Variacioncompensada's Blog

Vivir en tiempos romanos | junio 20, 2010

El comienzo de la lectura del libro Household Gods de Tarr y Turtledove hizo que este blog reflexionara sobre lo que podría hacer una persona del siglo XXI transportada a la época romana. En el libro, una abogada divorciada del siglo de Los Angeles despierta un día como dueña de una taberna en una ciudad mediana del Imperio Romano del siglo II (o por ahí). Mark Twain debe haber sido el primero que tuvo esta idea en su novela “Un Yankee en la Corte del Rey Arturo”.

Aceptando la premisa de la historia, ¿sería posible trasladar algunos de nuestros conocimientos a la época? Este juego debe seguir las reglas, es decir, se debe considerar lo que es posible hacer dadas las condiciones sociales y tecnológicas de la época y considerando los conocimientos de una persona educada del siglo XXI.

Por ejemplo, una primera discusión familiar muestra que no se puede pensar en nada eléctrico, ni probablemente en casi ninguna medicina (a menos que la persona sea un médico y pueda pensar en como convencer a los romanos de algunas de las ideas de la medicina moderna). Tal vez un ingeniero de verdad (es decir que ha trabajado en proceso productivos en empresas pequeñas, como el de M. Twain) tendría alguna posibilidad de introducir mejoras tecnológicas importantes. Por ejemplo, con relativamente pocos conocimientos es posible mejorar las armas de la época, creando acero en vez del hierro de la época. La vaga impresión de este blog es que esto se lograría pasando aire comprimido (con fuelles) a través del hierro fundido. Probablemente requeriría de mucha experimentación para obtener buenos resultados. Otra posibilidad es importar (desde el Cáucaso) y refinar petroleo, al menos en sus componentes más simples.

Una idea mucho mejor, porque requiere una tecnología mucho más simple y tiene un mercado inmediato es establecer una destilería para complementar la taberna (este blog espera que la novela no proponga más adelante en el texto esta idea). Un alambique simple es algo que una persona medianamente culta del siglo XXI podría encargar a un artesano romano, y luego con experimentación para mejorar la calidad, se podría obtener un producto que puede transformar a la persona en millonaria en monedA romana.

Una idea que tiene alguna promesa es enseñar cálculo. Los romanos tenían excelente ingeniería, y es posible que la parte elemental del cálculo: derivadas, integrales, máximos y mínimos podrían ser de utilidad. Antes por supuesto, habría que introducir los números arábigos y el concepto de función, pero no parece imposible, si se pudiera contactar con los ingenieros (o astrónomos).

El problema es que la mayoría de las cosas que sería posible enseñar requiere un enorme bagaje de ideas anteriores o de materiales que no existían en la época. Quién haya leído o mirado alguna vez la famosa Enciclopedia francesa de Diderot y D´Alembert puede advertir que las cosas se hacían de manera muy diferente. Más aún, si se pudiera llevar la Enciclopedia, la fortuna del viajero intertemporal estaría hecha. La discusión está abierta.

Anuncios

Publicado en Temas raros

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: