Variacioncompensada's Blog

Links de hoy

junio 5, 2010
Dejar un comentario
  • En el New York Times la pregunta de quién posee la deuda de los países europeos en problemas financieros. Según parece, los alemanes tienen tantos problemas como los griegos, porque si alguien le debe mucho al banco, el banco está en problemas (aquí se reemplaza banco por Alemania y los bancos alemanes). Para una buena explicación, ver la columna de Martin Wolf citada en Links de hoy de hace unos días.
  • Continuando con el tema, este video tragicómico de Clarke y Dawe sobre el mismo problema. Gracias al artículo anterior del NYT por la referencia. Lo que muestra el video es que como la deuda es intraeuropea, la solución pasa por un haircut de las deudas, además de los ajustes y reformas varias que requieren las economías europeas.
  • Una excelente columna sobre el ataque israelí a la flotilla de ayuda a Gaza por uno de los autores preferidos de este blog, Michel Chabon.

Publicado en Uncategorized

Tirosinemia y sistema de salud

junio 5, 2010
Dejar un comentario

Esta extraña enfermedad genética impide que el individuo metabolize el aminoácido tirosina. El resultado es una falla hepática si el individuo no es tratado (para más información sobre la tirosinemia, ver Genetics Home Reference o emedicine). Existe un medicamento para tratar esta enfermedad, pero es de elevadísimo costo: $10 millones mensuales. Luego de un recurso de protección en favor de 9 niños (o tal vez 10, si se incluye el caso de un niño perteneciente a una ISAPRE) el Miinsal se ha comprometido a seguir pagando el tratamiento de los niños, como lo había hecho en el pasado, y a proponer un </aproyecto de Ley para financiar enfermedades de alto costo y baja prevalencia.

El problema de las enfermedades de alto costo es conceptualmente difícil de analizar. En el caso de los niños, será difícil encontrar alguien que esté en desacuerdo con el apoyo del Estado, pese a los costos que significa. Los $1.000 millones que se estima costará la enfermedad en solo un año podría financiar unas 50 casas para familias sin hogar por el terremoto, o tal vez se podría entregar más dosis de vacuna contra la influenza, lo que tal vez salvaría más vidas. Pero esas son vidas anónimas, aleatorias, cuyos nombres no se conocen, mientras que las familias de niños (o niñas) con tirosinemia saben que son sus hijos los que enfrentan un riesgo cierto de muerte sin tratamiento.

Para ir al otro extremo, supongamos el caso de un criminal confeso de un crimen horrible, condenado a prisión cadena perpetua, al que se le diagnostica la misma enfermedad. Es probable que la sociedad elija no darle un tratamiento de este costo (porque muchos pensarían que no se lo merece). Pero, en tal caso no toda las vidas son igual de valiosas. Este tipo de análisis, que se podría continuar con un ejemplo intermedio, el de un anciano de 90 años al que se le diagnostica una enfermedad de alto costo muestra que el derecho a la Salud no es un derecho de orden superior, sino que está limitado por la capacidad económica de la sociedad y los méritos del receptor. Tal vez los miembros del TC deberían reflexionar estos temas antes de tomar decisiones.


El 7% de salud de los ancianos

junio 5, 2010
Dejar un comentario

La eliminación del pago del 7% de los ingresos de los ancianos destinado a salud será una medida popular, pero ciertamente no es una buena medida. No existe razón para suponer que esta es la forma apropiada de ayudar a las personas de menores ingresos. Primero, porque lo que se debe hacer es ayudar a estas personas identificando a las que tienen menores ingresos, muchas de las cuales no pertenecerán al segmento de la tercera edad. Sin embargo, se discrimina entre una anciano con un ingreso en el primer quintil y una persona más joven perteneciente al mismo quintil. Es posible incluso que la persona en la tercera edad, con su casa propia y sin deuda, y sin familia que mantener, tenga más ingresos libres que una persona más joven. Se trata de una medida populista, apoyada por todo el espectro político.

Además es una medida peligrosa, pues rompe la disciplina de considerar a las personas, a la hora de los subsidios, solo por las características relevantes desde el punto de vista de sus necesidades (exceptúo el caso de los pueblos originarios, a los que ya se los favorece en forma discriminatoria), y no por características como la edad, que no son relevantes a este efecto.

Es decir, ¿por qué el Estado establece diferencias entre dos tipos de ciudadanos en base a esta característica? Seguramente porque los ancianos votan, y porque cada vez aumenta más su peso relativo en las elecciones.