Peligros en las Comisiones

Las comisiones que se han creado para diseñar reformas en distintos sectores: Salud, economía, finanzas, trabajo y otros, han sido una iniciativa valiosa. Ellas han permitido proponer reformas inteligentes a las políticas públicas, y con consenso o acuerdo mayoritario entre distintos sectores.

Sin embargo, el caso de la Comisión de Salud es preocupante en otro sentido: la influencia de los miembros que pertenecen a un grupo de presión no es sana. El Mercurio trae hoy la noticia que al menos dos miembros votaron por la propuesta mayoritaria no porque fuera la mejor (eso puede ser discutible), sino porque le convenía al gremio que representaban.

Según Marcos Vergara (de la U. de Chile), quien fue parte de la comisión, el creciente desarrollo de infraestructura de las clínicas privadas no se condice con el número de beneficiarios del sector privado, que se ha mantenido estable durante la última década.

Según el experto, esto es porque las clínicas aspiran a atender a los pacientes Fonasa. Y a esto podría desembocar el informe de la comisión de expertos, ya que la posición de mayoría restringe los ámbitos de acción de las isapres.

En efecto, el 46% de las prestaciones de nivel secundario y terciario (hospitalización) son entregadas por clínicas privadas, según datos de la Asociación de Clínicas.

Para Hernán Sandoval, ideólogo de la reforma a la salud de 2005, lo que en el fondo está detrás de esta propuesta es “una severa ‘querella’ entre aseguradores y prestadores. El crecimiento enorme de los prestadores les ha dado una fuerza gigante dentro del sector privado que los hace considerar innecesario tener un intermediario como las isapres”.

Esto explicaría que se sumarán a la mayoría del informe los votos de Andrés Tagle (ligado al mundo de los seguros) y de Fabio Valdés (director de Banmédica).

Es imprescindible que las Comisiones consulten a los grupos de presión y otros interesados cuando reflexionan sobre reformas profundas a las políticas públicas en un sector. Pero es un error de diseño que entre sus miembros hayan personas que, por su pertenencia a un grupo de presión, voten según el interés de sus industrias en una Comisión creada para definir una política país.

El estimulante antiestímulo turco

En otro artículo interesante hoy, el Financial Times describe el nuevo plan de Turco para desestimular la economía. Turquía ha crecido muy rápido en el último año y el déficit de cuenta corriente alcanza un 5,5%, lo que es preocupante. El plan consiste en reducir las tasas de interés.

Parece raro, porque normalmente una baja de tasas aumenta la demanda de crédito y la actividad económica, lo que a su vez aumentaría el déficit de cuenta corriente. Pero si subiera la tasa, atraería liquidez externa, por lo que también aumentaría el déficit de cuenta corriente. Para contrarrestar el efecto expansivo de la reducción de la tasa, Turquía subirá el encaje bancario, para que los bancos no puedan aumentar el crédito en la economía.

La impresión de este blog es que el problema no será efectivo. Dado que la menor tasa aumentará la demanda por crédito, pero los bancos no podrán prestar más, puede haber racionamiento de crédito, y el mayor precio sombra del crédito podría fomentar la aparición de préstamos no regulados. En tal caso, el efecto de la medida sería estimulativo. Todo va a depender de la capacidad de control del Banco Central Turco sobre el mercado del crédito.

Brasil y los negocios

El Financial Times trae un artículo sobre las dificultades de hacer negocios en Brasil. Las trabas burocráticas de un país rankeado 127 en Doing Business son tan grandes, que hay empresas que simplemente renuncian a entrar, pese al atractivo del mercado. Un ejemplo es Apple: no hay tiendas Apple en Brasil. El sobrecosto de un trabajador para cumplir toda la legislación es de un 100% por sobre el salario: el costo Brasil.

Sin embargo, muchas firmas aprenden a operar en Brasil. Las multinacionales chilenas se han aventurado, después de una primera entrada hace más de una década que no fue exitosa. Esperemos que los resultados, con mayor experiencia, sean mejores esta vez.