Variacioncompensada's Blog

Una quiebra ordenada

diciembre 19, 2010
Dejar un comentario

Luego de la qiuebra de los bancos en Chile en 1982, se introdujo un sistema bastante original para asegurar que la quiebra de un banco no podría ocasionar la interrupción de los pagos. Es decir, para asegurar que cuando una empresa quisiera pagar a sus trabajadores con el dinero que tenía en el banco, nunca tendría problemas para acceder a él. En muchos países, este problema se ha resuelto con seguros a los depósitos, pero eso tiene el inconveniente de que con el tiempo, el monoto del seguro aumenta, para evitar corridas bancarias. Al final, el gobierno nunca cobra la prima necesariapara que el sistema se autofinancie, por lo que siempre hay un subsidio encubierto.

En Chile decidieron hacerlo distinto. La idea era asegurar a los cuentacorrentistas (así como los depositos a plazo con vencimiento en menos de diez días). El Banco Central garantiza los depósitos en cuenta corriente. Pero el Banco Central exige que si los depósitos en cuenta corriente exceden el 250% del capital del banco, el excedente se debe depositar en el Banco Central (donde recibe interés). Además, el Banco Central tiene prioridad sobre todos los activos del Banco en caso de requerirse la garantía.

Esto significa, primero, que los cuenta correntistas no tienen de qué preocuparse. Segundo, el Banco Central tampcoo enfrenta problemas. Asegura solo el 250% del capital del banco (el resto del dinero de cuentas corrientes ya está depositado en el Banco Central), y eso siempre podrá obtenerlo al tener primera preferencia sobre los activos del Banco. Los que están en riesgo son los que tienen depósitos de más largo plazo, que sufrirán un recorte. También los accionistas, que lo perderán todo al estar últimos en la prioridad.

La ventaja es que debido a que su prioridad está predefinida, no se producen los conflictos usuales luego de una crisis bancaria y que son la fuente de gran parte del costo de las crisis. En Chile, todos los depósitos a plazo –salvo los con vencimiento a menos de diez días– sufren un recorte proporcional.

Tal vez el esquema se podría mejorar haciendo que los que sufran los recortes se transformen en los nuevos accionistas del banco (con una asignación proporcional de acciones igual a su proporción de los depósitos a plazo del banco). Sería un banco sin deuda luego del recorte y de que los accionistas originales contribuyan con el capital y las reservas del banco.

El esquema es lógicamente sano y solo podría fallar si el gobierno decide intervenir para ayudar a los que tienen depósitos a plazo. Esto sería un error.


Supervisión financiera

diciembre 19, 2010
Dejar un comentario

Lord Turner, que escribió el informe oficial que examinó las causas de la crisis financiera en Inglaterra, escribe un artículo en el Financial Times. En este artículo explica que la banca, y más generalmente gran parte del sector financiero, no debe ser tratado como otros sectores de la economía. En particular, el apetitio por el riesgo, que en un sector normal puede ser una virtud para un ejecutivo o dueño de empresas, en la banca debe ser controlado, ya que los costos de una quiebra o incluso de la amenaza de quiebra son enormes. Describiendo las razones por las que no cree que se obtendría mucho con una investigación del caso del Royal Bank of Scotland, que casi colapsó:

It would therefore reveal that the executives and board of RBS made risky decisions, allowed by the rules of the time and applauded by much of the market. They made judgments about the balance of risk and return, which under different circumstances might have served stakeholders’ interests but which in retrospect were poor. But these were not, our investigation shows, made without consideration of relevant information. They were therefore doing what executives and boards in other sectors of the economy do: sometimes getting judgments right and sometimes wrong.

But banking is not like other sectors. The fact that many banks made decisions in the same way as other companies was itself a key driver of the crisis, a big problem, but not one that regulators had adequately identified. In some other sectors we want bold risk-taking, which might sometimes result in failure, shareholder loss or even the danger of bankruptcy. But banking is different.

Failure in banking, or even the threat of failure offset by public intervention, carries huge economic costs quite different from non-banks. In banking, higher return for higher risks is also sometimes achieved not by socially valuable product innovation, but by leveraging up and taking liquidity risks, increasing the danger that society must clean up the mess.

Con el objetivo de disuadir a los bancos de tomar riesgos que en otros sectores serían normales, plantea la pregunta de si no sería adecuado establecer normas estrictas para disuadir la toma de riesgos. Por ejemplo, que los altos ejecutivos o directores de un banco que colapsa se les prohiba tener cargos similares en el sector financiero, a menos que puedan demostrar que se opusieron a las medidas que provocaron el colapso.

La propuesta de Turner parece excesiva, especialmente porque podría paralizar a los bancos. Por supuesto, tal vez eso sea lo que ocurre en Chile, en que la banca es consevadora como respuesta a nuestra propia crisis. Esto tiene costos permanentes para el resto de la economía. Pero es beneficiosa para los bancos, ya que a la sombra del SBIF se tiene poca competencia y mucha estabilidad.


Wikileaks

diciembre 19, 2010
Dejar un comentario

Gideon Rachman en el Financial Times tiene un artículo que coincide con lo que muchas otras personas están pensando: Wikileaks ha mejorado la opinión de internacional sobre los Estados Unidos. Contra la idea de que los americanos dicen una cosa en forma pública, mientras conspiran por otro lado, sus comentarios privados son decentes, aunque poco diplomáticos. En la mayoría de los casos las intenciones del gobierno norteamericano –o al menos del Departmaneto de Estado– son buenas y los que quedan mal son los gobiernos de otros países:

Overall, the picture of the US that emerges from WikiLeaks is positive. America’s foreign policy comes across as principled, intelligent and pragmatic. That was, perhaps, the best-kept secret of all.

Esto echa por tierra muchas teorías conspirativas sobre los Estados Unidos, salvo tal vez la de Chávez: Wikileaks es una conspiración de lso Estados Unidos.


Publicado en Temas raros

Mas sobre la distribución del ingreso en los Estados Unidos

diciembre 19, 2010
Dejar un comentario

Que la distribución del ingreso ha empeorado en los Estados Unidos es bien sabido. Marginal Revolution ha realizado un excelente análisis de las causas.

En parte se debe a que las nuevas tecnologías permiten que las estrellas se beneficien a costa de los demás participantes en el sector: un cantante famoso antes de la globalización tenía acceso solo a mercados individuales en los países. Ahora desplaza a los cantantes de otros países. Un futbolista ahora es famoso no solo en su ciudad o país sino en todo el mundo, y su reputación le permite cobrar más (la idea de la economía de las estrellas es de S. Rosen). Asimismo, las nuevas tecnologías y sus aplicaciones son universales, por lo que acceden al mercado mundial –y rápido–. Así los fundadores de Google o los de Facebook se han hecho billonarios en poquísimo tiempo. Ese tipo de desigualdad parece menos ofensiva: de alguna forma es merecida.

Pero no es solo eso lo que ha creado desigualdad. Una parte importante proviene del enorme aumento en el ingreso del sector financiero. La idea es que esta desigualdad no proviene de la generación de riqueza, sino de un arbitraje que permite realizar apuestas muy rentables por períodos largos pero cuando el sistema colapsa, los costos se socializan. Nada nuevo en el análisis aunque Marginal Revolution lo escribe muy bien.

Pero tal vez la importancia del efecto queda más claro al examinar que parte del aumento en el ingreso nacional se lleva el 1% superior y el 90% inferior de la distribución del ingreso en distintos períodos.

Este fenómeno podría explicar la crisis política en los EE.UU.