Variacioncompensada's Blog

Límite de edad para votar | octubre 15, 2010

Los cardenales jubilan a los 75 80 años, y ya no pueden elegir papas. Los obispos y arzobispos deben dejar sus cargos a la misma edad (con la notable excepción del Obispo de Roma). En la justicia, los miembros de la Corte Suprema deben abandonarla a los 75 años, y los demás jueces deben hacerlo cuando más jóvenes.

En universidades como la de Chile, se jubila a los 65 años (aunque algunos, aprovechando deficiencias en el estatuto, pretenden seguir en sus puestos por más tiempo). En el caso de los profesores que siguen prestando buenos servicios, se los recontrata a cargo de su Departamento original, pero sin las obligaciones contractuales de un cargo de planta en la Universidad.

Estos ejemplos nos indican que por diversos motivos, los organismos estiman que la edad puede transformarse en un factor que afecta la calidad de los servicios que proveen esas personas. En la universidad, donde la creación y la capacidad de adquirir nuevos conocimientos es esencial, el límite de edad es más bajo que en los cargos en que se toman decisiones, por lo que la experiencia es importante (en el caso de jueces y autoridades eclesiásticas).

Por el contrario, en el caso de las votaciones no existe un límite de edad para votar, sin que exista ninguna razón para pensar que el votante promedio de más de 75 años mantiene mejor sus capacidades intelectuales que obispos, jueces o profesores universitarios de esa edad. Más bien ocurre lo contrario, debido a que no ha tenido el ejercicio intelectual de personas que han estado en los cargos anteriores. Es común que un anciano mantenga ideas anquilosadas y egoístas que benefician a su grupo de edad a costa del resto de la sociedad, especialmente los más jóvenes. En muchos casos, su percepción del mundo bordea la paranoia.

Los ancianos aumentan su participación en la población debido a los avances médicos, por lo que cada vez más las decisiones políticas se toman en función de sus intereses. Dado el mayor tiempo libre y la falta de otras actividades, su tasa de participación es más alta que en otras cohortes. Esto es especialmente válido en Chile, con su sistema de inscripción voluntaria y votación obligatoria. El resultado es que nuestra tasa de pobreza es mayor entre los jóvenes que en los ancianos.

La propuesta de este blog es simple: tal como en el caso de los conductores, que a medida que envejecen deben tomar exámenes médicos más frecuentes para ser autorizados a conducir, los votantes después de los 75 años solo deberían poder votar luego de un examen psicológico bianual que demuestre que tienen una percepción balanceada del mundo, y que no sufren de ninguna de las patologías mentales comunes a esa edad. Debo hacer notar que el autor de este blog se acerca peligrosamente a las edades que límite, por lo que no es una propuesta que le convenga.

Anuncios

1 comentario »

  1. Si bien es claro que el sistema de inscripcion voluntaria y voto obligatorio genera una serie de distorsiones en el padron electoral, establecer edad de corte y/o examen obligatorio generaria a su vez otras dificultades.

    Es mas, creo que la solucion a dichas distorsiones viene de incorporar a los no inscritos al padron electoral y no de restringir los derechos de los inscritos. En particular, apoyo la propuesta de inscripcion automatica y voto voluntario porque considero genera un marco adecuado para la creacion de incentivos que mejorarian la participacion informada en los procesos electorales.

    No obstante, respecto a lo propuesto en este articulo creo que se podrian analizar los siguientes puntos:

    1) En vista de la mayor prevalencia de enfermedades mentales a edad avanzada, seria razonable limitar el derecho a voto por parte de los ciudadanos que sufran ciertas enfermedades mentales que distorsionan severamente su interaccion con la sociedad. Esto sin embargo debiese ser aplicado independientemente de la edad del afectado y el listado de enfermedades debiese ser consultado y consensuado por un referente reconocido (como el colegio de siquiatras o similar).

    2) Establecer examenes mentales obligatorios una vez alcanzada cierta edad pone la carga de prueba en los ciudadanos, siendo arbitrario a la vez que oneroso para un segmento que en su mayoria no cuenta con los recursos economicos adecuados. Dado que el tipo de patologias que distorsiona la realidad e interaccion social generalmente son diagnosticadas formalmente por un especialista, seria razonable que luego del diagnostico fuese el mismo doctor quien tuviera la obligacion de reportarlo al sevicio electoral.

    3) He conocido gente de diversas tendencias politicas e ideologicas que no tienen una percepcion balanceada del mundo. Y en general no pasan de 60 años, es mas, varios han estado entre 20 y 40.

    4) Muchas personas de edad avanzada no votarian si no fuese obligatorio. Durante varios años he acompañado a mi abuela (87 años) al local de votacion. Los ultimos años hemos tenido que presentar un certificado medico en carabineros para eximirla de este deber debido a su estado de salud. Y conozco varios casos similares. Si fuese voluntario sobre cierta edad (o mejor aun para todos los inscritos), la representacion del grupo de mayor edad caeria de manera natural.

    Comentario por Paula Nunez — octubre 15, 2010 @ 10:37 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: