáfico a The Grumpy Economist (John Cochrane)

¿Es razonable el argumento de Argentina?

R. Fischer

Uno de los argumentos usados por quiénes defienden la posición de Argentina de negarse a pagar a los acreedores “buitres” es que los inversionistas sabían lo que hacían, y que el premio por riesgo de la deuda argentina cuando compraron sus bonos significa que deben aceptar que haya un default y asumir las consecuencias (un haircut de 70%). Es lo que escribe Mario Blejer hoy en el Financial Times: 

“But if investors are willing to accept higher risks in order to cash in on the additional spread, they cannot renege on the potential cost when the risk of default becomes a reality. Default, in this context, is not a crime but a legitimate, if unfortunate, part of the game. It is not consistent to benefit from a risk-taking premium and insist on full payment in all circumstances. The legal protection extended to bondholders by Judge Griesa goes against the very nature of risk-taking. If all holdouts are eventually paid in full, the entire price-setting mechanism in sovereign bond markets is rendered inconsistent.”

Este es un argumento falaz. Quienes aceptaron la oferta de Argentina de pagarles un 30% de lo que les debía, o quienes vendieron a fondos buitre han sufrido los costos. Quiénes mantuvieron sus bonos originales han enfrentado el costo de oportunidad de sus recursos retenidos, algo que también vale para los fondos buitre, los que además han enfrentado el costo de abogados para presentar su caso.

Por lo demás, los bonos en disputa no contienen clausulas de acción colectiva que obligan a todos los tenedores de bonos a aceptar una oferta si una mayoría suficiente la acepta. Al no incluir esta clausula, el riesgo del bono es menor que el de un bono que las incluye. Por lo tanto, las personas que compraron los bonos sujetos a  la clausula de acción común recibían (o debían pagar) más que los poseedores de los bonos que están en disputa, Bajo el mismo argumento de Blejer, usado en su contra, sería injusto que los tenedores que no aceptaron la repactación perdieran una clausula que les significó recibir una tasa menor que las de los tenedores de bonos con clausulas de acción colectiva.

Pero el argumento de Blejer es incluso más débil, como lo señala uno de los comentaristas a su artículo:

“There is something wrong with Argentina’s attitude to debt which I have heard or read from several Argentines since the 2002 default, and is evident here in the remark that “if investors are willing to accept higher risks in order to cash in on the additional spread, they cannot renege on the potential cost when the risk of default becomes a reality”. It seems that Argentines take the view that their creditors were paid to take the risk of default and so Argentina is less obliged to strive and make sacrifices to avoid default. Thus, the Argentine risk premium becomes endogenous, and there is a risk that it ceases to be viable for any rational investor to lend to Argentina.” (itálicas agregagas)