Variacioncompensada's Blog

Anti-elitismo y Andrew Jackson

noviembre 4, 2010
Dejar un comentario

Un colega feliz con los resultados de las elecciones en los EE.UU., me envía un artículo del New York Times sobre la importancia del anti-elitismo en la motivación de los electores que derrotaron a los democrátas. Según el artículo, Obama es considerado un elitista, y eso es pecado mortal para una parte importante de los votantes, especialmente en el centro y sur del país.

La tradición populista y anti-elitista en los Estados Unidos es muy antigua, y tuvo su primer éxito con la elección de Andrew Jackson como Presidente en la primera mitad del siglo 19 (1829–1837). Andrew Jackson tenía aspectos muy positivos y otros que no lo eran tanto, pero que siguen estando presentes en movimientos como el Tea Party. Primero, estaba a favor de la democracia y la libertad individual, pero al mismo tiempo deseaba echar a las tribus indias de sus tierras, y aprobaba la esclavitud.

En otra tradición adoptada por el Tea Party, para sus partidarios, Jackson era considerado por sus partidarios como un hombre que representaba al pueblo y sus opositores eran arístocratas corruptos del Este. Es decir, el equivalente al anti-elitismo actual. Esta oposición al mundo financiero, y a New York en particular como representante de todos los males, se reflejó en que Jackson no renovó la licencia del Segundo Banco de los Estados Unidos. El único banco con alcance nacional y que podía realizar funciones de Banco Central desapareció, y un sustituto fue creado recién casi un siglo después con el FED. El resultado de la eliminación del Segundo Banco fue el pánico de 1837, acompañado por una depresión económica que duró varios años.

Así que no hay nada nuevo en el Tea Party, que representa un impulso reiterado en la sociedad norteamericana. Casi todas las características que sorprenden a los observadoresextranjeros: falta de coherencia en los argumentos, concentración en el centro y sur del país, odio a las élites intelectuales y en general de todo tipo, viene al menos de la época de Jackson.


Publicado en Economía política