La fuerza de los incentivos

Si alguien cree que los incentivos económicos no cuentan al lado de la buena voluntad de los seres humanos, este ejemplo del New York Times debería hacerlos cambiar de opinión. En Nueva York existen departamentos viejos que no tienen medidores individuales de electricidad, sino que se arriendan con electricidad incluida, y el propietario del inmueble debe pagar por todo el consumo de electricidad del edificio. Los arrendatarios sobreutilizan la electricidad a niveles ridículos. Por ejemplo, se van de vacaciones dejando el aire acondicionado encendido, y en general no tienen ninguna preocupación por el consumo. Es posible que el propietario se resarza con un mayor precio de los arriendos, pero lo que es claro es que la elección de consumo eléctrico es muy ineficiente y por lo tanto contribuye al calentamiento global. Los departamentos con electricidad incluida consumen un 30% más que el promedio.

La historia nos recuerda que en los años en que en Argentina se cortaba el paso de gas a Chile, y todo el país temblaba porque no habría combustible, el precio en ese país era muy bajo. Era tan barato que las personas abrían la ventana con la calefacción encendida si la temperatura era excesiva.

Autor: variacioncompensada

Profesor, CEA-DII, U. de Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s