Variacioncompensada's Blog

Links de hoy

junio 26, 2010
Dejar un comentario
  • La deuda externa de Chile se ha duplicado en los últimos diez años, alcanzando algo así como el 40% del producto. ¿Debería preocuparnos? Casi toda es deuda privada, pero se debe recordar que en la crisis del 82, la deuda de los bancos privados terminó convirtiéndose en deuda pública. Esto es lo que siempre ocurre, de acuerdo a la investigación de Reinhart y Rogoff, en su libro This Time it is Different, que estudia las crisis financieras de los últimos 800 años.
  • En La Tercera, Eugenio Claro (ver página 62 del diario digital) tiene un interesante artículo sobre las ventajas que tendría que las mineras pequeñas y medianas se listaran en bolsa. Lo único que faltó en el artículo es dar una explicación de porqué esto no ha ocurrido hasta ahora. Claro propone un tratamiento especial para el sector, pero se requieren más explicaciones de porqué debe ser tratado en forma distinta de otros sectores de la economía. ¿Tal vez en un artículo posterior?
  • El divorcio entre Expansiva y la Universidad Diego Portales. Lo extraño es que la separación se produce debido a que

    mientras Marshall trabaja con un modelo para el instituto centrado instituto centrado en actividades de políticas públicas, con un énfasis en la realización de debates, reflexiones y una página web muy activa, el rector de la Universidad tendría como prioridad el desarrollo académico y la investigación.

    Es raro que ambos objetivos no sean compatibles. ¿Habrá otros motivos no explicitados?

  • Otro interesante comentario de Eugenio Claro, esta vez en El Mercurio:

    Chile colocará bono a tasa menor a la que logra España.

    Sin embargo, como nota Claro, España tiene una mejor clasificación de riesgo que Chile, lo que muestra las deficiencias del actual sistema de clasificación de riesgo.


Publicado en Uncategorized

AFPs y Social Security

junio 26, 2010
Dejar un comentario

Sebastián Edwards, en la entrevista de hoy en el Mercurio evalúa las desafortunadas opiniones de Krugman sobre los sistemas previsionales de tipo AFP. Este blog comparte la posición de Edwards respecto a las ventajas de los sistemas de AFP sobre los de reparto.

Pero si se entiende de donde proviene la animosidad de Krugman, tal vez su posición sea más comprensible, aún cuando es errónea. Su oposición a las AFP comenzó cuando el gobierno de Bush hijo usó el ejemplo chileno para intentar eliminar el Social Security, promoviendo un sistema de pensiones en que las personas invertirían los recursos acumulados en Social Security en el mercado financiero.

Pero eso fue una mala lectura del sistema AFP, ya que el Social Security actúa como la pensión mínima en Chile, protegiendo a los que no alcanzan a acumular recursos para una pensión suficiente al llegar a la tercera edad. Quienes tienen mayores ingresos pueden ahorrar en múltiples vehículos, incluyendo el fondo para profesores universitarios TIAA-CREF, que debe tener buena parte de los ahorros previsionales de Sebastián Edwards (que además recibirá ingresos de Social Security, por sus contribuciones).

Tampoco en Chile la pensión mínima se deja a los vaivenes del mercado, sino que se paga en base a los impuestos. El gran cambio que ha tenido nuestro sistema de pensiones en los últimos años ha sido justamente expandir la pensión mínima a un mayor número de personas, hasta transformarlo en un beneficio universal. En una dimensión, es incluso más generoso que el Social Security, pues cubrirá incluso a quiénes no han hecho contribuciones al sistema.


Retraso en la televisión digital y competencia en telecomunicaciones

junio 26, 2010
Dejar un comentario

Como este blog lo ha mencionado en el pasado, algo le pasó a la regulación de telecomunicaciones en los últimos cuatro años: una parálisis total. En el Mercurio, hoy, la noticia que Chile es uno de los países de la región más atrasados en la implementación de la televisión digital, junto con Bolivia. Como lo señala el título de la noticia, “Hasta 25% podrían caer abonados de TV de pago en Chile con la televisión digital”. ¿Será por eso el retraso? ¿Y será por un motivo análogo que estamos más atrasados en introducir la portabilidad númerica en telefonía móvil que muchos países de América Latina, e incluso que India y Pakistán?

En ese sentido, es interesante recordar la oposición de Subtel a una licitación de frecuencias de telefonía móvil que excluyera a las empresas establecidas en telefonía móvil.


Problemas del won y del peso

junio 26, 2010
Dejar un comentario

En el Economist aparece el siguiente artículo sobre los problemas del Won y los flujos de capitales especulativos o golondrina. Corea del Sur ha tenido serios problemas con estos capitales, que han aumentado enormemente la inestabilidad del won. Esto afecta a los exportadores y en particular hace que la economía ande a saltos. Cuando entran los capitales, se aprecia el won y se activa el consumo y los sectores no transables, castigándose las exportaciones. Cuando los capitales salen, el won se deprecia violentamente y los efectos anteriores se invierte. La salida puede ser por cualquier motivo, por temor, o incluso debido a que otros mercados son más atractivos. La economía tiene que readaptarse a las nuevas condiciones, lo cual es costoso, normalmente está asociado a una crisis y tiene efectos políticos, a menudo resultando en la caída del gobierno.

En forma automática, la economía debe redirigir sus factores productivos hacia los transables, en particular las exportaciones, y reducir el consumo. El efecto sobre el bienestar puede ser dramático, como lo muestran las crisis Asiática y posteriores. Además, la existencia de capitales golondrina significa que los países tienen poca ocasión de realizar políticas monetarias, como lo señala el artículo citado más arriba. Si Corea del Sur desea enfriar una economía sobrecalentada aumentando la tasa de interés, esto atrae capitales golondrina, lo que eleva el won, castiga las exportaciones y aumenta el consumo. El efecto final es reducir los precios de los transables y elevar el de los no-transables, sin que haya un efecto claro sobre la tendencia de la inflación.

Por este motivo, un economista tan neoclásico y poco intervencionista como Jagdish Bhagwati estima que se deben limitar los capitales golondrina. En un artículo aparecido en Foreign Affairs en 1998, señaló que el comercio en bienes y servicios es distinto del comercio de dólares y que existían razones para tratar ambos tipos de comercio en forma distinta. El problema es la sensibilidad de los flujos de capitales, que los hace ser propensos a “Manías y Pánicos”, en palabras de Ch. Kindleberger, uno de los grandes estudiosos de este tipo de crisis.

Bhagwati estima que no hay motivos para pensar que los capitales golondrina traen beneficios, por lo que tal vez sea necesario eliminarlos o al menos introducir trabas que dificulten tanto su entrada como su salida. Este blog no comparte todo el análisis de Bhagwati en esta materia, ya que no considera totalmente inútiles los capitales golondrinas. Estos sirven como una alerta de errores graves de política económica. Pero comparte la idea que estos capitales causan muchos problemas y que habría que limitar sus movimientos, que es lo que intenta hacer Corea del Sur, así como otros países del Sudeste Asíatico.

Los problemas del won son los mismos que Chile comenzará a experimentar cuando eleve las tasas de interés para limitar la actividad económica. Tal vez es el momento de desempolvar los impuestos a los flujos de capitales golondrina que Chile utilizó con bastante ésito durante los 90, y que son la inspiración de la propuestas de Corea del Sur y otros países que tienen el mismo problema.


Problemas de deuda

junio 26, 2010
Dejar un comentario

Un artículo del Economist sobre la deuda de los países desarrollados, con un enfoque que combina algo de economía austríaca  con conceptos convencionales de ahorro y gasto (la revista trae tiene un reporte sobre la deuda más detallado).  El artículo discute un tema que este blog (más bien su autor) han pensado hace años: muchos países desarrollados han gastado buena parte del capital acumulado por generaciones en las ultimas décadas, viviendo mucho más allá de sus posibilidades reales. Lo más preocupante es la última parte:

… policymakers need to begin the long task of rebalancing the world economy. It makes sense for Western countries, like workers in their 50s, to save for retirement rather than run up their credit-card bills. But if one lot of people saves, another must borrow. At the moment the developing world is unwilling to run current-account deficits; […] All the same, a shift is in everybody’s long-term interest—and the younger parts of the world should be the borrowers.

Es preocupante porque el mundo en desarrollo no se endeuda por dos razones. Primero, porque algunos países no son sujetos de crédito, y segundo, porque los países que si recibieron crédito han tenido malas experiencias cuando los capitales golondrina abandonaron el país en forma rápida. Acaso si se pudiera separar los créditos de los dos tipos (para inversiones y golondrina), el problema se podría resolver, con los países más jóvenes aceptando la deuda que les ofrecen los países desarrollados.

En el caso chileno, nos estamos transformando rápidamente en un país más viejo, pero si esto no se traduce en una reducción de la población, sino en una población estable, el problema no debería ser grave. Después de todo, con menos niños, se los puede educar mejor, lo que los hace más productivos cuando adultos, compensando su menor número.

Hay dos cosas que se deben notar: las generaciones jóvenes son una inversión de las sociedades, y por lo tanto le cuestan recursos. Aquellas sociedades que dejan de tener niños pueden vivir mejor por un tiempo, ya que no deben incurrir en ese gasto. Pero han hipotecado su futuro, porque nadie pagará las jubilaciones de sus actuales adultos, a menos que el excedente debido a la menor inversión se haya invertido como sociedad en alguna otra alternativa. Pero tal parece que muchos países (este blog siempre piensa en el caso de España, o Italia, con sus bajísimas tasas de natalidad) simplemente han despilfarrado esos recursos que no debieron invertir en los inxistentes niños. Tal vez esto explica el sorprendente alza en la calidad de vida en España en las últimas décadas, sin que a primera vista, hayan debido esforzarse en exceso.