Variacioncompensada's Blog

El edificio del Sindicato del BancoEstado

noviembre 11, 2015
Dejar un comentario

R. Fischer

Al volver a mi oficina luego de un seminario en la Facultad de Economía y Negocios, pasé frente a un enorme edificio nuevo en calle Tarapacá, de al menos 9 pisos. Era el nuevo edificio del Sindicato de BancoEstado, construido con recursos de alguien.

El sindicato alegará que son las cuotas de los miembros: mi impresión es que la negociación sindical con el BancoEstado incluye las cuotas en el convenio. En tal caso, los chilenos pagamos el nuevo edificio del sindicato. Además de los seis balnearios (Lo Guillaves, Los Queñes, Campo Deportivo Chillán, Puerto Montt, Recinto Lechagua  y San Juan), el Estadio en Santiago, así como la reciente alza salarial que se comió las utilidades de un trimestre y le costó el cargo a Guillermo Larraín.

No me hubiera importado que una empresa privada tratara con tanta bondad al sindicato: después de todo, los accionistas deberían reclamar. En el caso de este edificio, son recursos nuestros los que permiten este despliegue.

SindicatoBcoEstado

Lo que pude fotografiar del edificio, que ocupa toda la cuadra de Tarapacá entre Arturo Prat y Serrano.

 

 

 


Una duda sobre los sindicatos

abril 3, 2015
Dejar un comentario

R. Fischer

El Mercurio trae hoy la noticia de que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia ha condenado a 25 ginecólogos de Ñuble por colusión.1 Los condenados se habían agrupado en una agrupación gremial, terminado sus convenios individuales con las ISAPREs, haciendo que los pacientes tuvieran que atenderse en forma particular y definiendo un precio mínimo para sus consultas.

 

CartelGinecologos

 

El resultado es que el valor de las consultas ginecológicas  en la Región aumentaron en un 69% y que el número de consultas cayera a un tercio. Además, la cantidad de partos atendida por un ginecólogo cayo de 93 a 73%.  Claramente el bienestar de las mujeres de Ñuble fue perjudicado por el comportamiento de los ginecólogos. La condena del TDLC aparece como totalmente justificada. El DFL 211,  en su artículo 3 condena:

“Los acuerdos expresos o tácitos entre competidores, o las prácticas concertadas entre ellos, que les confieran poder de mercado y que consistan en fijar precios de venta, de compra u otras condiciones de comercialización”2

Recapitulando, un grupo de médicos que trabajaban para las Isapres se pusieron de acuerdo para elevar el pago que recibían, y eso fue condenado por el TDLC.

Lo que me intrigó es que los ginecólogos de Ñuble se comportaron como un sindicato externo a la empresa. Si hubieran sido empleados (y no contratados externos) por las Isapres, el TDLC no habrían intervenido, y la Dirección del Trabajo habría defendido entusiasta  el derecho a elevar el costo de los servicios ginecológicos de las mujeres de Ñuble.3

DireccionTrabajoApoyaSindicatos

“Dirección del Trabajo logra acuerdo en negociación colectiva de “Las Vacas Gordas””, La Nación 16/9/14

Tenemos un problema conceptual serio en la forma en que nuestra legislación trata a los sindicatos. ¿No es inconsistente que una conducta gremial que produce daños a la sociedad es condenada, y en caso de un sindicato consideramos que una conducta sustancialmente equivalente es digna de apoyo del Estado?

 

Notas:

1. La sentencia.

2. Esto es un reflejo del Código de Justiniano que incorporó el siguiente decreto de Zeno de Bizancio (483 CE):

“Está prohibido que personas se combinen en reuniones ilegales  para acordar que mercaderías no se puedan vender bajo un precio mínimo.”

 

ZenoofBizance

Zeno de Bizancio (425-491CE)

3. Antes del acuerdo colusivo, el 85% de las consultas eran con bonos de las Isapre, lo que se redujo a un 1% después. Los ginecólogos de Ñuble dedicaban un 85% de su tiempo a trabajar para las Isapres.


Piketty debe admirar las AFPs

mayo 31, 2014
Dejar un comentario

R. Fischer

Mientras volvía a casa esta tarde vi un afiche político criticando las AFPs. Eso me hizo pensar en los retornos de las AFPs, las jubilaciones que reciben sus cotizantes y en lo difícil que es comparar el sistema de pensiones privadas con el sistema de reparto del pasado. Seguí reflexionando sobre este tema y recordé algo que había leído sobre el famoso economista francés Piketty (cuyo libro no he leído).

CapitalPikettyCover

Piketty y otros economistas han demostrado que la desigualdad ha crecido fuertemente en los países desarrollados. En su libro Piketty cree que eso es una consecuencia inevitable del capitalismo. Esto se debería a que r > g, es decir, que la tasa de interés que recibe la riqueza es superior al crecimiento de las economías (tengo serias dudas sobre la validez de su argumento).

El sistema de AFP se basa en los recursos acumulados por un trabajador a lo largo de su vida en un fondo que se invierte en bonos, acciones y otros papeles financieros, por lo que su retorno debería ser del orden de r.  En un sistema de reparto, en cambio, las pensiones deben crecer a una tasa similar a g, pues no pueden crecer más rápido que la economía.

Según ese razonamiento, el ahorro de los trabajadores en un sistema de tipo AFP debería conducir a  mejores retornos para los trabajadores que un sistema de reparto, considerando cotizaciones iguales. En consecuencia, debería ser más efectivo en reducir la desigualdad que un sistema de reparto. Por eso, supongo que Piketty debe recomendar este tipo de sistemas de pensiones para todos los países.

ProtestasantiAFP

No deben haber leido a Piketty.

PostScript

Use el buscador sobre una copia electrónica del libro, y aunque Piketty reconoce que la rentabilidad de los fondos de pensiones es mayor que la de la economía, no deriva la evidente conclusión: un sistema de reparto es inferior, en términos de retornos a los trabajadores, a un sistema de reparto, y reduce la desigualdad entre capitalistas y trabajadores. Es raro.


Eficiencia de los trabajadores Chinos

junio 21, 2013
Dejar un comentario

R. Fischer

Este video, que fue filmado en el aeropuerto de Guangzhou, muestra cuán eficientes pueden ser los trabajadores chinos.

Gracias a Marginal Revolution


Inmigración temporal

octubre 22, 2012
Dejar un comentario

R. Fischer

El Ministro de Agricultura pretende aprobar un proyecto de Ley que facilitará la entrada de temporeros extranjeros en la agricultura. Según el Ministro, hacen falta 40.000 personas para trabajar en la recolección, y para ello nada mejor que importar trabajadores del extranjero en forma temporal.

Primero que nada, es necesario reconocer que la vida de los agricultores no es fácil debido al bajo precio del dólar y el alza en no transables, como el salario de los trabajadores agrícolas. Por lo tanto es comprensible que se piense en mecanismos para reducir el costo laboral y hacer más competitiva a la economía. El problema es que los trabajadores extranjeros empujarán hacia abajo los salarios de los temporeros nacionales. Este efecto se traspasaría a los salarios de trabajadores no calificados del resto de la economía. Esto no es lo que desea un país con una mala distribución de los ingresos.1

¿Que alternativas se les pueden ofrecer a los agricultores? Tal vez como en Francia, se podría popularizar la idea de que estudiantes universitarios participen en la recolección, los que luego podrían financiar el resto de sus vacaciones con las remuneraciones (además, entiendo que es entretenido para ellos, con la misma sensación de comunidad  juvenil que en los trabajos voluntarios  de verano).   Esto aumentaría la oferta de trabajo en la etapa crítica del año.

Asimismo, existen tecnologías que reducen la demanda de mano de obra durante la cosecha y recolección, las que deberían comenzar a usarse, porque los agricultores tendrán que acostumbrarse a la idea que el valor de la mano de obra ha dejado de ser una ventaja competitiva.  El gobierno también podría ayudar, intentando reducir la presión del gasto público, que eleva el precio de los no transables, aunque eso siempre es difícil en años electorales.

Notas:

1. Por supuesto, se podría decir que los inmigrantes estarían mejor que si no pudieran venir temporalmente. Me parece que no hemos llegado aún al grado de desarrollo ni de ingresos de los trabajadores no calificados tal que podamos practicar ese tipo de solidaridad internacional. ¡Además, es un tipo de solidaridad financiada por los trabajadores de menores ingresos!


Dudas metodológicas de la CASEN II

agosto 20, 2012
Dejar un comentario

R. Fischer

Soledad Arellano ha dado una convincente respuesta a las dudas metodólogicas sobre la CASEN en una columna de El Mercurio del Domingo “CASEN: Seamos serios”. En ella responde a los cuestionamientos que hizo un grupo de economistas (entre los que me cuento) a la presentación de J. Lavín en el CEP hace una semana y que comenté el viernes. Estoy satisfecho con la respuesta de la subsecretaria, que deja al desnudo la fragilidad de las respuestas del Ministro.

Pese a ello, el punto fundamental del comentario del viernes sigue en pie: el aprovechamiento político de la CASEN que ha hecho el Ministro.  Soledad Arellano legítimamente comenta que hubo una mejora en el indicador de pobreza e indigencia, pero a diferencia del Ministro, no usa esa información para hacer política cortoplacista y señalar que esa mejora se debe a su gobierno. El Ministro, mientras tanto, repite su política de aprovecharse de la CASEN para objetivos políticos, como hoy en la sección cartas de El Mercurio:

“Lo que está detrás de todas estas críticas es que para algunos sectores es virtualmente imposible aceptar que, durante el Gobierno de la Presidenta Bachelet, la pobreza y la desigualdad subieron, y durante el Gobierno del Presidente Piñera, bajaron. Pero eso realmente pasó.”

Tuve una discusión hoy con J. Andrés Fontaine sobre los méritos del gobierno en esta reducción de la pobreza. Alegué que el efecto es cíclico y que no se debe al gobierno, sino a los altos precios del cobre luego de la caída del 2009 y a la recuperación luego del terremoto. Cuando el ciclo es positivo, el empleo aumenta y eso se refleja especialmente en los sectores de menores ingresos, que son los que más desempleo enfrentan. Esto se refleja inmediatamente en caídas en la pobreza e indigencia.

Según Fontaine, era mérito del gobierno porque el fuerte efecto sobre el empleo de la recuperación no siempre ocurre . Según el, al principio del gobierno hubo un cambio de expectativas entre los empresarios debido al gobierno de derecha uqe los llevo a aumentar fuertemente las inversiones y el empleo. No recuerdo esa euforia empresarial –o al menos que haya sido provocada por el gobierno y no por los factores que mencioné más arriba– pero tengo  mala memoria para ese tipo de fenómenos. En todo caso, si todo el cambio se debió a un cambio de expectativas, la baja tasa de ejecución de políticas de este gobierno debería haber llevado a una decepción del empresariado que debería reducir el empleo, la que tampoco he notado.

Por lo tanto, mantengo mi posición de que buena parte de los efectos sobre la pobreza son ciclícos y que el gobierno no debería usar la CASEN para objetivos de corto plazo políticos, pues se debilita un instrumento útil para el diseño de políticas públicas.


Evaluación de funcionarios

diciembre 4, 2011
Dejar un comentario

R. Fischer

Hace poco salió un nota en El Mercurio sobre las calificaciones de los funcionarios del Estado central. Más del 97% de los funcionarios son calificados con distinción, lo que es completamente ridículo, significa que las calificaciones no contienen ninguna información.

En un año difícil, como 2010, fue eliminado el inmenso número de 16 funcionarios por malas calificaciones. Peor aún, en el Ministerio del Trabajo el 99.5% de los funcionarios es calificado con distinción. Ridículo. Por lo tanto, cuando se descubre que un funcionario con una hoja de servicios distinguida ha cometido un delito, y el público se sorprende de que un funcionario de tan buen comportamiento haya cometido ese error, es el público el que se equivoca: el funcionario podría haber sido siempre un delincuente y las calificaciones no lo habrían mostrado.

Esta falta de información en las calificaciones funcionarias tiene un paralelo en las notas de de los estudiantes de colegio. Bajo la presión de los padres por el ingreso a la universidad, los promedios han estado subiendo aceleradamente y cada vez es menor el rango de promedios: sacarse menos de un 6.0 de promedio indica un estudiante seriamente deficiente.

En algún momento, hace años, se me ocurrió que para resolver el problema de la ausencia de información en las notas, el Estado las ajustara usando la media del Simce del colegio (siendo más finos, ajustando también según la varianza del Simce). Esto eliminaría la presión por subir las notas, ya que serían ajustadas posteriormente. Tal vez sea una buena idea, pero en todo caso me hizo pensar en si se podría aplicar algo similar al interior del Estado para calificar funcionarios.

La idea era simple: la norma establecía porcentajes de empleados en cada categoría: 20% con distinción, 50% bueno, 27% condicional y 3% eliminados, por ejemplo, aunque los porcentajes son simplemente ilustrativos.Si las calificaciones que ponía un jefe a sus subordinados no correspondía a esos porcentajes, el jefe quedaba calificado condicional en forma casi automática. El mecanismo forzaba a los jefes a evaluar, pero los ponía bajo intensa presión de sus subalternos así que no parece tan buena idea.

El otro día se me ocurrió por qué tal vez no fuera una buena idea. Se me prendió la ampolleta, aunque es tan obvio que muchas personas deben haberlo pensado. El motivo por el que no se ponen malas notas es el Estatuto Administrativo. En una empresa normal, e jefe califica a sus empleados, y si estos se molestan con la calificación, puede despedirlos, por lo que éstos no pueden ejercer más presión que una presión moral sobre el jefe que los califica.

La situación en la Administración Pública es diferente Si el empleado se molesta con el jefe puede hostigarlo sin demasiado temor, pues es inamovible y dispone de múltiples mecanismos que lo defienden: el sindicato, otros empleados también inamovibles, etc. Aunque no todos los empleados estén dispuestos a hostigar al jefe al recibir una mala calificación, el jefe prefiere no arriesgarse (además le debe parecer injusto calificar mal solo a funcionarios a los que no les teme). En tal caso, es obvio que las calificaciones tienden a subir.

La hipótesis es consistente con el 99.5% de trabajadores que recibió calificación de distinción en el Ministerio del Trabajo: ellos deben ser los más complicados para sus jefes, debido a la labor que realizan.


Publicado en Economía laboral

Austríacos de nuevo

julio 30, 2011
1 comentario

R. Fischer

Tal como el año pasado, nuevamente he sido invitado a un coloquio del Liberty Fund, sobre temas de economía austríaca, en Guatemala. La conferencia es organizada por la Universidad Francisco Marroquín, una de las pocas partes del mundo donde se puede estudiar este tipo de economía. Soy uno de los tres invitados que pertenecemos a la economía convencional, y aunque disentimos de los principales leitmotivs de esta tendencia, los coloquios son interesantes, porque aprendemos sobre un área del pensamiento económico que no conocíamos. El tema de este coloquio es “El dinero y las instituciones financieras” y las lectura que se discuten incluyen no solo a Hayek y von Mises (a quiénes casi no conozco) sino autores como Yaeger o V. Smith, que me eran completamente desconocidos. Ideas que plantearon algunos de los participantes y que no se me hubieran ocurrido:

  • Que Milton Friedman puede estar a la izquierda de algunos pensadores. Friedman puede ser mirado en menos por estar a favor de la existencia de Bancos Centrales y de los seguros a losdepósitos (al menos durante buena parte de su vida). Alternativamente, hay personas que se entristecen al leer sus escritos económicos pues traicionan las ideas liberales.
  • Que el fractional banking (es decir, que los bancos presten gran parte de las platas que tienen depositadas) es un robo.
  • Que el patrón oro resuelve todos los problemas monetarios, y en particular, es mejor que una patrón basado en una canasta de bienes de consumo. O tal vez no se entendió la idea, porque los austríacos no confían en los índices de precios.
  • Que los austríacos desconfían de la medición de variables económicas y de las matemáticas usadas en la economía. Prefieren los métodos deductivos y una especie de intuición de como deberían comportarse los agentes económicos.
  • Que muchos austríacos parecen no conocer el argumento de roundaboutness de Eugen von Böhm-Bawerk para la determinación de la tasa de interés.
  • Que los indicadores de inflación son inútiles para determinar políticas de los bancos centrales. En todo caso, el único objetivo de los bancos centrales es robarle a los ahorrantes:

    “The destruction of the monetary order was the result of deliberate actions on the part of various governments. The government-controlled central banks and, in the United States, the government-controlled Federal Reserve System were the instruments applied in this process of disorganization and demolition.” von Mises, Sound Money, 2nd ed, 1952.

  • Que todo gasto público es un robo.

Encerrar a los empleados

marzo 28, 2011
Dejar un comentario

R. Fischer

Ignoro si el supermercado Santa Isabel de Talcahuano efectivamente encerraba a sus empleados durante la noche, como lo acusan sus trabajadores. De ser así espero que la Dirección del Trabajo imponga multa eejmplificadoras, porque el peligro para los empleados es real.

Hace poco se cumplieron cien años del incendio en la Triangle Shirtwaist Factory en Nueva York en el que murieron 146 trabajadores textiles. Habían sido encerrados en la fábrica por un propietario temeroso de la posibilidad de robo. Deberíamos haber aprendido esta lección, no solo porque somos un país de terremotos y tsunamis, por lo que el peligro para los empleados es mayor, sino porque encerrar a los empleados viola sus derechos.


Empoderamiento del personal

marzo 14, 2011
Dejar un comentario

Hace unos días una amiga extranjera, de visita nuevamente, me comentó que una de las cosas que siempre le sorprendía de Chile era la poca capacidad de toma de decisiones del personal subalterno. Había comprado un chip para usar su teléfono extranjero, pero como no le había servido tenía que devolverlo. Para que le pudieran retornar su dinero –la magnífica suma de $5.000– la empresa demoraría dos días, porque debía seguir un proceso administrativo complejo (y seguramente caro para la empresa).

He eacrito antes sobre este problema, que se observa en toda la atención al público y que se extiende a todas las empresas: casi no ha delegación de poder de decisión hacia los cargos inferiores de la empresa. Esto es doblemente malo. Primero, hace que los trabajos sean menos atractivos, lo que genera descontento laboral. Segundo, recarga de decisiones menores a ejecutivos que estarían mejor empleados en otras tareas. Es decir, la productividad laboral es mucho menor debido a esta falta de empoderamiento.

Hay todo tipo de explicaciones sobre las razones de esta mala organización interna de las firmas, pero la mayoría, basada en mecanismos sciológicos, no son demasiado convincentes. La explicación que ofrece este blog es que se debe a una combinación de i) leyes laborales que elevan el costo de echar a un empleado por mal desempeño cuando esto no puede ser evaluado en forma objetiva; y complementariamente, ii) la débil capacidad de la justicia para evaluar casos en los que se requiere criterio.

Para empoderar a los subordinados se requiere otorgarles la posibilidad de tomar decisiones. Para ello, es necesario poder castigar cuando se toman las decisiones equivocadas (especialmente si son reiteradas). De otra forma sería fácil para el empleado de la empresa (de telecomunicaciones,por ejemplo) cometer fraude o ser irresponsable. Es el temor a ser despedido el que hace que el empleado sea cuidadoso en sus decisiones. Pero si no teme ser despedido porque la justicia laboral siempre la da la razón (en Chile, trabajadores despedidos por robar, y registrados en cámaras de vigilancia, han recibido compensación por despido injusto), o porque la compensación de despido es muy atractiva, esa motivación para ser responsable no vale.

Se delega en los ejecutivos debido a que la reputación y las recomendaciones son importantes para ellos. Un ejecutivo despedido por tomar malas decisiones, que apela a las leyes laborales en una forma manifiestamente injusta puede encontrar difícil un nuevo trabajo de buen nivel.

La pregunta de fondo es cuál es el motivo para leyes laborales tan rígidas. La respuesta se encuentra en las deficiencias de nuestro sistema judicial, que es incapaz de ir al fondo de los temas, y se contenta con revisar procedimientos. Por ejemplo, se puede echar las trabajador porque no siguió el procedimiento establecido: para devolver el dinero de la amiga extranjera hay un mecanismo, que de no ser seguido lleva al despido -por causa–.

En conclusión, no critiquemos a las empresas por la falta de empoderamiento de los trabajadores si no les otorgamos la capacidad de despedir trabajadores por razones discrecionales y sin castigo (tal vez habría que hacer excepciones en las localidades con pocas fuentes de trabajo, porque allí los empresarios tienen un poder oligopsonico que no poseen en las grandes ciudades).


Página siguiente »