Variacioncompensada's Blog

Multas de verdad

diciembre 8, 2010
Dejar un comentario

La oficina antimonopolios de la Unión Europea acaba de imponer una multa de 650 millones de euros a cinco productores de pantallas LCD. Las empresas, cuatro de ellas taiwanesas, fueron acusadas de formar un cartel. Este cartel estaba muy bien organizado, y tenía reuniones mensuales. En las sesenta reuniones, las empresas concordaban precios e intercambiaban información sobre la planificación de producción, factores de utilización de planta y condiciones de mercado. Samsung, el principal productor mundial y que también participó en las reuniones, no fue castigado, porque fue primero en acusar la existencia del cartel y en entregar información. LG, otra empresa coreana, fue multada en 215 millones de euros.

Ha sido un buen año para las multas antimonopolio en Europa. Ya han recolectado 3.1 mil millones de euros, los que sirven para cubrir el presupuesto de la Unión. Entre otras empresas, Lan Cargo tuvo que pagar por formar parte de un cartel en la carga aérea.

Considerando la experiencia europea y norteamericana de los últimos años, en que se han descubierto un gran número de acuerdos colusivos internacionales (que son más difíciles de formar que los nacionales), ¿qué posibilidad existe de que estos acuerdos no sean comunes en Chile?


Pisa en China

diciembre 8, 2010
Dejar un comentario

Los mejores puntajes en la prueba Pisa de 2009 los obtuvo Shanghai, China. Un artículo del FT Alphaville da más alcances sobre lo que significa. Contra lo que los prejuicios pudieran suponer sobre un aprendizaje por memorización en China, la prueba Pisa mide creatividad y comprensión. Los buenos resultados se deben a recientes reformas en educación, que han elevado los salarios, le han dado más autonomía a los profesores y los han entrenado mejor. Además, los malos profesores son eliminados rápidamente de sistema. Todas estas son medidas que se pretende incorporar con las reformas a nuestro sistema educacional.

El artículo llama también la atención sobre la presión (o las expectativas) que ejercen los padres y sobre el efecto de la cultura en el rendimiento académico. No basta solamente con tener un buen sistema educacional: esto se debe complementar con una sociedad y familias que presionen a los estudiantes para obtener buenos resultados. En esta materia tenemos un problema. Los padres chilenos son demasiado complacientes con sus hijos y la sociedad como un todo no tiene un estándar de exigencia en materias académicas.


Informe de Comisión de Salud: obligación de comprar un plan básico

diciembre 8, 2010
Dejar un comentario

El informe de la Comisión de Salud tiene como propuesta básica que se cambie la obligación de cotizar un porcentaje del sueldo hacia salud por la obligación de comprar un plan mínimo de salud, con solidaridad (voto de mayoría) o de acuerdo con la cotización (minoría).

La propuesta contempla también modificaciones al sistema de incapacidad laboral. Por ejemplo, que solo se descuenten dos días del salario, que no se requieran 10 días de licencia para evitar el descuento, que no se pague el 100% del salario para reducir el riesgo moral y que haya una contribución del empleador.

El autor de este blog –aunque sin alegar originalidad– se siente complacido con la propuesta básica del nuevo sistema, pues junto a Pablo Serra propuso cambios similares hace casi 15 años (Revista de Análisis Económico, Vol. 11, Nº2, pp. 187-217, Noviembre 1996). Primero, la obligación de compra de un plan básico como el requisito fundamental del sistema. Nuestra propuesta era menos audaz que la de la Comisión de Salud, que propone solidaridad, y se parece más a la de la posición minoritaria. Segundo, para enfrentar el problema de los afiliados cautivos, proponíamos que los afiliados con preexistencias tuvieran una “mochila”. Esta mochila consistía en un monto equivalente al costo adicional esperado del afiliado respecto al promedio de los afiliados que sería traspasada a la Isapre que lo recibiera. De esta manera, si el afiliado deseara cambiarse de institución de salud, la empresa que lo recibiera no se vería perjudicada. Así no tendría incentivos a rechazarlo y el afiliado ya no sería cautivo de su Isapre original (esta idea era una adaptación de una propuesta de J. Cochrane de 1995). Una idea similar ha sido adoptada por la Comisión de Salud.