Capacidad de ejecución

Una de las ironías de la burocracia gubernamental es que se premia gastar los recursos asignados en los presupuestos anuales, y se castiga el ahorro fiscal Si un Ministerio descubre que uno de los proyectos que tenía planificado desde el año anterior ya no tiene sentido ante las nuevas condiciones, y no hay tiempo para preparar una reasignación del pesupuesto, será castigado a menos que prefiera dilapidar los recursos realizando el proyecto inútil.

Esto explica las conclusiones del reciente informe que presentó Corfo y que reporta El Mercurio. Según el informe, el 95% de los 92 programas de Corfo estudiados tenían deficiencias en su diseño y el 93% no contaba con sistemas de seguimiento e indicadores de impacto. Pero la ejecución era buena: un 82% de los proyectos gastaba toda la plata que se le asignaba.

¿En que mundo podría la ejecución ser un buen indicador de resultados? Si acaso los proyectos están bien diseñados y tienen sistemas de segumiento, medición de impacto, y existe capacidad de reacción ante estos indicadores, sería perverso no gastar todos los recursos asignados en el presupuesto. En cambio, si no se cumplen las condiciones anteriores, la sola entrega de recursos garantiza malos resultados y probable corrupción del sistema.

Lo interesante del caso es que no se premia a los Ministerios por los programas bien diseñados o con buen seguimiento, sino solo por la plata que gastan. Por supùesto, es más fácil medir esa variable, pero es la variable equivocada.

Autor: variacioncompensada

Profesor, CEA-DII, U. de Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s