Variacioncompensada's Blog

Otero y la inteligencia

enero 9, 2014
2 comentarios

R. Fischer

Me pareció extraña la reacción de la opinión pública ante el comentario de M. Otero (quien no es uno de mis favoritos) al declarar que los hijos de madres solteras tendrían peores resultados en las pruebas de inteligencia. En particular, me parece rara las críticas provenientes de gente de izquierda, que por consistencia deberían apoyar el planteamiento.

M_Otero

Digo esto porque en el debate sobre si la genética o el entorno (nature vs nurtture) es el factor más importante, la izquierda le ha dado más peso al entorno. Es por eso que hay programas para ayudar a los niños en condiciones vulnerables, por ejemplo, de manera de que su rendimiento escolar no se vea afectado por condiciones del entorno. Y justamente uno de los factores que se considera en la definición de vulnerabilidad es si la familia tiene como jefe de hogar a una madre soltera.

Muchos estudios muestran que el entorno afecta los resultados en pruebas de inteligencia. Por ejemplo, un Review de Nature:

“Variations in intelligence and brain structure are heritable, but are also influenced by factors such as education, family environment and environmental hazards.” (Gray and Thompson, “Neurobiology of intelligence: science and ethics”, Nature Reviews in Neuroscience, 5, 471-482 (June 2004)

Entro otros hechos, la pobreza afecta el rendimiento en los tests de inteligencia (Nisbett, Richard E.; et al , “Intelligence: New findings and theoretical developments”, American Psychologist, Vol 67(2), Feb-Mar 2012, 130-159; Debbie A Lawlor et al, “Early life predictors of childhood intelligence: evidence from the Aberdeen children of the 1950s study”  J Epidemiol Community Health 2005; 59: 656-663, entre muchos). Y sabemos que las familias encabezadas por madres solteras tienen menores ingresos que las familias con padre y madre.

Por lo tanto, en principio se debería esperar peores resultados en los tests de inteligencia. No he visto estudios que hayan encontrado una dependencia explícita entre inteligencia y el hecho de ser madre soltera, pero parece dificil pensar en un mecanismo mediante el cual ser hijo de madre soltera compense los efectos sobre las mediciones de inteligencia debidos a los menores ingresos de esas familias.

Lo sorprendente del caso es que Otero tenía una interpretación “de izquierda” de la evidencia de los estudios sobre la inteligencia, pero fueron ellos los que más lo atacaron.


El peligro de las centrales nucleares …

noviembre 5, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

Es casi inexistente.  Toda la evidencia científica muestran que accidentes como Fukushima casi no tienen consecuencias para la salud humana. En tal caso la histeria que causan en el público (y por ende, los políticos)  es comparable al temor irracional a las brujas que en el siglo XVII llevó a la hoguera a decenas de miles de personas en Europa y especialmente en Alemania

He citado en el pasado evidencia de las Naciones Unidas que muestra que en el caso de Chernobyl, los efectos de la radiación han sido poco importantes. Se debe recordar que Chernobyl emitió una vasta cantidad de radiación por incompetencia de los operadores y mal diseño de la planta. Los miles de casos de cáncer de tiroides en niños (mortalidad: 1%) se debieron a un mal manejo del gobierno soviético, que para no revelar el desastre, no entregó las pastillas de yodo que habrían evitado que el yodo radiactivo en la leche que de los niños se concentrara en su tiroides.

Hiroshima

Hiroshima después e la bomba

La evidencia de los bajos efectos de la radiación (a diferencia de los efectos de una sobredosis de corto plazo) se ha visto confirmada con estudios de los sobrevivientes de Hiroshima. Hace un par de semanas, el New York Times publicó un artículo que describe los resultados de estudios científicos a los sobrevivientes de la explosión nuclear.  El  estudio siguió a 112,600 japoneses, de los cuales 86.611 estaban a menos de 10 km del centro de la explosión. y los restantes 26.000 no habían estado expuestos a radiación–eran los controles–. Los análisis muestran que de 10,929 personas que han muerto por cáncer, solo 527 pueden atribuirse a la radiación de la explosión. Es decir, para la población expuesta a radiación, después de un tiempo suficiente para que todos los efectos de la radiación pudieran ser percibidos, el exceso de mortalidad debido al cáncer es de solo 0.7%.

Más aún, a dos generaciones de la explosión, no hay efectos genéticos relevantes en los descendientes, aunque  la exposición fetal a la radiación tuvo serias y terribles consecuencias para los niños que nacieron luego de la explosión nuclear. Sin embargo sus descendientes no tienen defectos genéticos.

Chernobyl

Central de Chernobyl 25 años después.

Además, estos estudios sobre Hiroshima han permitido determinar, contra lo que se pensaba, que una exposición de baja intensidad (menos de 100 milisieverts, mucho más de lo que recibieron los vecinos de Chernobyl o Fukushima) no tiene efectos sobre la salud. Esto ratifica lo observado en los estudios de Chernobyl.

Esto no quiere decir que no se deben tomar precauciones para hacer que las plantas nucleares sean seguras. Pero por otro lado, significa que las políticas públicas deben tratar de informar a ala opinión pública de que su temor a la radiación y las centrales nucleares no tiene apoyo científico. Este temor ha significado que varios países desarrollados planeen dejar de usar centrales nucleares. Esto es un error grave, pues esos países deben reemplazan la energía que producían esas centrales. En parte esto se hace con energía producida por centrales convencionales que emiten gases de efecto invernadero –ahí si que hay un peligro de largo plazo– o por objetivos exagerados de penetración de energías renovables. Esto tiene un altísimo costo, como lo están descubriendo los alemanes.


El competitivo mundo de la investigación en economía

junio 22, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

Mi colega Benjamin Villena me envío la referencia a un artículo sobre como contratar académicos en economía. Una de las cosas que salta a la vista son las dificultades para publicar en economía y el bajo rendimiento de los académicos en investigación.

Por ejemplo, consideremos un departamento que tiene como estándar de tenure el haber publicado el equivalente a un (1!)  artículo en el  American Economic Review (AER) en seis años.1 Si el Departamento desea contratar a alguien que recibirá tenure (en valor esperado),  solo puede contratar entre los cinco mejores estudiantes de MIT (que tiene 25.5 alumnos/año),  entre los dos mejores de Berkeley, Yale o la U. de Pennsylvania, o al mejor candidato de Columbia o de UCLA.

Sumando las 30 mejores universidades en economía, solo unos 30-35 doctorados por año alcanzan la hazaña de publicar el equivalente a un artículo AER en seis años.

Si ser superestrella en investigación corresponde a publicar  2.5 artículos equivalentes a AER en 6 años, los potenciales candidatos son uno  o dos de Harvard o de MIT, el mejor de Stanford, Yale y Princeton, o una vez cada dos años al  mejor de Chicago, U. Penn o Minesotta.

Tal vez más deprimente es el hecho que el 80% de los doctorados de Chicago, U. Penn, Stanford, UC. Berkeley, Columbia, UCLA, NYU, Cornell, U. Wisonsin-Madison, Minesotta, etc, no alcanzan a publicar 0.6 AER equivalentes en sus primeros seis años. En los diez mejores departamentos, el 60% de los graduados no alcanza a publicar 0.1 AER equivalente en los seis años.

El artículo también muestra que algunas universidades que no están bien ranqueadas, como U. Rochester (B. Villena estudió allí), obtienen  un mejor rendimiento de sus graduados máss abajo en la escala que departamentos más reputados.

Nota:

1. Según los autores, un AER equivalente es un econométrica, dos Journal of Econometrics, un JET, un Econometric Theory. O trs J. Monetary Economicvs, o Cames and Economic Behavior, o 4 EER, Restat, IER o ET, etc.


Las vacunas, nuevamente

diciembre 16, 2012
Dejar un comentario

R. Fischer

Hace algún tiempo escribí sobre el egoísmo de los padres que no vacunan a sus hijos. El origen de la idea de que las vacunas son peligrosas es un error común: confundir correlación con causalidad.1 Una correlación simplemente indica que dos variables se mueven de tal manera que una cualquiera de las dos permite predecir, al menos parcialmente, el comportamiento de la otra. Esto puede deberse a casualidad, especialmente cuando hay pocos datos, o a la existencia de alguna otra variable que afecta a ambas en forma causal.

La causalidad implica que la relación entre ambas variables tiene una causa, por lo que actuando sobre la que variable causal, se puede tener un efecto sobre la variable derivada. Un ejemplo puede ilustrar la diferencia entre los conceptos. Si observamos que hay una correlación entre hacer deportes y salud por lo que las personas que hacen deportes tienen estadísticamente menos problemas de salud, ¿se puede deducir de esto que la salid mejora si se hacen deportes?

A primera vista parecería que si. Pero consideremos que las persona que hacen deportes son también las que tienen el tiempo libre para hacerlo, y que muchos deportes son caros. Por lo tanto, es posible que la relación causal sea entre mayores ingresos (que permiten tener más tiempo libre y más recursos para hacer deportes) sea la causa de la mejor salud de los que hacen deportes  y que los deportes no tengan ningún efecto sobre la salud. ¿Cuál podría ser la razón por la que el mayor ingreso aumenta la salud si no es por hacer más deporte? Hay muchas posibilidades: mejor acceso a atención de salud, comidas más saludables, menos angustia ya que se tiene resuelta la situación económica, etc.

Creo que los deportes son buenos para la salud, pero la simple asociación estadística entre deportes y salud  no es suficiente para demostrarlo. La mejor forma de hacerlo es mediante una explicación funcional: mostrando como el deporte reduce la formación de depósitos en las arterias, o algún otro mecanismo. Los métodos estadísticos, como la causalidad de Granger ayudan, pero no son suficientes.2

Pero volviendo al tema de las vacunas. Algunos investigadores inescrupulosos o ignorantes encontraron causalidad del tipo que critiqué más arriba, entre  autismo y vacunación, y alertaron de lo que ellos creían era el peligro de las vacunas. Lo escrito más arriba muestra que esas correlaciones no tienen ninguna importancia.3

Un ejemplo de esas falsas correlaciones es la figura siguiente, que muestra la sospechosa relación entre las compras de comida orgánica y el autismo.La correlación entre ambos debe ser de un 99%, pero no significa nada. La figura está tomada de A Quantum Diaries Survivor.

Relación entre  el autismo y el consumo de comida orgánica.

Relación entre el autismo y el consumo de comida orgánica.

La conclusión es que hay que ser muy cuidadoso con la estadísticas médicas, a menos que tengan al menos un intento de explicación causal.

Notas:

1. Esto no significa que las vacunas no tengan riesgos. Se trata de riesgos cuantificados y que se evalúan al momento de emprender programas de vacunación masiva. Estos programas solo se aprueban si la relación entre riesgo y beneficio es suficientemente grande.

2. Hace años que no trabajo en estos temas pero recuerdo vagamente que para demostrar causalidad de Granger se hace un VAR (vector autoregression) con las dos variables, y si los rezagos de una de las variables (A) afectan a la otra variable (B) pero no al revés, se dice que la variable A Granger-causa B. Es una causalidad estadística, sin que necesariamente exista una causalidad funcional.

3. Cuando joven alguna vez me contaron que la razón para el aumento en las tasa de Alzheimer desde mediados del siglo 20 era producto del uso de utensilios de aluminio en la preparación de comidas. Y claro, ambos comenzaron al mismo tiempo, pero la razón para quie no s eobservara Alzheimer antes es porque antes de la década los 50 relativamente pocas personas llegaban a las edades avanzadas en las que se adquiere la enfermedad. Además, se confundía el Alzheimer con otras formas de demencia senil (la retrogresión mental de muchos ancianos se menciona en Shakespeare)


Egoísmo puro: padres que no vacunan a sus hijos

noviembre 25, 2012
1 comentario

R. Fischer

Una de la nefastas modas que nos ha llegado desde los países desarrollados, es la de no vacunar a los niños. La excusa es que algunas componentes de las vacunas pueden tener efectos nocivos sobre los niños, o que en algunos casos hay reacciones adversas, o que las vacunas producen autismo. Entonces ¿para que arriesgar a los hijos?

Es verdad que las vacunas tienen riesgos, pero estos son mínimos en comparación a los riesgos de las enfermedades evitadas. Más aún, la razón entre el riesgo contra la protección que ofrecen las vacunas es uno de los criterios más importantes en su adopción. Otros riesgos más esotéricos no han sido jamás verificados y en algunos casos quienes siembran la alarma tienen intereses en ello. Es el  caso de la acusación de que  la vacuna contra el sarampión, paperas y rubeola (MMR) causaba autismo. El Dr. Wakefield, su principal denunciante, fue eliminado del registro médico del Reino Unido por faltas contra la ética y conflicto de intereses.

Tampoco es cierto que la industria farmacéutica forma un grupo de presión que apoya las vacunas. Hasta el reciente caso de la vacuna contra la meningitis, el gasto total del país en el programa de vacunación es de US$ 65 MM al año, una suma que, sin ser despreciable, es relativamente baja en comparación con el gasto total en fármacos y en el sistema de salud. En realidad a la industria farmacéutica le interesa mucho más los fármacos de uso recurrente que las vacunas infantiles, porque éstas eliminan la enfermedad de la sociedad.

El punto esencial de las vacunas es que no necesitan ser ciento por ciento efectivas si un porcentaje suficiente de la población está vacunado. Para poder persistir,  las enfermedades deben saltar de una persona a otra, y si un porcentaje suficiente de la población esta protegido, aún con una vacuna que no es 100% efectiva, la enfermedad no puede transformarse en epidemia, y cada caso es aislado. Es lo que se conoce como el efecto manada.

Efectividad de la vacuna contra la rubeola luego de su introducción

Los padres que no vacunan  a sus hijos son doblemente egoístas. Primero, porque ponen en riesgo a sus hijos, y segundo, porque no contribuyen al efecto manada, y en cambio se aprovechan de los bajos índices de enfermedad  debido a que familias menos egoístas han vacunado a sus hijos. Cuando el suficiente número de niños deja de estar vacunado, reaparecen brotes epidémicos de la enfermedad, lo que ha ocurrido varias veces en distintos países.

Lo peor es que hay niños que tienen sus sistemas inmunes comprometidos (por ejemplo, por tratamientos contra algunas enfermedades, o por las drogas contra el rechazo de trasplantes) y no pueden ser vacunados, por lo que deben confiar en el efecto manada. Cuando esos padres egoístas evitan vacunar  sus niños y reducen la efectividad del efecto manada, ponen  en riesgo las vidas de estos  niños con inmunodepresión.

Por último, una figura que muestra la reducción en el número de muertes de bebés por diarrea luego de la introducción de la vacuna contra el rotavirus. Antes de su introducción, en México habían picos anuales de muertes con cada temporada de rotavirus.1

Muertes por diarrea entre infantes de 11 meses en México.

Notas: 1 El artículo de Mathew Herper me dio la idea de escribir este artículo. El gráfico es de la Fundación Gates. Gracias a Ed Yong.


Una buena noticia: los nuevos trasplantes han llegado al país

octubre 25, 2012
Dejar un comentario

R. Fischer

Hace dos años hice un enlace a una páginas que describían un nuevo tipo de trasplante para ayudar a personas con problemas en su sistema intestinal. Estos trasplantes reemplazan la flora bacteriana de los enfermos por la flora de personas sanas.El artículo señalaba que los resultados del nuevo tratamiento eran espectaculares y que los pacientes, aquejadas por problemas digestivos crónicos que les impedían llevar una vida normal, podían sanar en menos de un día.

El procedimiento cae, me parece, en la categoría de medicina natural. Se trata de un trasplante de caca (o para ser más elegante, de heces) de una persona sana. Esta caca (100 a 400 cm3, es decir, ¡ puede llegar hasta casi medio litro!) debe ser introducida en el cuerpo del enfermo. Originalmente el tratamiento era por vía oral, pero ahora se prefiere, por razones evidentes, hacerlo por vía colon. Es un tratamiento con cierta historia, y se han seguido a pacientes por nueve años y los efectos benéficos continúan.  El Mercurio de hoy trae la buena noticia que este tratamiento ha comenzado a usarse en Chile.

Nuestro cuerpo tiene muchas más bacterias que células, y la mayor parte del ADN en nuestro interior no nos pertenece, sino que es de las bacterias. Somos lo que se denomina un biome, y contenemos una pequeña ecología de bacterias.  Una persona sana tiene una ecología en que las múltiples bacterias controlan sus efectos sobre las personas. Diversos motivos, por ejemplo un tratamiento con antibióticos,  pueden alterar el equilibrio original, y la flora puede contener un exceso de tipos bacterianos nocivos y que persisten, a menos que sean desplazados por otras bacterias. Y para eso hay que introducir bacterias normales desde el exterior. La mejor manera de hacerlo es mediante las heces de una persona sana, pues ellas contienen enormes cantidades de bacterias.

Imagino que es un tratamiento de bajo costo, porque el insumo médico es gratuito.


Maravillas de la biología

octubre 24, 2012
Dejar un comentario

R. Fischer

Una adolescente que no lavaba cuidadosamente sus lentes de contacto tuvo problemas de dolor y enrojecimiento de  sus ojos y fue al oftalmólogo. El examen del líquido  en la cajita donde desinfectaba sus lentes de contacto reveló la existencia de tres tipos de bacterias y un tipo de ameba. Lo interesante es lo que había al interior de la ameba.

El ojo de la adolescente antes y después del tratamiento. El enrojecimiento se debe a la keratitis inducida por la ameba. Foto de Cohen G, Hoffart L, La Scola B, Raoult D, Drancourt M. Ameba-associated keratitis, France [letter]. Emerg Infect Dis [serial on the Internet]. 2011 Jul [date cited]. http://dx.doi.org/10.3201/eid1707.100826

En la ameba habían cuatro organismos. El  primero es una  nueva especie de endobacteria. La segunda es un bacilo similar a una especie conocida deendobacilo de las amebas. La ameba contenía asimismo un virus gigante (estos virus pueden llegar a ser mayores que algunas bacterias) . Por último, la ameba contenía fagovirus, es decir virus que son parásitos de otros virus, en este caso, del virus gigante.

El virus gigante se reproduce siendo fagocitado por la ameba, tomando control de su sistema y usándolo para hacer copias de si mismo, eventualmente destruyendo a la ameba. El fagovirus se aprovecha y toma el control del proceso reproductivo del virus gigante, desviándolo de su objetivo. En vez de producir virus gigantes, la ameba produce fagovirus antes de morir, pero el fagovirus por si solo no puede tomar control de la ameba, para eso requiere el virus gigante primero. Es decir, el fagovirus en un parásito del virus gigante, que es un parásito de la ameba, que es un parásito en el ojo de la adolescente.

Peor aún, los investigadores descubrieron partículas genéticas más pequeñas que se introducen en el material genético del fagovirus para ser copiados también. Estos transpovirus son parásitos del fagovirus. ¡Increíble!

Temas científicos

octubre 8, 2012
1 comentario

R. Fischer

Es impresionante la capacidad de adaptación de las especies, especialmente aquellas que son de corta vida, por lo que en poco tiempo tienen muchas generaciones de descendientes que pasan por el filtro de la selección natural. Un ejemplo es el comportamiento de los mosquitos que transmiten la malaria. Una de las políticas más eficaces para reducir la malaria ha sido el uso de mallas protectoras alrededor de las camas. Las mallas están impregnadas de insecticida, por lo que protegen a los durmientes mediante dos mecanismos: la barrera física y la barrera bioquímica.

Sin embargo, los mosquitos han comenzado a adaptarse, cambiando la hora en la que están más activos. Antes, sus horas de mayor actividad eran las 2:00-3:00 am, ahora es a las 5:00 am, cuando muchas personas en Africa ya están despietas y fuera de la cama, y por lo tanto, sin la protección de la malla. Esto fue detectado porque la caída en las tasas de contagio ha sido menor de los esperado en zonas en que las mallas son estándar.

No todo son malas noticias. Primero, porque personas despiertas pueden detectar al mosquito y matarlo, segundo, porque los que tienen malaria en la etapa contagiosa se sienten enfermos y no se levantan, y siguen protegidos por la malla, por lo que los mosquitos no los pueden picar y adquirir la infección para luego contagiar a otros individuos.

Gracias a Not exactly Rocket Science.


Los delfines son muy inteligentes

febrero 3, 2012
2 comentarios

R. Fischer

Un video de un grupo de delfines (aparentemente los únicos) que han desarrollado un sistema nuevo para capturar peces. Increíble.

Gracias a Lifelines.


Publicado en Ciencia, Temas raros

Un mal uso del tiempo

enero 14, 2012
Dejar un comentario

R. Fischer

Después de unas semanas algo agotadoras (incluyendo un viaje a Chicago para entrevistar a 45 candidatos para cargos en el grupo de economía y el grupo de finanzas de mi departamento), lo que explica la poca actividad en este blog, he pasado algún tiempo leyendo noticias científicas. Además de interesantes temasen astrofísica –evidencia para la materia negra, etc– un artículo de biología que hay que ver por el video que contiene: un caracol marino atacando y comiéndose un pez.

Gracias a Not Exactly Rocket Science.


Publicado en Ciencia, Temas raros
Página siguiente »