Variacioncompensada's Blog

Entrevista a Vidal | junio 6, 2010

La entrevista a Francisco Vidal que aparece hoy en El Mercurio es muy informativa del estado de ánimo de una parte de la Concertación. Ese grupo supone que es un fracaso de la Concertación el que haya salido elegido un candidato de centro-derecha y le achaca al responsabilidad a los tecnócratas en el gobierno de M. Bachelet.

En la entrevista, Vidal olvida que los gobiernos de la Concertación, tomados como conjunto, deben ser uno de los más exitosos gobiernos de nuestra historia. Una coalición que en forma democrática es elegida cuatro veces y gobierna 20 años no ha fracasado. Las promesas fundamentales de la Concertación: democracia (lo que significa que se puede perder el gobierno en una elección), una mejor situación para quienes tienene menores ingresos y mantener el modelo para continuar creciendo, se cumplieron. Buena parte de ese éxito se lo debe a los tecnócratas en el gobierno, que frenaron la tentación populista que aqueja a los políticos de todos los bandos.

En su entrevista, Vidal enumera tres ejemplos de políticas fracasadas debido a los tecnócratas: el puente sobre el Chacao, el tren a Puerto Montt y el Transantiago. Tanto el puente como el tren son proyectos que afortunadamente fracasaron, pues comprometen enormes gastos para servir a lugares de baja población, existiendo alternativas de menor costo que reemplazan en casi todos sus aspectos a estos proyectos. En el Transantiago se puede achacar culpa a los tecnócratas (que fueron demasiado arrogantes en creer en su capacidad de planificar un sistema complejo, y olvidaron el rol de los incentivos), pero buena parte de los problemas se debieron a que en su origen, el diseño institucional para manejar el proyecto fue errado. Y esto es responsabilidad clara de los políticos.

Como lo señala Vidal en su entrevista, el rol de los políticos es hacer propuestas razonables para el futuro, y los tecnócratas deben implementarlas. Pero lo que sucedió con la Concertación es que se quedó sin ideas y sin renovación de sus cuadros. Gran parte de los políticos del comienzo de la Concertación seguían ahí 25 años más tarde. ¿Cuántos años llevaba Vidal en el gobierno, por ejemplo? El problema es que un gobierno sin ideas, en que los políticos desean solo hacer más de lo mismo, o gastar recursos para así aparecer que se hace algo sin tener que tomar decisiones difíciles, es un gobierno que les deja espacio a los tecnócratas, que al menos saben que hacer con los recursos existentes.

Esta ausencia de ideas al final de los gobiernos de la Concertación contrasta con la cantidad de ideas nuevas y perspectivas distintas que se observan en el actual gobierno. Esto no es un atributo de la derecha, sino simplemente el efecto de no estar en el gobierno por mucho tiempo, lo que da origen a miradas distintas y aproximaciones novedosas a los problemas. Estar fuera del gobierno, y no cuatro (porque es demasiado corto para cambiar perspectivas), sino que ocho años le hace bien a las coaliciones, independientemente de que coalición sea y a que parte del espectro político pertenece. Además, tiene la ventaja de renovar a los partidos, sacando a quienes se aferran a los cargos cuando se pierde a los cuatro años.


Publicado en Economía política

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: