Una conversación con Ivar Ekeland y la propuesta de un nuevo estatuto para la Universidad

Ekeland
Ivar Ekeland

R. Fischer

Ivar Ekeland dio una charla sobre mercados financieros la semana pasada en nuestro departamento. La charla fue interesante, y luego Roberto Cominetti y yo salimos a cenar con Ekeland. Ekeland es un matemático (y economista matemático) destacado, teniendo un principio con su nombre: el Principio Variacional de Ekeland.

 

Ekeland me interesaba porque cuando aún no ingresaba al programa de doctorado –y casi no sabía de economía–, compré un libro suyo sobre economía matemática y que pude entender poco. Pero quedé intrigado con Ekeland desde entonces. Ekeland me contó luego que fue su primer libro.

En el restaurante, Roberto y Ekeland comenzaron conversando sobre problemas combinatoriales del tipo: “una conductor sin documentos tiene que ir desde un punto a otro, sabiendo que hay un policía en revisando documentos, y que hay varias rutas posibles, en una de las cuales está el policía. ¿Cuál es la estrategia óptima?” Supongo que es un tema de conversación entretenido en cenas de matemáticos. Interesante, pero no demasiado para un lego.

ParisDauphine
Nuevo campus de la Universidad de Paris-Dauphine

Luego conversamos sobre el gobierno universitario, tema sobre el que Ekeland es experto, haiendo sido Rector de Paris-Dauphine, una de las mejores universidades francesas (además, me parece a Ekeland le interesa y practica la política. Roberto ha sido Senador de la Universidad, así que también sabe del tema.

Debo mencionar aquí que Roberto y yo conducíamos así que no pudimos tomar m{as un vaso de vino al comienzo de la cena (esperando que luego de dos horas el nivel de alcohol hubiera bajado),  por lo que Ekelando tuvo que hacerse cargo del resto de la botella. Tal vez eso explique sus respuestas.

La pregunta era sobre el grado de democracia en las universidades. ¿Cómo deberían gobernarse las universidades? Yo proponía que las universidades eran meritocráticas, por lo que ni estudiantes ni administrativos deberían tener más que voz en el gobierno de la U. Que tampoco me gustaba el gobierno por los académicos, porque operan como un sindicato, y además se fosilizan. Y que por lo tanto, prefería un gobierno universitario del tipo norteamericano, con un predominio de los egresados de la universidad, y con un Consejo Directivo. Sin concordar totalmente, Roberto también se oponía al cogobierno en la universidad.

Para nuestra sorpresa, a Ekeland le gustaba el sistema de cogobierno universitario, como el de la propuesta de nuevo estatuto universitario. Primero, porque reduce el poder de los académicos, que de otra forma no se preocuparían de ofrecer buenas clases –los estudiantes los obligarían–. Pero le respondimos que eso no es necesario en un sistema universitario competitivo y en que los estudiantes pagan. No dar buenas clases significa perder estudiantes y eso es malo bajo un sistema competitivo de universidades. Recordé lo malo que habían sido muchos profesores cuando la universidad era casi gratuita, y lo poco que les interesaban los estudiantes.

Ekeland nos dio otro argumento. Según el, como Rector de una universidad casi no tenía poder. Pero como era elegido en parte por los estudiantes, tenía el apoyo de buena parte de ellos. Entonces cuando debía negociar aumentos de recursos para la universidad con el Ministro, podía amenazar con echar los estudiantes a la calle. Y eso es algo que temen los ministros en Francia.

StudentProtestFrance
Protesta estudiantil en Francia

Roberto y yo casi no podíamos creerlo: ¿ese era el sistema de asignación de recursos universitarios en Francia? ¿La amenaza de manifestaciones estudiantiles?

No quise recordarle a Ekeland que pese a su nivel cultural y científico, Francia no tiene universidades ubicadas entre las veinte mejores del mundo bajo ninguna clasificación conocida (aunque Paris-Dauphine está entre las 20 mejores, pero solo en matemáticas). Y las mejores instituciones francesas  son en general las Grandes Écoles,  que se rigen por estatutos distintos de los de las universidades. ¿Serán malos los resultados por el cogobierno? O lo serán por la existencia de las Grandes Écoles?

Una cena interesante.

Nota:

1. 1 No he podido averiguar si las Grandes Écoles  tienen cogobierno, pero incluso si lo tienen son tan selectivas (las más importantes toman solo un 1% de todos los estudiantes franceses), que la demagogia debería tener menos espacio.

Un momento (mini-) eureka

R. Fischer

A veces uno hace conexiones entre ideas y conceptos y siente deseos de gritar “eureka”, como lo hizo Arquímedes, al salir corriendo desnudo desde la tina donde había descubierto su famosos principio.  Cada vez tengo menos momentos de ese tipo (aunque ciertamente nunca comparables a los Arquímedes), probablemente porque el cerebro tienden a anquilosarse con el paso del tiempo.

Arquimedes
Eureka

El otro día tuve un mini-eureka. Estaba leyendo el capítulo 31, sobre Maquinaria, de los Principios de Ricardo, para el curso de Historia del Pensamiento Económico que he dictado los dos últimos semestres. En la tercera edición del libro, Ricardo señala que debe corregir un error que había cometido: haber apoyado la doctrina de que la introducción de maquinaria era beneficiosa para todos los grupos sociales,  terratenientes, capitalistas y trabajadores. Ahora Ricardo desea corregir esta idea, porque aunque los terratenientes y capitalistas se benefician, descubre que es posible que los trabajadores se vean perjudicados por la introducción de maquinaria.

El ejemplo de Ricardo

Lo interesante es que el argumento no tiene ninguna relación con la idea de desempleo tecnológico, como los ludditas. Su idea es distinta y la presenta de la siguiente forma. Un capitalista con un capital de £20.000 es al mismo tiempo capitalista campesino y de manufacturas. De su capital, £7.000 están invertidos en capital fijo (edificios, implementos, etc), y los restantes £ 13.000 representan el capital circulante (trigo y  otras necesidades) que permite mantener a los trabajadores hasta la cosecha. Se cosechan £ 15.000, por lo que obtiene utilidades de £2.000, es decir el 10% de su capital.  La producción bruta es de  £15.000 y la neta de £2.000.

Al año siguiente el empresario decida destinar la mitad de los trabajadores a construir una máquina. Les paga a los trabajadores la suma de £13.000 y les vende trigo y otras necesidades por el mismo monto. ¿Pero, que pasará el próximo año? Dado que  solo la mitad de los trabajadores de dedicó a la  agricultura se obtiene solo la mitad  de la producción de trigo y otras necesidades. Dado que el valor de la máquina sería de  £7.500 y el valor del trigo y otros productos agrícolas también sumaría  £7.500, el capitalista estaría tan bien como antes (obtendría un 10% de rentabilidad sobre su capital). Habiendo retirado sus utilidades de £2.000, el nuevo capital de trabajo sería de solo  £ 5.500 y por lo tanto el resto de los trabajadores es redundante.; no hay como pagarles, porque el capitalista no dispone ya del capital circulante necesario para mantenerlos. Con la ayuda de la máquina, ahora el valor de la producción bruta es de £ 7.500, lo cual permite mantener el capital circulante de £5.500, y entregarle al capitalista los £2.000 que requiere como retorno a su capital de £ 20.000. Es decir, los perjudicados por la inversión en maquinaria son los trabajadores, porque ahora el capitalista empleará menos de ellos.

SteamMachine
Antigua máquina a vapor

Claramente el ejemplo funciona, pero ¿qué significa?

Eureka

Durante muchas lecturas anteriores tuve dudas sobre cómo debe interpretarse este ejemplo, hasta que el miércoles por la noche se me ocurrió lo que estaba pasando.  El problema no es de maquinaria, sino de sobreinversión, en el sentido de los austriacos y su teoría de la crisis. Cuando hay sobreinversión, sube el precio de los medios de subsistencia en relación a los bienes de inversión. Esto ocurriría con la máquina de Ricardo, ya que cae la demanda por su producción dado que las personas deben destinar una mayor proporción de sus ingresos a los bienes de subsistencia.1 Esto frena la inversión y aumentan los recursos destinados a medios de subsistencia, con lo que se vuelve al equilibrio.

Según los austriacos, sin la intervención de bancos (que pueden reducir artificialmente la tasa de interés, proveyendo señales erróneas al público) o del gobierno, los desequilibrios de inversión se resuelven rápidamente, al subir el precio relativos de los medios de subsistencia en relación a los bienes de inversión.

HornosAceroGranSaltoAdelante
Hornos de acero en el campo durante el Gran Salto Adelante

Los ejemplos más claros de este tipo de sobreinversión que calzan con la idea de Ricardo son los casos de industrialización forzada en la Unión Soviética, que mató a millones de Kulaks y otros campesinos de Ucrania, y el Gran Salto Adelanto chino, que mató a decenas de millones de chinos durante fine de los 50 y principios de los 60. En ambos casos la economía fue forzada a sobreinvertir (en China la orden era producir acero en todas partes, por lo que en muchos villorrios fundían las herramientas para poder alcanzar las cuotas de mal acero). Por lo tanto, no se produjeron los suficientes medios de subsistencia, llevando a hambrunas atroces. ¡Ricardo lo habría predicho!

HambreduranteGranSaltoAdelante
Niño hambriento durante el Gan Salto Adelante

Notas

1. Dada la demanda de Ricardo, en que los trabajadores solo consumen medios de subsistencia y las demás clases consumen solo manufacturas, esto no ocurre, pero es un esquema muy artificial.

Hume, ¿el primer socialdemócrata?

R. Fischer

DavidHume
David Hume, 1711-1776.

David Hume, quién vivió en el siglo XVIII, tiene el siguiente párrafo en su ensayo sobre El Comercio (Ensayos morales, políticos y literarios):

“It will not, I hope, be considered as a superfluous digression, if I here observe, that, as the multitude of mechanical arts is advantageous, so is the great number of persons to whose share the productions of these arts fall. A too great disproportion among the citizens weakens any state. Every person, if possible, ought to enjoy the fruits of his labour, in a full possession of all the necessaries, and many of the conveniencies of life. No one can doubt, but such an equality is most suitable to human nature, and diminishes much less from the happiness of the rich than it adds to that of the poor. It also augments the power of the state, and makes any extraordinary taxes or impositions be paid with more chearfulness. Where the riches are engrossed° by a few, these must contribute very largely to the supplying of the public necessities. But when the riches are dispersed among multitudes, the burthen feels light on every shoulder, and the taxes make not a very sensible difference on any one’s way of living.”

“Add to this, that, where the riches are in few hands, these must enjoy all the power, and will readily conspire to lay the whole burthen on the poor, and oppress them still farther, to the discouragement of all industry.”

Trataré de traducirlo en forma libre, intentando preservar sus ideas. Hume escribe que tal como es valioso para un país disponer de muchas artes mecánicas (es decir, actividades de manufacturas e industrias), también es ventajoso que haya un gran número de personas que reciben los productos de esta industria. Una diferencia demasiado grande entre los ciudadanos debilita los Estados.  Toda persona, en lo posible, debería gozar los frutos de su trabajo, permitiéndole adquirir sus necesidades básicas, así como también cosas que le dan confort y comodidad a la vida. Nadie puede dudar que esa igualdad es la más adecuada a la naturaleza humana y que reduce mucho menos la felicidad del rico de lo que le añade a la del pobre.

Esta mayor igualdad aumenta el poder del Estado, y facilita el pago de los impuestos. Cuando la riqueza está concentrada en unos pocos, éstos pocos son los que más deben contribuir a solventar las necesidades públicas, y se opondrán a éstos. Cuando la riqueza está distribuida entre la multitud, esta carga se siente como algo muy leve, y los impuestos no alteran la calidad de vida de las personas.

Además, cuando la riqueza se concentra en pocas manos, elles ostentarán todo el poder, y conspirarán para traspasar toda la carga a los pobres, oprimiéndolos aún más y desanimando todos los esfuerzos para mejorar su situación.

Retrocedamos en Derecho

R. Fischer

Me refiero, por supuesto a la elección de Retrocedamos en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Este movimiento (inexistente) apareció como una respuesta irónica al movimiento Avancemos que agrupaba al PC y al PS en el movimiento estudiantil. Para entender su carácter basta conocer su lema: “Un paso adelante, tres hacia atrás”.

En primera vuelta, Retrocedamos sacó primera mayoría, y los Trotskistas salieron segundos. Para evitar la vergüenza de perder ante Retrocedamos, Avancemos hizo algo inédito desde 1927: el PC (y el PS) apoyó a los Trotskistas. Fue para peor, porque Retrocedamos ganó en segunda vuelta. El problema es que Retrocedamos no tiene dirigentes, por lo que es probable que haya inacción y confusión en las instituciones estudiantiles de Derecho este año. Esto no necesariamente es malo para la Escuela de Derecho.

Retrocedamos
Propuestas de Retrocedamos: selección de taca taca, baños mixtos y masajes

Aparentemente los dirigentes de los partidos juveniles acusaron a los estudiantes que votaron por Retrocedamos de ser traidores, apolíticos (gran insulto), y otros insultos similares, Pareciera que consideraron que la elección no había sido perdida por ellos, sino ganada por un truco, con la complicidad de los votantes.

De ser así son estúpidos: si hubieran hecho una ligera autocrítica se habrían dado cuenta que violaron el principio fundamental en todo movimiento gremial: supeditaron los intereses de los estudiantes a los intereses políticos de los dirigentes. Los estudiantes de Dderecho  sufrieron un paro de dos meses sin más motivo que mantener la movilización de lo estudiantes. Este es un tema que interesa a los dirigentes y los activistas políticos, pero no al estudiante común, que puede estar de acuerdo con los principios, pero no quiere perder meses en paros.1

Los dirigentes de Derecho no solo hicieron un paro inútil, sino que además manipularon el sistema de asambleas (de por sí manipulable) para tomar decisiones. Las decisiones sobre los quorums necesarios para validar las votaciones para continuar el paro se hacían por muestra de manos en la asamblea, a menudo luego de varias horas de discusión nocturna en que los que no eran activistas se iban –esa era la intención, por supuesto–.1  Estas y otras forma de manipular el sistema no podían menos que molestar a los estudiantes, y apenas  pudieron votar, castigaron a los dirigentes. Lo honorable sería hacer sepukku (harakiri), o al menos renunciar a sus cargos como dirigentes de las distintas juventudes.

Reflexiones adicionales

El tema me puso a pensar y comprendí por que en la época pre-73 los dirigentes sindicales del partido comunista a menudo entraban en conflicto con la dirigencia del PC . Los dirigentes sindicales comprendían algo que en las peleas intestinas de un partido se olvida: que los movimientos gremiales no pueden ser instrumentalizados totalmente (aunque si se los puede sesgar en la direcciones preferidas por el partido). Si los dirigentes preferían las órdenes del partido a los intereses del gremio, podían  perder la próxima elección si sacrificaban los intereses del gremio.

Entiendo ahora porqué la otra alternativa de estructuración política es que sea el movimiento sindical el que dirija el partido, como ocurre en Alemania o ocurría en el partido laborista del Reino Unido. Así el conflicto entre la dirigencia del partido y la dirigencia sindical desaparece, y los recursos del sindicato se pueden usar para apoyar al partido, sin que esto sea una desviación de fondos (porque el partido responde al sindicato).

En el Reino Unido el sistema colapsó cuando los dirigente sindicales se radicalizaron. Pudieron radicalizarse porque los sistema de votación eran poco democráticos. Sus paros motivados políticamente casi destruyeron al Reino Unido. Cuando Thatcher hizo aprobar una Ley que requería una votación secreta  para el paro y para mantenerlo, los sindicatos colapsaron.

Evidentemente nuestros dirigentes estudiantiles no saben de historia ni entienden preceptos básicos de práctica política.

AFielbaum
Andrés Fielbaum,presidente de la FECH

Notas:

1.  En nuestra Facultad el paro duró tres semanas, y he escrito sobre  este paro inútil aquí y aquí, entre otros p0steos.

2. Las correcciones son porque me explicaron que las Asambleas solo se pueden realizar de día y a los más duran tres horas. Pero durante el paro, en que los estudiantes no asistían a la Escuela, las asambleas eran fundamentalmente para activistas.

Competencia bancaria y estabilidad económica


R. Fischer (Este articulo aparece en el Boletín del Centro de Finanzas del DII)

El año pasado la banca en Chile tuvo utilidades por USD 3.346 MM, es decir una fracción significativa de las utilidades de las empresas no mineras. En particular, los mayores bancos tuvieron una alta rentabilidad, medida tanto sobre activos como sobre el patrimonio.  Estas utilidades se han mantenido en niveles elevados por muchos años, y sin muchas fluctuaciones. Es por ello que muchos empresarios perciben que la competencia en el sector bancario es limitada, y que la consecuencia es menos acceso al crédito y que éste es caro.

AntiguoBancoChile

Por otra parte, nuestro sector bancario parece ser sólido, y salvo algunos problemas recientes, no se han advertido dificultades incluso ante eventos como la crisis financiera de 2008. En parte, esto se debe a la estricta supervisión de la Superintendencia Bancos de Instituciones Financieras (SBIF), cuyas atribuciones fueron reforzadas luego de la crisis bancaria de principios de los 80, cuando el sistema bancario estuvo virtualmente quebrado.  El problema es que la estricta regulación de la Superintendencia no ha considerado la promoción de la competencia en el sector. En efecto, parece existir una relación entre el grado de competentica en el sector financiero –especialmente los bancos—y la estabilidad del sistema bancario, y  de la economía  más generalmente. En tal caso,  la SBIF ha privilegiado la estabilidad ante la competencia, pese a que la menor competencia significa una menor eficiencia del sistema bancario.

Numerosos investigadores en el área de finanzas se han preguntado sobre la real existencia de esta relación entre competencia y estabilidad del sector financiero. Pese a sus esfuerzos, los resultados empíricas y teóricas han sido contradictorias. En teoría, Boyd y Nicolo (2005), por ejemplo, observan que en un mercado menos competitivo, las tasas de lo créditos son más altas, por lo que los proyectos que presentan los empresarios son más riesgosos. Asimismo, Carletti y Leonello (2012), observan que si la competencia en el sector bancario es intensa, los préstamos no son muy rentables, por lo que el costo de mantener reservas elevadas es bajo. Estos trabajos indicarían que sistemas bancarios más competitivos son más estables. Por el contrario Allen y Gale (2004) y otros  investigadores más recientes observan que son los bancos los que eligen el riesgo de sus créditos, y cuando las tasas son bajas, tratan de aumentar la rentabilidad prestando a proyectos más riesgosos. Este razonamiento indicaría que la competencia estaría asociada a menor estabilidad. 

Los datos empíricos tampoco tienen respuestas claras. Al estudiar datos a nivel de bancos, de un solo país, tanto Edwards y Mischkin (1995) para los EEUU y Saurina-Sala, Jímenez y López (2007), para España, muestran que la competencia está asociada a mayor riesgo en el sistema bancario. Por el contrario, varios estudios que usan datos agregados de muchos países  (cross-country), como Demigurk-Kunt  y Zhu (2012), encuentran el resultado contrario. Por el contrario, Beck, Jonghe y Schapiro (2013) muestra que cuando los trabajos que usan datos agregados de países incorporan una variable que mide la calidad regulatoria, se vuelve al resultado de que la competencia aumenta la inestabilidad del sistema bancario.

En un trabajo reciente, Nicolás Inostroza, Felipe Ramirez y yo, hemos desarrollado un modelo teórico alternativo que muestra que la competencia bancaria aumenta la inestabilidad del sistema bancario, así como la inestabilidad de la economía. El modelo supone que los bancos pueden ser afectados por un shock real, como ocurrió con el virus ISA que afectó a la industria salmonera. Estos shocks hacen que las empresas afectadas deban renegociar sus créditos o hagan default. Al retrasarse o reducirse los repagos de créditos, los bancos terminan con menos capital que sin shock, pues los  depositantes y ahorrantes tienen primera prioridad sobre los recursos del banco. Debido a que los bancos deben respetar normas de adecuación de capital, al reducirse su capital y reservas se ven obligados a reducir sus préstamos. En particular, deben reducir los préstamos de capital de trabajo, lo que afecta la actividad de todos los sectores. Este efecto amplifica el shock inicial, ya que los bancos prestan múltiplos de su capital y reservas.  Debido a que la competencia aumenta el apalancamiento de los bancos, este efecto amplificador del shock inicial será mayor en un sistema bancario más competitivo. En tal caso, más competencia tiene asociada más inestabilidad del sistema bancario y de la economía nacional.

CrisisbancariaEl modelo permite explicar fenómenos que se observan en las crisis, tales como la relajación regulatoria (regulatory forbearance). En una crisis del sector bancario, el regulador acostumbra hacer la vista gorda a violaciones de las reglas de adecuación de capital. Esto reduce el impacto amplificador del shock inicial sobre el resto de la economía. El modelo muestra que esto es lo que ocurre si la relajación es una sorpresa para los bancos. Sin embargo, el modelo también permite deducir que si los bancos suponen que el regulador relajará las reglas en respuesta a un shock, aumentarán sus préstamos, por lo que el efecto de la anticipada relajación regulatoria es ambiguo, y podría aumentar la profundidad de la crisis.

El modelo parece representar razonablemente bien los principales impactos de la competencia en el sector bancario, mostrando que existe un tradeoff entre estabilidad del sistema  y los beneficios de las menores tasas cuando hay mayor competencia. No es fácil para el regulador determinar si ha elegido el punto óptimo en el espectro de mayor a menor competencia. Sería interesante refrendar este modelo teórico con la evidencia proveniente de los datos empíricos.

El peligro de las centrales nucleares …

R. Fischer

Es casi inexistente.  Toda la evidencia científica muestran que accidentes como Fukushima casi no tienen consecuencias para la salud humana. En tal caso la histeria que causan en el público (y por ende, los políticos)  es comparable al temor irracional a las brujas que en el siglo XVII llevó a la hoguera a decenas de miles de personas en Europa y especialmente en Alemania

He citado en el pasado evidencia de las Naciones Unidas que muestra que en el caso de Chernobyl, los efectos de la radiación han sido poco importantes. Se debe recordar que Chernobyl emitió una vasta cantidad de radiación por incompetencia de los operadores y mal diseño de la planta. Los miles de casos de cáncer de tiroides en niños (mortalidad: 1%) se debieron a un mal manejo del gobierno soviético, que para no revelar el desastre, no entregó las pastillas de yodo que habrían evitado que el yodo radiactivo en la leche que de los niños se concentrara en su tiroides.

Hiroshima
Hiroshima después e la bomba

La evidencia de los bajos efectos de la radiación (a diferencia de los efectos de una sobredosis de corto plazo) se ha visto confirmada con estudios de los sobrevivientes de Hiroshima. Hace un par de semanas, el New York Times publicó un artículo que describe los resultados de estudios científicos a los sobrevivientes de la explosión nuclear.  El  estudio siguió a 112,600 japoneses, de los cuales 86.611 estaban a menos de 10 km del centro de la explosión. y los restantes 26.000 no habían estado expuestos a radiación–eran los controles–. Los análisis muestran que de 10,929 personas que han muerto por cáncer, solo 527 pueden atribuirse a la radiación de la explosión. Es decir, para la población expuesta a radiación, después de un tiempo suficiente para que todos los efectos de la radiación pudieran ser percibidos, el exceso de mortalidad debido al cáncer es de solo 0.7%.

Más aún, a dos generaciones de la explosión, no hay efectos genéticos relevantes en los descendientes, aunque  la exposición fetal a la radiación tuvo serias y terribles consecuencias para los niños que nacieron luego de la explosión nuclear. Sin embargo sus descendientes no tienen defectos genéticos.

Chernobyl
Central de Chernobyl 25 años después.

Además, estos estudios sobre Hiroshima han permitido determinar, contra lo que se pensaba, que una exposición de baja intensidad (menos de 100 milisieverts, mucho más de lo que recibieron los vecinos de Chernobyl o Fukushima) no tiene efectos sobre la salud. Esto ratifica lo observado en los estudios de Chernobyl.

Esto no quiere decir que no se deben tomar precauciones para hacer que las plantas nucleares sean seguras. Pero por otro lado, significa que las políticas públicas deben tratar de informar a ala opinión pública de que su temor a la radiación y las centrales nucleares no tiene apoyo científico. Este temor ha significado que varios países desarrollados planeen dejar de usar centrales nucleares. Esto es un error grave, pues esos países deben reemplazan la energía que producían esas centrales. En parte esto se hace con energía producida por centrales convencionales que emiten gases de efecto invernadero –ahí si que hay un peligro de largo plazo– o por objetivos exagerados de penetración de energías renovables. Esto tiene un altísimo costo, como lo están descubriendo los alemanes.