Variacioncompensada's Blog

Una quiebra ordenada | diciembre 19, 2010

Luego de la qiuebra de los bancos en Chile en 1982, se introdujo un sistema bastante original para asegurar que la quiebra de un banco no podría ocasionar la interrupción de los pagos. Es decir, para asegurar que cuando una empresa quisiera pagar a sus trabajadores con el dinero que tenía en el banco, nunca tendría problemas para acceder a él. En muchos países, este problema se ha resuelto con seguros a los depósitos, pero eso tiene el inconveniente de que con el tiempo, el monoto del seguro aumenta, para evitar corridas bancarias. Al final, el gobierno nunca cobra la prima necesariapara que el sistema se autofinancie, por lo que siempre hay un subsidio encubierto.

En Chile decidieron hacerlo distinto. La idea era asegurar a los cuentacorrentistas (así como los depositos a plazo con vencimiento en menos de diez días). El Banco Central garantiza los depósitos en cuenta corriente. Pero el Banco Central exige que si los depósitos en cuenta corriente exceden el 250% del capital del banco, el excedente se debe depositar en el Banco Central (donde recibe interés). Además, el Banco Central tiene prioridad sobre todos los activos del Banco en caso de requerirse la garantía.

Esto significa, primero, que los cuenta correntistas no tienen de qué preocuparse. Segundo, el Banco Central tampcoo enfrenta problemas. Asegura solo el 250% del capital del banco (el resto del dinero de cuentas corrientes ya está depositado en el Banco Central), y eso siempre podrá obtenerlo al tener primera preferencia sobre los activos del Banco. Los que están en riesgo son los que tienen depósitos de más largo plazo, que sufrirán un recorte. También los accionistas, que lo perderán todo al estar últimos en la prioridad.

La ventaja es que debido a que su prioridad está predefinida, no se producen los conflictos usuales luego de una crisis bancaria y que son la fuente de gran parte del costo de las crisis. En Chile, todos los depósitos a plazo –salvo los con vencimiento a menos de diez días– sufren un recorte proporcional.

Tal vez el esquema se podría mejorar haciendo que los que sufran los recortes se transformen en los nuevos accionistas del banco (con una asignación proporcional de acciones igual a su proporción de los depósitos a plazo del banco). Sería un banco sin deuda luego del recorte y de que los accionistas originales contribuyan con el capital y las reservas del banco.

El esquema es lógicamente sano y solo podría fallar si el gobierno decide intervenir para ayudar a los que tienen depósitos a plazo. Esto sería un error.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: